Totalitarismo de Estado (II), Rolando Ferrer Espinosa.

Ferrer.jpg

Camino a Vegas Nuevas, Santa Clara, Villa Clara, 10 de enero de 2014, (FCP). La centralización de los poderes del Estado en una sola persona es la más singular expresión del Totalitarismo del régimen cubano. Desde el 1ro de enero de 1959 en nuestro país se instauró una dictadura que concentró los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial del Estado, por lo que ha sido y es el gobierno más antidemocrático de América Latina y de gran parte del mundo.

Para una mayor comprensión de por qué en Cuba esta acumulación de los poderes del Estado en manos del régimen Castrista, nos remitiremos a la Historia del Estado y el Derecho. Las fuentes primarias del Derecho fueron principalmente las Costumbres, además del Derecho Romano, la Europa Medieval y la influencia del Derecho Musulmán.

El Estado y el Derecho son el resultado de los intentos de desarrollo político, económico y social. Iniciado por los grupos esclavistas desde antes de nuestra era, y posteriormente entre los siglos III al XV, el fomento del comercio y las cruzadas hacen del Imperio Feudal Romano un Estado fuerte en la Europa Medieval, que muestra un elevado desarrollo económico para su época.

Paralelamente al desarrollo económico se formaron las Teorías Jurídicas. Primaron las concepciones vinculadas a la religión, por ejemplo, se apreciaba a la Ley y la Justicia como algo permanente, se alegaba que el poder estatal y el Derecho surgían de la voluntad divina, por lo que eran eternos, sin la valoración de la acción del hombre.

En los siglos XVII y XVIII se presenta el concepto de Derecho Natural. Se acerca a una especie de Contrato Social, como gobierno humano con derechos concedidos al hombre: libertad, igualdad y propiedad. Postula que la soberanía reside en el pueblo y por lo tanto alza las banderas de las libertades democráticas y lucha contra el feudalismo. Estos fueron nombrados burguesía.

Para el siglo XVIII surge el Principio deMonstesquieu. Charles Montesquieucriticó los abusos de la Iglesia y el Estado, y aportó la teoría de la separación de los tres poderes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial en el Gobierno Democrático. Así termina con la concertación del poder en una sola persona y los consecuentes abusos que de esto se derivaban.

Entre los tres poderes debe haber peso, contrapeso y equilibrio, un poder no puede estar por encima de otro. El poder Ejecutivo en manos del Presidente, para el Legislativo un Congreso y sus sesiones, y el Judicial en manos de los tribunales, para lograr así la armonía de gobierno democrático.

El régimen cubano niega el desarrollo de la sociedad. Con la invocación del Estado Totalitario se insta a regresar atrás en la historia en cuanto a política, a la época del Estado Feudal con la monarquía al estilo medieval. El poder estatal castrista pretende alcanzar no solo a la conducta social del hombre, sino también a sus ideas morales, religiosas, e incluso científicas.

Fue la nombrada burguesía la que se puso al frente de las fuerzas sociales para luchar contra el feudalismo, y la que abrazó las doctrinas democráticas. Ahora, en pleno siglo XXI, el régimen cubano enarbola las marchitas banderas de la concentración de poderes en las manos de una persona, con las nefastas consecuencias que tiene para su pueblo, y que niega además el desarrollo económico, político y social de la nación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s