Unidad, Diálogos y Cambios, (III y final).Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 20 de diciembre del 2013, (FCP), Hemos abordado en estos artículos periodísticos temáticas tan importantes como es la de los esfuerzos unitarios que se forjan en el campo de la oposición, así como la creación de la atmósfera política indispensable, para la realización de un diálogo nacional. Estos dos aspectos constituyen los elementos fundamentales para el inicio de un período de transición.

Todos los medios informativos al servicio del régimen y la izquierda populista latinoamericana y mundial, hablan mucho de los tímidos y tardíos cambios que tienen lugar en Cuba. Soslayan la verdadera esencia del problema, la crisis permanente que atraviesa la economía cubana, y que se refleja en el deterioro sistemático del nivel de vida de la población.

La dirección de la mal llamada Revolución Cubana, insiste en actualizar el actual modelo económico socialista. ¿Para qué?, sencillamente para prolongar por más tiempo la agonía de un sistema disfuncional, que ha dejado de ser un ejemplo a seguir para el resto del continente. Un régimen opresor no debe de ser reformado. Debe ser totalmente abandonado.

Todas las organizaciones contestarías en el interior del país, como en la Diáspora, luchan para abrir el camino a verdaderos y profundos cambios en lo económico, político y social. Para ello el pueblo debe jugar un papel protagónico como verdadero artífice de nuestra historia. A ello no se llega espontáneamente, las condiciones subjetivas hay que crearlas.

Aunque los enemigos del totalitarismo se unen e impulsan una lucha pacífica para lograr las transformaciones que el país necesita, eso solo no basta. Existen innumerables ejemplos de la forma en que lucharon los disidentes en las antiguas naciones comunistas para eliminar la dictadura mal llamada del Proletariado.

Miles de ciudadanos de la Europa del Este, tomaron las calles para derribar el poder rojo. El trabajo paciente y sistemático de la oposición, obligó a la casta burocrática al servicio de Moscú, a ceder ante el empuje de una masa de hombres sedientos de libertad y de justicia. Se abría una nueva etapa en la historia de la humanidad.

Difícil y compleja es la tarea que el momento histórico coloca ante los diferentes sectores de la oposición. Para llevar al gobierno castrista a una mesa de negociaciones, los enemigos del sistema deben presentar un frente único monolítico, como se forja en la actualidad entre diferentes agrupaciones contestarías al régimen.

Lograda la unidad tan necesaria, se impone desarrollar una enorme lucha pacífica en todos los frentes para movilizar en forma consciente a la población. La oposición debe ganar las calles, objetivo este bien difícil, pero imprescindible si queremos lograr los cambios a los cuales aspiramos. Las diferencias y contradicciones inevitables no deben entorpecer la lucha.

Existen grandes esperanzas en la ciudadanía con los pasos que se dan para unir a toda la oposición. La Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), exhibe un largo y heroico expediente de lucha contra el gobierno castrista, y se ha convertido en una fuerza pujante al integrarse en ella varias organizaciones disidentes.

Este era el primer paso, lograr la unidad, y después que la lucha pacífica en todos los frentes posibiliten el inicio de un dialogo nacional con la participación de todas las tendencias políticas. El camino está cargado de dificultades, pero esto sería el embrión de una futura transición hacia un Estado de Derecho y una Economía de Mercado.

Por supuesto en la primera etapa de los cambios se requerirá tomar medidas a fin de incrementar la eficiencia y desarrollar determinados sectores. Esto es imposible de lograr sin una fuerte política privatizadora, donde esté presente la inversión extranjera con sustantivas inyecciones de recursos financieros y tecnológicos.

En una segunda etapa de reforma, se facilitará la privatización de la gran industria, la banca y el comercio exterior. Según la conveniencia social, se mantendrán determinadas áreas en propiedad pública tal como sucedía en la economía cubana antes de 1959. Esto abarcaría esencialmente la Salud Pública, la Educación y la Seguridad Social.

 La Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), exhibe un largo y heroico expediente de lucha contra el gobierno castrista.
La Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), exhibe un largo y heroico expediente de lucha contra el gobierno castrista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s