El Peor Bloqueo, Alexander Andrade Guimbarda.

Alexander.jpg

Santa Catalina, Santa Clara, Villa Clara, 8 de noviembre del 2013, (FCP). La adopción de un modelo económico que niega el desarrollo de las fuerzas productivas, es lo que ha llevado al país al estado calamitoso en que se halla. Un sistema que ha servido para enriquecer a la cúpula política gobernante y asegurar su supervivencia en el poder, mientras conduce la nación a la ruina.

En los primeros años de su llegada al gobierno, el castrismo implementó una serie de medidas encaminadas a consolidarse políticamente. Leyes como las de la Reforma Agraria y la Reforma Urbana, baja de las tarifas eléctricas, incremento de salarios, solo buscaban cercenar las libertades públicas al pueblo cubano.

Confiscación de propiedades de nacionales y de extranjeros, un cambio de moneda y la apropiación de bienes y valores de las clases pudientes, comenzarían a desbrozar el camino para llevar el pueblo a la más completa dependencia del Estado. Como aquel rey francés, el dictador caribeño también podría decir: “El Estado soy yo“.

La Revolución Cubana se inició con la lucha contra el régimen anticonstitucional de Fulgencio Batista, y se desarrolló con el objetivo de reinstaurar el modelo democrático basado en la Constitución de 1940. Sin embargo, estos ideales fueron traicionados por sus propios líderes, apenas alcanzado el poder.

Fidel Castro proclamó entonces que la revolución dejaba de ser democrática para ser socialista, de los humildes, por los humildes y para los humildes. Esto se tradujo en un régimen de prohibiciones que lógicamente tenía que dar al traste con los anhelos de prosperidad y desarrollo de nuestra nación.

Los logros sociales de los que pretende blasonar el régimen de La Habana son una aberración. Si se ha conseguido alguno, ha sido al costo del sacrificio de los más elementales Derechos Humanos y de los más genuinos intereses del pueblo de Cuba.

Si el socialismo es inoperante económicamente, es sobre todo por su esencia injusta, ya que los que nada producen reciben los principales beneficios, una casta de funcionarios corruptos y parásitos. Si bajo la Economía de Mercado la riqueza esta desigualmente repartida en el socialismo la miseria esta injustamente compartida.

En el discurso pronunciado en el 68 período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el canciller cubano señaló: “El bloqueo es un acto inculto, que impide el libre movimiento, el flujo de información, el intercambio de ideas y el desarrollo de vínculos culturales, deportivos y científicos“.

Cualquier conocedor de la actual realidad cubana que escuchara estas palabras se percatará enseguida de que servirían muy bien para describir lo que es el castrismo. Lo que este vocero pretende achacar a otros, no es más que la esencia misma del sistema totalitario que ha hundido al país en la ruina y a su pueblo en la miseria.

Al decir que, “…impide el libre movimiento…”, vienen a mi mente las mujeres de la organización Damas de Blanco, a las que se le reprime con inhumana perversidad para impedirles asistir a la misa dominical a rezar por la libertad de todos los cubanos. Esto demuestra un cinismo que desborda todos los límites.

En otra parte de su palabrería el canciller aseveró: “hemos alcanzado resultados en la eliminación de la pobreza y el hambre, en índices de salud y educación (…), en la libertad y el bienestar equitativo (…), en la participación democrática de los ciudadanos en las decisiones de gobierno y en la reversión del deterioro ambiental“.

Miente ruin y miserablemente el señor canciller. En lo que sí ha alcanzado resultados este régimen es en la eliminación, mediante la violencia, de cualquier atisbo de democratización de la sociedad cubana, y en la elevación de los índices de represión y de torturas hasta niveles de crímenes contra la humanidad.

Con inmoral desatino, el canciller cubano proponía a un gobierno extranjero, un “cambio profundo en la manera de tratar y de resolver los problemas, mediante el diálogo y la cooperación“. Canallesco descaro para quien representa a una dictadura criminal, que ignora los reclamos de libertad de su pueblo al cual reprime, tortura y asesina sin piedad.

En alguna ocasión este funcionario afirmó: “(…) el bloqueo es una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos y acto que califica de genocidio“. En esto estamos de acuerdo, pues considero al régimen político imperante en mi país como el peor bloqueo para alcanzar el desarrollo material, moral y espiritual del pueblo cubano.

Para colmo de la desfachatez, este sujeto insta al presidente de otra nación a “generar una dinámica para cambiar esta situación“. ¡¿Dios mío, será zonzo?! A quien debe reclamar esto es a su jefe, Raúl Castro, para que organice inmediatamente elecciones libres y democráticas que permitan al pueblo de Cuba darse el régimen de gobierno que se le dé la gana.

Los logros sociales de los que pretende blasonar el régimen de La Habana son una aberración
Los logros sociales de los que pretende blasonar el régimen de La Habana son una aberración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s