Acerca de Nuestro Primer Periódico, Feliberto Pérez del Sol

FeliSakenaf, Santa Clara, Villa Clara, 6 de diciembre de 2013, (FCP). El sábado 3 de diciembre de 1831 tuvo Santa Clara su primer periódico. Se llamó El Eco de Villa Clara y llegó a feliz término luego que el modesto impresor Manuel Sed y Colón trajera a lomos de caballo, desde su natal Camagüey, la primera imprenta con que contó esta villa.

La iniciativa, que llevaba más de una década gestándose, fue para los santaclareños, y sobre todo para quienes en aquellos días ya mostraban sus inquietudes por las letras, un suceso más que relevante, pues El Eco influyó de manera notable en el impulso intelectual del territorio. No es de extrañar entonces que contara con el respaldo animoso de cuantos amaban el progreso literario de la localidad.

Señala Manuel D. González en su Memoria histórica de la villa de Santa Clara y su jurisdicción, (1858), que el 3 de diciembre de 1831 “fue de verdadero regocijo para los amantes de la ilustración“. Por su parte, Camilo Valdés Veitía en Periodismo villaclareño, artículo publicado en 1878, afirma que “Manuel de Sed y José Manuel de la Torre, fueron los prohombres que realizaron una empresa que acreditó la sensatez, la cultura de un pueblo ávido de instrucción y anhelante por estar en comunicación con el mundo civilizado“.

Advierte además Valdés Veitía que El Eco se publicó dos veces por semana hasta el 1rº de febrero de 1834, y que a partir de entonces tuvo un número más a la semana. Lo anterior se debió no sólo a que Manuel de Sed quedó como dueño único, sino porque la suscripción aumentó a más de 300 en el distrito municipal y fuera de este. Más que nada, debido al valioso aporte de sus redactores.

Entre algunos que dieron importancia con sus escritos a un periódico que el Diario de La Habana valoró como de las mejores en su época, destacan José Dionisio Veitía, Andrés José de la Parra, Cristóbal Plana, Indalecio y Joaquín Santos Suárez, Manuel González del Valle, Juan Antonio Pascual y Francisco Poveda.

Contó también con la colaboración de Eligio Eulogio Capiró y Gabriel de la Concepción Valdés, “Plácido“, poetas que respectivamente dieron nombres a los otrora musa y sumergibles arroyos santaclareños Cubanicay y Bélico. Otros que dejaron sus inmortales huellas en aquella primicia de la prensa local fueron los habaneros Luis Felipe de Briñas y Rafael María Mendive.

En ejemplares correspondientes a los años 1844, 1845 y 1849, y que están a buen resguardo, existen artículos periodísticos de Miguel Teurbe Tolón, F. J. de la Cruz y de Juan Martínez Villergas. Excelentes plumas de entonces.

Además de noticias oficiales, en sus páginas aparecieron artículos publicados anteriormente en La Habana y en Madrid, así como secciones de interés local y de índole literarios. Destacándose entre estos últimos los espacios dedicados a la poesía, la crítica, el cuento y los folletines.

Tras casi un cuarto de siglo en la vida informativa, El Eco de Villa Clara dejó de publicarse el 1ro de agosto de 1856, no obstante, a 182 años de que Manuel Sed y Colón trajera aquella imprenta y Santa Clara tuviera su primer periódico, la Prensa Independiente hace que la mordaza implantada desde hace medio siglo por el régimen cubano sobre la libertad de prensa cada día se agriete más. Y aunque para ello sus artífices deban cargar a lomos de caballo la pesada herramienta, dispuestos están a imitar al voluntarioso camagüeyano.

Manuel de Sed y Colón.
Manuel de Sed y Colón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s