Unidad, Diálogos y Cambios (I), Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 6 de diciembre del 2013, (FCP). Interminables son los debates que se producen a cada instante, donde quiera que se reúna un grupo de ciudadanos interesados en el futuro de Cuba. No es necesario que se identifiquen con una organización política contestataria al régimen, por lo general todos los que asisten a estas tertulias mantienen una posición de condena a las violaciones que se cometen contra los Derechos Humanos.

Las discusiones giran sobre los más variados y diversos aspectos de la realidad de la vida cotidiana. Son objeto de análisis las últimas intervenciones del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, tanto en el Buró Político como en alguna que otra sesión de la Asamblea Nacional, donde se refiere a las medidas que se aplican para impulsar la Actualización del Modelo Económico Cubano.

El hecho de que estas personas coincidan en determinado lugar e inicien sus “subversivos” comentarios sobre la política económica y social del gobierno, no significa que gocen de libertad de expresión, como postula la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Viven permanentemente bajo el acoso del soplón, del agente de los órganos represivos, expuestos a los zarpazos del totalitarismo.

Muchas de estas peñas las dedican a hablar de la política económica instrumentada por el Partido y el Estado para salvar el sistema. Todas las medidas que se aplican tienen el fin de mantener la vigencia del Socialismo, la centralización estatal y el control político sobre la sociedad. No hay apertura verdadera, simplemente ganar tiempo para así prolongar la agonía del régimen en plena decadencia.

Existe una sobrada preocupación entre los participantes y es si no habrá marcha atrás en los pequeños y tibios cambios que se han efectuado. Recordarán que al comienzo de los años 90 Cuba sufrió la crisis económica más severa bajo la Revolución. Hubo un factor externo y otro interno, que fueron los que desencadenaron la hecatombe.

El externo y más importante fue la desaparición del socialismo real en la Unión Soviética y los países de la Europa del Este, así como del CAME, y con ello la pérdida de los subsidios de precios y créditos blandos. La inversión soviética en cientos de proyectos se paralizó y los técnicos rusos regresaron a sus casas. Todo el comercio y la ayuda económica de los países de Europa del Este concluyeron.

El comercio exterior cubano cayó un 75%, porque aproximadamente el 70 % era con la URSS y Rusia dejó de importar níquel, cítricos, tabaco y otros productos cubanos. El suministro de petróleo ruso se cortó drásticamente, el comercio entre los dos países se limitó a un trueque de azúcar por ese combustible.

Para los que siguen de cerca en estas tertulias el quehacer económico del país, conocen que la causa interna de la crisis obedeció al Proceso de Rectificación que, a contrapelo de las corrientes mundiales, abandonó las tímidas reformas de mercado implantadas en 1975-1985, regresó a los estímulos morales y se embarcó en un descabellado plan para alcanzar la autosuficiencia alimentaria, el cual fracasó.

Se habla mucho en estas peñas del papel jugado por el Embargo Económico en las causas de la crisis económica cubana. Algunos critican al gobierno norteamericano por la aplicación de tal medida, pero otros ven más lejos, y consideran que la fuente real de los problemas lo constituye un sistema disfuncional y un régimen totalitario que ha llevado la nación al desastre.

Debe notarse que fue frenado un proceso de negociación o flexibilización del Embargo de los EE.UU. en tres ocasiones.1) Bajo la presidencia de Ford con la intervención militar cubana en la guerra de Angola. 2) Bajo la presidencia de Carter con la intervención militar cubana en la guerra entre Somalia y Etiopía, así como el éxodo de 125 000 cubanos por el Mariel.

3) Bajo la presidencia de Clinton, con el derribo en aguas internacionales de dos avionetas civiles no armadas. Este hecho terminó con la mayoría congresional que gozaba el mandatario para vetar la Ley Helms-Burton. Obsérvese la similitud con la abortada entrada de Cuba en el acuerdo de Cotonou de la UE, debido al encarcelamiento de 75 disidentes pacíficos en el 2003.

No se puede negar la complejidad de las cuestiones del acontecer nacional e internacional que se ventilan en estos lugares. A pesar de la enorme censura imperante estos temas son objeto de análisis y discusión en forma casi clandestina por la población. Estos espacios abiertos son la fuente de la que se nutren las organizaciones disidentes en su lucha por la restauración del Estado de Derecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s