Justificar su Desmedida Represión (I), Guillermo Fariñas Hernández.

Coco.jpg

La Chirusa, Santa Clara, 18 de octubre del 2013, (FCP). Por toda Cuba circula una carta anónima firmada por un personaje nombrado Manuel A. Ponce Abreu, de la Comunidad Agrícola “Julián Grimau”, en El Valle del Yabú, cercano a la ciudad de Santa Clara. Al hacer la correspondiente denuncia, la Dirección Nacional de Identificación asegura que él no existe.

Tanto tirios como troyanos, en esta confrontación político-ideológica que se dilucida hace más de media centuria dentro de la Isla, reconocen que es la Seguridad del Estado quien está detrás de la misiva de marras. Hasta el más recalcitrante de los seguidores de los hermanos Castro intuye una operación de los Servicios Especiales del régimen.

En ese documento titulado: “El Bautizo de un Terrorista”, se me critica por aparecer junto al exiliado cubano y anticastrista violento Luis Posada Carriles. A los lectores del mismo no se les aclara jamás, en cuáles circunstancias se realizó la tan llevada y traída fotografía junto al también apodado “El Bamby”, anticastrista mediante formas no pacíficas.

Esta operación de la Seguridad del Estado es una acción donde se puede observar la total falta de humanismo del gobierno castrista, el cual asegura que “para la revolución no hay nada más importante que un niño”. Pero una de las tantas cartas repartidas por toda Cuba venía a nombre de mi hija Diosángeles Fariñas Pérez.

Algo que le ha traído a mi Diosángeles una repentina traumatización a sus 11 años de edad, pues en la misiva se me llega hasta amenazar de muerte. Además de la zozobra en su personalidad en formación, algo que estuvo fríamente calculado por el Equipo Multi Disciplinario (EMD) de la Seguridad del Estado que decidió distribuir la carta.

Es altamente llamativo que no se menciona para nada que en el mismo recuadro se pueden ver a los conocidos anticomunistas exiliados comandante del Ejército Rebelde Huber Matos y René Montes de Oca Martija. Todo el peso de las maneras peyorativas que se pueden leer en el documento se centra y concentra sobre Posada Carriles.

Los seguidores de la Historia de Cuba en los últimos 60 años se quedan atónitos frente a la falta de información respecto al Bamby, puesto que el Aparato Totalitario de Control Social (ATCS) omite la vida del mismo antes de 1961. Por lo tanto protestan a sotto voce sobre la falta de objetividad en las informaciones que se le dan a la ciudadanía.

Luis Clemente Posada Carriles no posee “Historia Oficial” dentro de los archivos fidelistas durante los dos primeros años del castrismo, léase los años 1959 y 1960. Cualquier alusión a este connotado y mediático anticomunista siempre parte de que se exilió en los Estados Unidos de América a partir del año 1961.

Algunos cubanos, con mayor suspicacia en la evaluación de las informaciones ofrecidas públicamente por los órganos oficialistas de prensa, no se tragan la vehemencia casi enfermiza con que se ataca a Posada y sospechan que no todo se dice. Claro, ellos no conocen que este antifidelista se considera traicionado por Fidel Castro, pues le ayudó a tomar el poder.

Según han asegurado en múltiples ocasiones los siempre manipuladores “Historiadores de la Seguridad del Estado”, los coroneles Manuel Hevia y José Luis Méndez: “… Luis Posada Carriles fue entrenado en Fort Benning, Estados Unidos de América, en la manipulación y colocación de explosivos…”.

Estos señores se olvidan soberanamente de que el hoy exiliado y vilipendiado Luis Posada fue colaborador, antes de 1959, del Movimiento 26 de Julio (M-26-7) y de sus violentas Células de Acción y Sabotaje en su natal provincia de Cienfuegos. El M-26-7 fue encabezado todo el tiempo por el ahora convenientemente “pacifista” Fidel Castro Ruz.

De lo que se deduce que el bautizo como político violento de Posada Carriles no se ejecutó en el ya mencionado centro de entrenamiento de las tropas especiales de Estados Unidos, localizado en el estado de Atlanta. Por el contrario, El Bamby aprendió a poner sus primeras bombas en Cuba y por orientaciones de Fidel Castro junto al M-26-7.

Foto que dio pie a la carta El Bautizo de un Terrorista.
Foto que dio pie a la carta El Bautizo de un Terrorista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s