La violencia no impedirá que sigamos reclamando nuestros derechos, Alexander Andrade Guimbarda.

no más represión, cesen las torturas.jpg

Clic para firmar la petición de cese de la represión y las torturas: http://www.avaaz.org/es/petition/Al_Presidente_de_la_Republica_de_Cuba_General_Raul_Castro_Ruz_Que_pare_la_represion_y_las_torturas_a_los_opositores_en_S/?copy

Alexander.jpgSanta Catalina, Santa Clara, Villa Clara 21 de marzo, 2014, (FCP). El pasado 17 de febrero, en Santa Clara, Omar Vidal Núñez Espinosa fue detenido junto a otros activistas de derechos humanos. Posteriormente se le sometió a torturas por órdenes de oficiales de la Seguridad del Estado.

Omar y sus compañeros fueron arrestados por efectivos de la Brigada Especial de la policía, cuando se dirigían a la reunión semanal del Foro Antitotalitario Unido (FANTU). Al frente del operativo represor se encontraban el Mayor Osmani, jefe de la Unidad Provincial de Enfrentamiento y el Primer Teniente Reinier Rodríguez Conde.

Por órdenes de estos oficiales los activistas fueron esposados e introducidos en un microbús, donde los trasladaron a unos cinco kilómetros a las afueras de la ciudad por la autopista nacional. Allí los hicieron bajar uno por uno del vehículo para someterlos a una brutal golpiza.

Mientras un guardia lo inmovilizó mediante una llave de estrangulamiento, otros dos lo golpearon con puñetazos y patadas. Los golpes los aplicaron en la cabeza, el torso, los testículos, el musculo femoral y las pantorrillas.

Según refiere Omar, se desplomó en dos ocasiones y a pesar de eso, continuaron la golpiza. Cuando los efectivos de la Brigada Especial terminaron su faena de verdugos, un oficial de la Policía Nacional Revolucionaria reclamó que él no lo había golpeado y propinó un puñetazo por la cabeza.

Luego fue conducido en el carro patrullero 266 para ser abandonado en Circunvalación y carretera a Los Caneyes. Desde allí logró llegar hasta su casa con mucha dificultad.

Tras dos días sin poder dormir por los fuertes dolores acudió al policlínico Marta Abreu donde le realizaron una radiografía que reveló la fractura de dos costillas. El especialista que lo atendió le dijo que una de las costillas rotas estuvo cerca de perforarle un pulmón, lo cual le hubiera ocasionado la muerte.

Omar todavía no se recupera de las lesiones recibidas que aún constituyen seria amenaza para su vida porque pueden provocarle una peritonitis. No obstante, nos manifestó con la sencillez que lo caracteriza: “la violencia no impedirá que sigamos reclamando nuestros derechos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s