Apuntes sobre el Congreso de la CTC, (II y final), Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpgEl Condado, Santa Clara, Villa Clara, 28 de febrero del 2014, (FCP). El último día de sesiones del XX Congreso de la Confederación de Trabajadores de Cuba, estuvo matizado por un torneo de oratoria servil muy lejos del carácter y fisonomía de una clase obrera organizada. Ni reivindicaciones ni demandas se levantaron en ese Palacio de las Convenciones, las voces que allí se escucharon solo eran para alabar la actualización del Modelo Económico Cubano.

Atrás quedaba la rebeldía, y la historia tradicional de un movimiento obrero, que se caracterizó por la defensa inclaudicable de los intereses más nobles de la nación cubana. En las tabaquerías de Tampa y Cayo Hueso, la incipiente clase obrera, apoyaba los esfuerzos de los mambises cubanos en favor de la Independencia.

Durante años, el Partido Comunista de Cuba trabajó intensamente para liquidar a los líderes honestos del obrerismo cubano. Luego de enviar al paredón, a las cárceles y muchos al exilio a los verdaderos dirigentes que representaban los intereses de su clase, comenzó la liquidación de sus sindicatos, para dejar huérfanos a los mismos frente a las arbitrariedades del Estado.

Múltiples y variadas fueron las formas de lucha adoptadas por el régimen para adormecer la conciencia del movimiento obrero. Del halago y la adulación, hasta las medidas más represivas, se ejerció contra los trabajadores y sus representantes. Para el totalitarismo naciente era de vida o muerte lograr la subordinación de las organizaciones obreras.

Nuevas concepciones ideológicas para determinar el papel de la clase obrera en la Construcción del Socialismo, se pusieron en acción. Primero se habló de la Dictadura del Proletariado, luego de la Alianza Obrero-Campesina, y por último, ni en teoría y mucho menos en la práctica, el poder ha estado ni estará en manos del proletariado.

En polea transmisora de las orientaciones del Partido, se ha convertido la Central de Trabajadores de Cuba. Todo el aparato político y propagandístico del totalitarismo cubano se puso al servicio de lograr adormecer y despojar de su rebeldía y conciencia de clase, a los trabajadores cubanos.

No es de extrañar que todos los acuerdos de este Congreso, hayan sido adoptados por unanimidad. Las tesis y las resoluciones, a pesar de lo que se informa en los medios oficiales de difusión, estuvieron muy lejos de lograr mover el interés de los colectivos laborales. Las necesidades que enfrentan los trabajadores no tienen solución en el marco del Congreso.

Palabras son palabras, y las del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, vencen pero no convencen. En la práctica real los trabajadores cubanos no encuentran en el Partido Único su destacamento de vanguardia, sino que ven en el mismo un instrumento represivo más, al servicio de la burocracia gobernante desde el punto de vista ideológico.

No hubo aumento de salarios, ni rebajas de precios, ni garantía de empleo, frente a la amenaza permanente de disponibilidad. Ninguna de estas sentidas demandas de los trabajadores fueron aprobadas por el Congreso. Este Cónclave fue para llevar a la clase obrera a apoyar los lineamientos Políticos, Económicos y Sociales del Partido y la Revolución.

Raúl en su discurso de clausura repitió la misma historia de siempre. Prácticamente como hicieron otros dirigentes del Partido, del Gobierno y de la CTC al hablar ante el plenario. Para ellos la tarea más importante del proletariado cubano es luchar contra las ilegalidades y la corrupción.

Para el resto de los trabajadores, la tarea más importante por acometer, no es la que dijo Raúl Castro. Ante la clase obrera cubana se impone la impostergable tarea de luchar por eliminar el sistema totalitario y abrir caminos hacia un Estado de Derecho.

No inventen más fórmulas para perpetuarse en el poder: ni el Socialismo real que fue barrido de la Europa del Este y de la Unión Soviética, ni el Socialismo del siglo XXI podrán sacar al país del desastre económico en que lo tienen sumergido. Mucho menos la actualización del Modelo Económico disfuncional sin futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s