El Totalitarismo y la CELAC, (I) Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpgEl Condado, Santa Clara, Villa Clara, 7 de febrero del 2014, (FCP).Terminaron las labores de la II Cumbre Latinoamericana y Caribeña, que tuvo lugar durante los días 28 y 29 del mes de enero, del año 2014, en la Habana, capital de la República de Cuba. Múltiples y variados fueron los problemas que allí se debatieron, aunque la opinión pública nacional e internacional, desconoce las contradicciones insalvables manifestadas en la sesión que tuvo lugar a puertas cerradas.

Los promotores de este nuevo bloque, porque existen otros muchos, como UNASUR, ALADI, MERCOSUR, el Mercado Común Centro Americanos, PetroCaribe y la OEA, tenían como objetivo prioritario enfrentar esta nueva organización a los Estados Unidos de América. Fidel y Chávez, partidarios del estatismo, pretenden contagiar a Latinoamérica.

Intervenciones cargadas de demagogia por parte de muchos mandatarios sobre todo de la izquierda más extremista, como expresión del populismo en la región, ocuparon los espacios de la Prensa Oficial. También, pero no como los primeros, salieron escuetos los discursos de los que se ubican ideológicamente en la izquierda moderada.

En ese contexto, en que las asimetrías salían a cada paso, el grupo dirigido por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, no pudo hacer avanzar lo que llevaban en cartera, “la disolución de la OEA”. Los Evo Morales y Rafael Correa, quedaron aislados, estos se han caracterizado en los últimos tiempos por lanzar aberrantes ataques contra el capitalismo y la Libre Empresa.

¿Cómo una persona sensata puede creer en este Siglo XXI lo que afirman estos representantes de la extrema izquierda, desde el Fidel jubilado hasta el cocalero Evo Morales, de que la riqueza de los poderosos obedece a la explotación de los países pobres.? Desde hace siglos los países no se apoderan de las riquezas de los otros, sino la generan mediante el incremento del comercio.

Con preocupación seguimos las intervenciones de estos soñadores del regreso del estalinismo en cada evento internacional. El totalitarismo encuentra en ellos a sus mayores exponentes, alimentan el odio contra las sociedades exitosas, cierran los ojos para no ver que la riqueza nacional de estos países desarrollados no es producto del robo internacional.

Estos mandatarios de la extrema izquierda, futuros gobernantes totalitarios, cuyo principal objetivo es la perpetuación en el poder, y para ello, como primer paso, modifican la Constitución de sus respectivos países. Lanzan furibundos ataques contra la prensa no oficial, que critica el rumbo demagógico y populista de estos gobernantes.

Mantienen y quieren imponer la creencia errónea de que en la América Latina, debemos menospreciar y aún despreciar a quienes crean fuentes de riqueza. Es cierto que el espectáculo de la riqueza ostentosa de unos pocos se vuelve repugnante cuando se contrasta con la miseria de las grandes masas.

Evidente es que la pobreza no se erradica mediante la guerra, ni con el odio más feroz contra los que poseen bienes y fortunas. El camino es estimular las inversiones y propiciar un clima de expansión comercial, es el de romper con la torpeza de los revolucionarios que consideran que la pobreza termina cuando se ponga fin a las diferencias económicas entre las clases.

Una creencia errónea ha traído una catastrófica consecuencia, la argucia de que acabar con los ricos es acabar con la pobreza. Esa es la línea de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, (ALBA), expresión de la más alta demagogia política, con la cual aspiran imponer en algunos países o restablecer en otros el espectro del Socialismo.

Quisieron imponer en la Cumbre una línea política partidaria del Estatismo y la Centralización Económica. Por eso resultan estúpidos los argumentos utilizados para justificar los errores del gobierno cubano en la conducción de la economía. La dirección estatal y el más férreo control ejercido durante más de medio siglo paralizaron el desarrollo de las fuerzas productivas.

Varios fueron los documentos y Resoluciones aprobados en esta Cumbre, muchos cargados de un pensamiento utópico izquierdista. No obstante el totalitarismo que presidió la CELAC durante el año 2013 no evitó que no pocos países se refirieran a que los gobernantes se vieran sometidos al escrutinio de la sociedad que los ha colocado en sus puestos.

celac_raul_castro.jpg

Raúl Castro Ruz, dictador y actual representante de la dinastía Castro en Cuba, expresidente protémpore de la CELAC.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s