Totalitarismo de Estado (I), Rolando Ferrer Espinosa.

Ferrer.jpg

Camino a Vegas Nuevas, Santa Clara, Villa Clara, 3 de enero de 2014, (FCP). El llamado Sistema Socialista de Cuba no ha sido más que un tipo de título honorífico. Con el pretexto de defender a los pobres de la Isla se han colocado en la cima de poder, por la fuerza, una banda de facinerosos con el único interés de satisfacer sus aspiraciones personales, encabezado por un demente egocéntrico.

Lo más cercano a este régimen, en cuanto a su título o enunciado protocolar, es el de Sistema del Sociolismo. Todo está en que usted se las agencie para estar en la cúpula, o tener a alguien en esa melcocha, o lamerle las botas a los de la componenda y así, de favor, poder resolver algunos de los problemas, o que al menos lo dejen inventar algo a usted también para subsistir.

Como el “sistema” es un total invento de sus fabricantes y beneficiados, lógicamente han estructurado un Estado sin Estado de Derecho. Toda la Ley responde ordenadamente, esté legislada o no, a los designios del dictador. No se puede hacer nada sin la aprobación tácita del régimen Castro-comunista, incluso en el orden del pensamiento individual.

La actual Constitución de la República ampara todas sus fechorías. Esta Ley de leyes da la posibilidad de que el Estado totalitario haga Reformas Constitucionales, Leyes, Decretos Leyes, Modificaciones, y cuanta norma jurídica sea necesario realizar para asegurar sus fines en una determinada coyuntura política.

Una de las primeras puñaladas por la espalda que da el Estado Castrista a la Democratización del país en la Carta Magna, lo es el Artículo 5. Este enunciado constitucional consagra vitaliciamente en el poder al Partido Comunista, asegura que no exista otra fuerza política que le haga oposición en las aspiraciones de dirección del país.

En Cuba rige el Estado Totalitario. Este Estado es el único tipo de poder existente, pues está integrado por: El Presidente del Consejo de Estado y de Ministros, que es el jefe de Estado y de Gobierno, el Consejo de Estado con sus miembros, el Consejo de Ministros con sus miembros, el Tribunal Supremo Popular, la Fiscalía General de la República y la Asamblea Nacional del Poder Popular.

El Presidente del Consejo de Estado y de Ministros es el jefe de todo. Esta persona está facultada constitucionalmente para sustituir a cualquier miembro de la Asamblea Nacional del Poder Popular y designa la persona promovida para el cargo en pugna, y de hecho designa al Presidente, al Vicepresidente y al Secretariado en las nuevas legislaturas.

También el Presidente del Consejo de Estado y de Ministros está facultado para sustituir o promover a los miembros del Consejo de Estado y el Consejo de Ministros. Este puede asumir la dirección de cualquier Ministerio u Organismo de la Administración Central del Estado hasta tanto decida la designación de los cuadros ante la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Se faculta además al Presidente para trazar la política de trabajo del Tribunal Supremo Popular. Luego de la facultad de sustitución y promoción de los cuadros del Tribunal Supremo, le imparte instrucciones a los tribunales a través del Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular, así como a la Fiscalía General de la República, donde la Ley le concede las mismas facultades.

Relacionado con la política nacional y las relaciones internacionales tiene el presidente ilimitadas facultades. Le da una interpretación general y obligatoria a las leyes vigentes, puede ejercer la iniciativa legislativa y conceder indultos, dirige la política general del país, recibe las Cartas Credenciales de los jefes de las Misiones Extranjeras y designa a los representantes diplomáticos de Cuba, así como la aprobación y firma de lo relacionado con creación y reformas de leyes.

Sus atribuciones llegan también al ámbito militar. El presidente puede desempeñar la Jefatura Suprema de todas las instituciones armadas y determinar su organización general, preside el Consejo de Defensa Nacional, y es el encargado de declarar el Estado de Emergencia en los casos previstos por la Carta Magna cubana.

El grado de atribuciones del Presidente del Consejo de Estado y de Ministro es tan amplio como sea necesario. De acuerdo a las características de la situación económica, política y social, el Presidente tiene ilimitada potestad para disponer la ejecución de cualquier misión o tareas en la dirección total del país, amparado por la Ley de leyes de Cuba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s