Penurias: Un proyecto fallecido en su gestación, Rolando Ferrer Espinosa.

Camino a Vegas Nuevas, Santa Clara, Villa Clara, 4 de abril de 2014, (FCP). La localidad del Camino a Vegas Nuevas tiene un nombre ante el gobierno. El mencionado barrio, está registrado en Planificación Física como: Proyecto Comunitario “Caminos a Vegas Nuevas”, de lo cual los vecinos del lugar no poseen información dada por fuente oficial alguna, más bien se mantienen en la incertidumbre de la desinformación.

En el mencionado asentamiento hacen vida seres humanos, cubanos también, necesitados del amparo gubernamental. Aquí residen más de 90 familias, con grandes necesidades, principalmente económicas; con casas en la mayoría de madera y en mal estado, con el piso de tierra, que precisan de, cuando menos, una reparación.   

Las personas del lugar temen porque los desalojen. En varias ocasiones funcionarios del órgano de vivienda, asistidos por efectivos de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), han amenazado a los allí residentes, con el derrumbe forzoso de las casas, porque según ellos son ilegales. Los moradores han sido víctimas de la imposición de multas por este concepto.

Como el gobierno no quiere legalizar las casas, los residentes, no tienen propiedad de sus inmuebles. La falta de una propiedad los limita de poseer una libreta de abastecimiento, con la implicación de que no pueden adquirir la leche y la ración de carne mensual para los niños, así como los llamados mandados, asignados a cada individuo para el mes.

Además, la falta de legalización de las viviendas impide que se puedan mejorar, reparar, ampliar, o realizar cualquier tipo de construcción, aunque esté a punto del derrumbe. A las casas no se les puede hacer nada, y han sido impuestas varias multas por repararlas sin el permiso estatal. Para acceder a la autorización constructiva de las moradas, se precisa tener la propiedad.

El camino se encuentra en mal estado. Este es un terraplén reparado con la iniciativa y recursos de los moradores. Esta está lleno de baches, con mucho polvo y cuando llueve se torna imposible transitar por él, debido al fango y a las lagunas de agua acumulada en los desniveles del terreno. ¡Cuentan algunos que en Planificación Física reza como asfaltado!

Los vecinos viven con la expectativa de casi un milagro. Existen varias versiones respecto al futuro del barrio, unos dicen que la zona es propiedad de una Unidad Militar y que darán casas en el reparto José Martí. Otros alegan que les reconstruirán a todos en el mismo lugar, y los más realistas ven el peligro de quedar en la calle con familia y todo, pero dicen que darán pelea.

La falta de atención conduce a la proliferación de enfermedades. Las fosas se desbordan y vierten las heces con las aguas albañales hacia el camino, pues los carros que las limpian, de la empresa de acueducto y alcantarillado, no entran al barrio. No se fumiga ni se combaten los roedores, por lo que hay gran cantidad de moscas, mosquitos, cucarachas, ratas y ratones.

Gracias a las “gestiones”, y el esfuerzo de los vecinos, hay agua corriente abastecida por tuberías. Debido a que por años existió el vertedero de basura, cercano a las casas, el manto freático está contaminado, y el agua que se extrae de los pozos, en las casas, no es apta para el consumo humano.

Por falta de la libreta de abastecimiento no se puede optar por los efectos electrodomésticos asignados a los núcleos familiares. La famosa libreta es la forma de controlar la asignación de venta estatal de los módulos para la cocina, del plan de ahorro energético.

Debido al crecimiento demográfico en la población del lugar, ha aumentado el consumo energético. La capacidad del transformador de disponibilidad de energía para la red del barrio es insuficiente y provoca el bajo voltaje, por lo que les corresponde una asignación adicional de combustible, cosa imposible para los moradores, por no tener la referida libreta.

Los servicios de comunicación y transporte son nulos. No hay teléfono comunitario para la comunicación de los vecinos con otros lugares, dentro o fuera del país, solo existen los asignados “por méritos”, para uso particular. Así como que no hay medios de transporte que enlace el barrio con zona alguna de Santa Clara, y en la circunvalación no para ningún vehículo.

La entrada al barrio está precedida por una pancarta en una pieza de hormigón, que dice: “Proyecto Comunitario Camino a Vegas Nuevas”. Nos preguntamos: ¿Es este el anuncio de un proyecto, realmente, o es la lápida de un fallecido en fase de gestación? Quien desee la respuesta, por favor preguntar a los vecinos del lugar.

Camino a Vegas Nuevas, Santa Clara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s