Justificar su Desmedida Represión (II y Final), Guillermo Fariñas Hernández.

Coco.jpg

La Chirusa, Santa Clara, 25 de octubre del 2013, (FCP). Fidel Castro y sus partidarios arribaron al poder político de esta Nación mediante el ejercicio de la violencia y en su demagogia tratan de justificarla. Para Castro y sus seguidores, poner bombas con ideales izquierdistas se denomina “liberación nacional”, mientras que si se hacen estallar explosivos con ideales derechistas, entonces se le conceptualiza como “terrorismo”.

Como Portavoz que soy de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), la mayor organización de anticastristas no violentos dentro de la Isla, al salir al extranjero llevé la ordenanza de intentar reunirme con todas las tendencias del exilio cubano. Sentarme a debatir sin discriminación alguna nuestra percepción no violenta del problema en Cuba con pacifistas y antipacifistas.

Dentro de la UNPACU creemos firmemente que una verdadera Reconciliación Nacional en Cuba acarrearía las más sinceras disculpas entre adversarios. Si no somos capaces de perdonarnos unos a los otros, la tierra que nos vio nacer puede ser manchada con la siempre dolorosa sangre de los compatriotas, que es la secuela de toda guerra civil.

Debo decir a los lectores que esta foto es auténtica y para nada consiste en uno de los tantos montajes fotográficos a que nos tiene acostumbrado este embustero gobierno de Fidel Castro. Personalmente me retraté el día 18 de agosto del 2013 en los predios de la Casa Bacardí, perteneciente a la Universidad de Miami.

Ese día impartí una conferencia a la que titulé “La Oposición Cubana y los Métodos de Lucha No Violenta”, que fue patrocinada por el Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo. La encabezó Pedro Corzo y fue moderada por mi colega en la agencia de periodismo independiente de la región central Cubanacán Press, Idolidia Darias.

El evento en sí era con entrada libre, por lo que Luis Posada Carriles poseía todo el derecho a acudir y así lo hizo. Uno podrá estar o no de acuerdo con los métodos de este cubano, pero sí tiene que reconocer que vivió, ahora vive y muere lentamente de un cáncer por y para la democratización de Cuba.

No obstante, la inescrupulosa Dirección General de Contrainteligencia (DGCI) del Ministerio del Interior oculta algo esencial que ocurrió entre Posada Carriles y yo. Los gobernantes castristas y sus represores no desean que la ciudadanía conozca que en aquel lugar existió un debate, muy respetuoso por cierto, donde se contrapusieron los métodos violentos versus los no violentos.

Por supuesto que las metodologías antipacifistas estuvieron representadas allí por Luis Posada en la mayoría de los casos, pues él tuvo algunos partidarios. Mientras, las teorías no violentas fueron defendidas por mí, y conté con compatriotas que me respaldaron y aportaron a la futura reconciliación de la Patria.

Yo argumenté mis criterios en tres tesis. 1ra: En el contexto mundial actual las acciones políticas de carácter violento no son bien vistas por la mayoría de la población mundial. 2da: La salida violenta a la crisis cubana acarrearía derramamiento de sangre. 3ra: Los métodos violentos en la etapa actual de la democratización sirven para que el gobierno justifique la represión.

Finalmente, ambas tendencias nos pusimos de acuerdo, pues sobre todas las cosas predominó el amor por ver a Cuba un día libre de tiranos y totalitarismos. Algo que no les conviene a los hermanos Fidel y Raúl Castro Ruz, quienes siempre han tratado de mantener alejados y enfrentados a los anticastristas violentos contra los no violentos.

Luis Posada Carriles fue muy aplaudido al expresar públicamente: “He ejercido la violencia y nunca me arrepentiré, pero ustedes los que están adentro serán los libertadores de Cuba, si a ustedes no les convienen mis actos violentos, entonces dejaré de hacerlos, cuenten conmigo para eso y cuenten con mi apoyo y el de todos los que son como yo…”.

Yo les hago varias preguntas a aquellos que escribieron la carta de marras: ¿No debía ser felicitado por convencer a uno de los políticos violentos a que no ejerza la violencia contra otros cubanos? ¿Les conviene a los que escribieron la carta asustar con el fantasma de Posada Carriles para justificar su desmedida represión?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s