Intento de Asesinato, Alexander Andrade Guimbarda.

Alexander.jpg

Santa Catalina, Santa Clara, 17 de enero del 2014, (FCP). Durante 56 días permaneció en huelga de hambre el activista de Derechos Humanos Luis Enrique Santos Caballero, para exigir al gobierno cubano el derecho a una vivienda. Gracias al apoyo que recibió, tanto dentro como fuera del país, las autoridades se vieron forzadas a concederle un albergue para que él y su esposa no tuvieran que deambular por las calles.

El mayor de la policía política Ayorvis Gil Álvarez, junto con el director de vivienda en el municipio, se habían comprometido a satisfacer la justa reclamación de Luis Enrique. Por esto le asignaron un departamento en el albergue para damnificados cercano al centro penitenciario el Cuncuní, ubicado en el kilómetro 306 de la Carretera Central banda a Placetas.

Poco tiempo después de instalarse en el albergue, junto a su esposa Ramona Maday García Ruiz, comenzó a sufrir las provocaciones de Manuel Dita Alonso. Este individuo, de pésima conducta moral, después de ingerir grandes cantidades de alcohol se paraba frente al departamento del activista a proferir todo tipo de insultos y obscenidades.

Dita Alonso, custodio del lugar y por lo tanto bajo la tutela del Ministerio del Interior, lanzaba sus agresiones verbales contra personas que como Luis Enrique se oponen al régimen dictatorial imperante en el país. Por supuesto, el opositor pacífico nunca hizo caso de las provocaciones del borrachín, porque sabía bien que todo no era más que obra de la Seguridad del Estado.

Lógicamente, la policía política no estaba feliz con la torcedura de brazo que le infringiera el defensor de Derechos Humanos y buscaba desquitarse. Debe comprenderse que constituye una de las tareas básicas de la Seguridad del Estado el demostrar al pueblo que nadie que ose enfrentárseles verá satisfechos sus derechos, por muy elementales que estos sean.

A las 3:00 p.m. del 24 de diciembre, Enrique reparaba su televisor cuando sintió fuertes golpes en la puerta. Al abrir, fue atacado súbitamente por Dita Alonso, quien lo derribó de una puñalada en el pecho y penetró en la vivienda con la intención de rematarlo en el suelo. Sin embargo, la intervención de algunos vecinos impidió que se cometiera el asesinato.

Los vecinos llamaron a la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), la cual se llevó detenidos al agresor y al agredido, quien sangraba abundantemente por la herida recibida, y los trasladaron a la 3ra Unidad de la PNR. Allí mantienen a Luis Enrique detenido por dos horas y luego lo trasladan en el carro patrullero 295 para abandonarlo en la calle en vez de conducirlo al hospital.

Su esposa fue quien lo auxilió hasta el hospital a donde llegó desfallecido por la pérdida de sangre. Atendido en el Hospital Militar por ser el más próximo al lugar en que se hallaba, los médicos verifican que la hoja de acero pasó a cinco centímetros del corazón y llegó a dos milímetros del pulmón izquierdo. La herida requirió cuatro puntos de sutura.

Luego Luis Enrique fue trasladado al hospital Arnaldo Milián Castro, donde permaneció 72 horas en la Sala de Observación. Tras recibir el acta médica se enteró de que el mismo sujeto que intentara asesinarlo lo acusaba de haberlo agredido y se presentaba como la víctima. Nada, que el régimen vuelve a dejar claro que en Cuba nadie puede atreverse a reclamar ningún derecho.

Alex Luis Enrique, a la derecha, mientras realizaba una Huelga de Hambre, septiembre de 2012..jpg

Luis Enrique, a la derecha, mientras realizaba una Huelga de Hambre, septiembre de 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s