Una Solución Posible para Honrar a Porno Para Ricardo, Feliberto Pérez del Sol.

Feli.jpg

Sakenaf, Santa Clara, Villa Clara, 27 de septiembre de 2013, (FCP). Escuchar música rock, especialmente proveniente de los Estados Unidos de América y Europa Occidental ha copado mi gusto musical en los últimos 25 años. Junto a esto he procurado documentarme lo mejor posible respecto a las tendencias del género, por ello en materia de rock and roll me considero poco menos que un ignorante.

Los escasos materiales fonográficos de cualquier agrupación que llegara al país los degusté con el mayor de los apetitos. No incumbía que fuera Jon Bon Jovi y su glamoroso heavy metal “You Give Love a Bad Name”, Metallica con el rítmico thrash metal “Battery” o los rapidísimos Slayer atrapándome con el speed thrash de “South of Heaven”.

En cambio, al conocer del sonido popularizado en torno a la calle londinense King´s Road, o sea el punk rock, me dejé seducir. Similar atracción sentí por los grupos originados alrededor de la bahía californiana de San Francisco, cultores de un melódico hardcore, como también por algunas bandas neoyorquinas como Ramones y Dictators.

Estas inclinaciones me asaltaron bien entrados los años 80 del pasado siglo, cuando en Cuba, hasta donde sé, solo Futuro Muerto exponía una variante cercana al punk rock. Fue en el verano de 1992 que los piquetes Desperdicio y Focus, ambos de vida efímera, creados por colegas de Santa Clara, estrenaron, o intentaron, el mencionado estilo en la región central del país.

Para entonces ya existían en La Habana dos agrupaciones con sonoridades similares a las aludidas anteriormente que acariciaban el controversial sonido. Rotura, una de ellas, marcaba la autenticidad en cuanto a imagen y sonido, mientras Detenidos lo hacía con sus textos radicales y contestatarios cargados de pura anarquía antisistema.

El 4 de noviembre de 1994 ofreció el grupo santaclareño Eskoria el primero de sus conciertos. Esta banda fue, hasta la funesta noche del 31 de enero de 2010 cuando asesinan a su cantante William Fabián, guía de otras como Arrabio, Limalla y Akupuntura, las cuales hacen de esta porción del archipiélago una región donde los amantes del acorde repetitivo estén de plácemes.

Para nadie es un secreto el supremo lugar concedido por los punkis y la crítica a Eskoria durante los 15 años de vida que tuvo. Como tampoco lo es la devoción que goza en este instante los capitalinos Porno Para Ricardo, aunque estos solo rosen discretamente el punk, y pese a estar desterrados de la mayoría de cuantos conciertos organice cualquier entidad estatal.

Dicha censura viene dada entre otras cosas porque el grupo dirigido por Gorki Águila, al decir de Javier Negrín en su intento de caracterizar la poética verbal de un grupo de rock cubano, “es un especie de reflejo musical de la generación 00, creadores salidos a la publicidad en la primera década de este siglo, de su vocabulario, costumbres y aspiraciones sociales“.

Voy más lejos aún, la reprobación se acentúa debido a la enorme aceptación entre el público roquero que posee la referida banda. Aprobación que viene dada desde el modo bromista usado para mofarse de personajes e instituciones jamás cuestionados, hasta porque puede uno mismo vociferar, a través de sus textos, la furia atrapada durante décadas.

Por ejemplo, en “Chamamé al Yuma“, canción del grupo progubernamental Moncada conocidooriginalmentecomo”Chamamé a Cuba“, Porno Para Ricardo satiriza ritmo y título, para después torcer los hechos narrados en la cita oficial. Donde esta última esboza “…Aquí yo termino que mueran los yanquis que viva Fidel“, Porno Para Ricardo propone que inventará “un plan efectivo, salvaje y brutal pa´ matar a Fidel“.

Otra muestra del porqué Porno Para Ricardo padece exclusión es el firme ataque verbal que sostiene, no ya contra el exmandatario cubano, sino hacía el presidente Raúl Castro, en el tema “El General“. Allí plantea que Raúl “es un mentiroso, él es un buscapleitos, él no sabe dar discurso, a él le dieron ese puesto. La gente se pregunta ¿qué es lo que va a pasar? Si con Raúl al frente/la mierda sigue igual…“.

Mucho han dicho los censores que han cuestionado lo “amoral” de su nombre, así como de la pobre lingüística de su generación. Si la proscripción de Porno Para Ricardo viene dado por este asunto me remito nuevamente a Negrín, quien plantea como “esa misma vulgaridad provocadora y escandalosa nutre los textos de Pedro Juan Gutiérrez y los realistas sucios de la narrativa cubana“, y en menor medida a “la poesía conversacional latinoamericana…”.

Ojalá que las exhibiciones léxicas impúdicas ejercidas por Porno Para Ricardo hacia el añoso proyecto llamado Revolución, así como sus sátiras tajantes y el embate a su sistema de males curables, se amplíen hacia otros grupos musicales del sonido rock nacional. Si así sucediera, y aunque en ello vaya la supresión de todos ellos, completaría mi primer cuarto de siglo en trajines rocanroleros con enorme placer.

Porno Para Ricardo en una presentación en la ciudad de Santa Clara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s