Deberían Leer Mucho Más a Gene Sharp, (I), Guillermo Fariñas Hernández.

Coco.jpg

La Chirusa, Santa Clara, 17 de enero del 2014, (FCP). La ciudadanía de los marginales barrios santaclareños El Condado y La Chirusa quedó sorprendida ante un inusual operativo policial ocurrido el pasado lunes 13 de enero de este año. Los curiosos vieron varios ómnibus llenos de militares, autos patrulleros, autos civiles, microbuses y las conocidas motocicletas Suzuki.

En este despliegue de fuerzas punitivas concurrieron los siguientes cuerpos del Ministerio del Interior: Policía Nacional Revolucionaria (PNR), Brigada Especial Provincial de Villa Clara (BEP-VC), Dirección de Investigación Criminal y Operaciones (DICO) y la Dirección General de Contra Inteligencia (DGCI). Por supuesto, todos bajo la manipulación de la Seguridad del Estado.

Una gran concentración de militares que llegó a la cifra de 300, mientras que dos ómnibus trasladaban a unos 100 miembros de las paramilitares Brigadas de Respuesta Rápida (BRR) que son las entidades hacedoras del trabajo sucio de golpear y desgañitarse. Para esta ocasión movilizaron a chantajeados trabajadores de la Sectorial de Educación, quienes aspiran a trabajar en el exterior.

La manzana de la citadina Santa Clara, capital de la central provincia de Villa Clara, que conforman las calles Misionero, Ciclón, Rodolfo Balderas y Tomás Estrada Palma, en los límites de la barriada La Chirusa, fue cercada completamente. La orden dada por los uniformados castrenses consistió en negarles el acceso al lugar a los pacíficos anticastristas.

Se sintió la presión para que ningún opositor no violento pudiera penetrar en la locación de marras, y fueron de tal envergadura los chequeos, que pedían identificación a todos los que trataban de entrar, para comprobar mediante su Carné de Identidad que residían allí. Estas circunstancias trajeron no pocas protestas por parte de los vecinos afectados.

En ese sitio se localiza la casa subsede del Foro Antitotalitario Unido “Juan Wilfredo Soto García” (FANTU) adjunto a la concertación política unitaria Unión Patriótica de Cuba (UNPACU). Específicamente en el número 166 de la calle Misionero entre las arterias Rodolfo Balderas y Ciclón, en la vivienda de la Dama de Blanco Sandra Rodríguez Gattorno.

Los motivos públicos de esta demostración de fuerzas represoras resultó ser que el Alto Mando del Ministerio del Interior en el central territorio había determinado no permitir más la Reunión Ordinaria Semanal del FANTU. Por lo menos esta fue la razón dada por todo el Aparato de Control Social que sirve al gobierno en Villa Clara.

Sin embargo, existió otra razón más práctica y directa en la toma de esta drástica decisión tomada por la Policía Política, que tuvo que ver con una masiva concentración de ciudadanos al ser regalados unos 700 juguetes, el 5 de enero del presente, en víspera del Día de los Reyes Magos. Y que hubo de cambiarse a última hora la vivienda, debido a que los juguetes iban a ser confiscados.

Algo inusual, debido a la espontaneidad, gratuidad, respeto y caridad con fueron agasajados los cerca de 1000 niños reunidos en la casa numerada con el 615 de la calle Alemán entre Hospital y Misionero, en el cercano barrio La Chirusa. Además, a los infantes obsequiados solo se les habló de temas cristianos y jamás se politizó la masiva regalía.

Todo esto trajo una extraordinaria e inusitada reunión al siguiente día, lunes 6 de enero, entre el Buró Provincial del Partido Comunista de Cuba (PCC) en Villa Clara y el Alto Mando del MININT por el impacto negativo para el régimen de la numerosa entrega de regalos a los niños pobres. Y se trató el ascendiente ciudadano tomado por la disidencia no violenta en la ciudad capital provincial.

Además, un iracundo Primer Secretario del PCC en Villa Clara les planteó a los jerarcas del MININT del territorio que la Revolución Cubana había quedado públicamente en ridículo y que ellos eran nada menos que incapaces. Julio Ramiro Lima Corzo se ensañó con la provinciana jefatura represiva, sin querer entender que en la sociedad cubana existe una Situación Revolucionaria.

Pero estos altos oficiales no tienen la culpa de los altos y prohibitivos precios de los juguetes en Cuba, y mucho menos que sean comerciados en las Tiendas Recaudadoras de Divisas Libremente Convertibles (TRD). Por cierto, todo este sistema y cadenas de comercios estatales se encuentran subordinados al Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, léase a Raúl Castro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s