Asaltan Viviendas Para Robar Juguetes, Alexander Andrade Guimbarda.

Alexander.jpg

Santa Catalina, Santa Clara, 10 de enero del 2014, (FCP). El 11 de diciembre de 1946 fue fundado por las naciones unidas el Fondo Internacional de Emergencia de Naciones Unidas para los Niños (UNICEF), creado para ayudar a los niños de Europa después de la Segunda Guerra Mundial. Su sede quedó enclavada en la ciudad de Nueva York.

Naciones Unidas aprobó el 10 de diciembre de 1948 la Declaración Universal de Derechos Humanos que, implícitamente, incluía los derechos del niño. Sin embargo, posteriormente se llegó al convencimiento de que las particulares necesidades de los niños y niñas debían estar especialmente enunciadas.

En 1953 se acordó que la UNICEF continuara sus labores como organismo especializado y permanente para la protección de la infancia. A partir de entonces se denominó oficialmente Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, aunque conservó su acrónimo de Unicef, siendo financiado por contribuciones de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

Por iniciativa de la Unicef se elaboró y fue aprobada la Declaración de los Derechos del Niño el 20 de noviembre de 1959. Veinte años después, en 1979, denominado Año Internacional del Niño, se comenzó a discutir una nueva declaración de sus derechos fundada en nuevos principios. Al cabo de una década se aprobó La Convención sobre los Derechos del Niño.

A partir de la Convención de 1989 se ha adecuado la legislación interna a los principios contemplados en la Declaración. Aunque el sistema jurídico de cada país suele ser diferente, casi la totalidad de las naciones han consagrado medidas especiales para su implementación a nivel legislativo e, incluso, como derechos constitucionales.

El régimen cubano, violador de los 30 artículos de la declaración Universal de Derechos Humanos, también es transgresor de la Convención Sobre los Derechos del Niño. Entre los derechos que el castrismo viola a nuestros infantes podemos mencionar el derecho a la vida, al descanso, al esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas. A la libertad de expresión y a compartir sus puntos de vista con otros. A la libertad de pensamiento, conciencia y religión, etc.

Otro de los crímenes de la dictadura es el atentar contra el normal desarrollo del menor. Esto se ha constatado cuando por ejemplo llevan a estos a participar en los repugnantes actos de repudio contra opositores pacíficos. Allí los infantes se ven expuestos a situaciones denigrantes y estresantes como ver vejar y golpear a personas indefensas y otras aberraciones.

Por estos días, con absoluta depravación moral, la Policía Política del régimen asaltó viviendas de activistas de Derechos Humanos y robó juguetes que estos habían comprado para regalar a los niños por el día de los reyes magos. Al parecer, los castristas que siempre dicen que en Cuba todo es de los Revolucionarios, consideran que los niños no encajan en esa categoría.

Estos robos descarados sucedieron a todo lo largo y ancho de la geografía nacional. Sin embargo, en la popular barriada del condado, en Santa Clara, los esbirros fueron por juguetes y salieron trasquilados. En ese lugar, efectivos de la Brigada Especial de la Policía se emboscaron en un taller cercano a la sede de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) en la provincia.

Allí esperaban a que los juguetes fueran trasladados hasta la sede de la UNPACU, donde los niños los recibirían, para entonces asaltar a los activistas que debían transportarlos. Pero sus intenciones fueron descubiertas a tiempo, por lo cual Guillermo “Coco” Fariñas orientó que en vez de llevar los juguetes hasta los infantes, ellos fueran a buscarlos a su casa, distante a solo dos cuadras.

Una avalancha de niños con sus padres se dirigió hacia la vivienda del Premio Sajarovpara la Libertad de Conciencia 2010, en busca de los preciados obsequios. Los esbirros se desconcertaron ante esta situación imprevista. El coronel al frente del grupo de criminales del gobierno se cogía la cabeza entre las manos. Esta vez la infamia recibió una contundente derrota.

Por mi parte espero que no esté muy lejano el día en que en los colegios de mi país no se enseñe más a nuestros infantes que parásitos criminales, sicópatas asesinos seriales y delincuentes comunes de alto nivel, son paradigmas de Revolucionarios a imitar. No debemos olvidar que los niños son la esperanza del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s