Deporte, Diversión o Negocio, Oscar Luis Milian Reinoso.

Cifuentes, Villa Clara, 11 de abril de 2014, (FCP). Son tres aspectos en lo cuales no sabemos en que se ha convertido en estos últimos años nuestro deporte nacional, la pelota. Muchos acontecimientos han sucedido hasta la fecha, unos publicados y conocidos por los aficionados, otros en secreto por parte del comisionado deportivo de béisbol de Cuba, algunos comentarios que se filtran y pasan a ser noticias entre la población.
Sobre lo ocurrido el 17 de febrero del 2014, en Matanzas, se impuso la injusticia y prevaleció el llamado “pasado de mano”, como decimos en Cuba. A pesar de los reclamos del pueblo, los medios de difusión masiva, nadie de las grandes esferas levantó la mano para esclarecer dichas situaciones, en cuanto al funcionamiento de la Comisión Nacional de Beisbol (CNB).
Todo quedó preparado de antemano para que el equipo de Matanzas con su “intocable” director Víctor Mesa avanzara en el campeonato a una semifinal y final segura. Él tiene el poder que le ha dado el Partido Comunista de Cuba (PCC) para ofrecer a su equipo, estímulos que ningún otro manager puede brindar a sus jugadores más relevantes.
En cambio, jugadores de otros equipos como los del Villa Clara han tenido que emigrar para satisfacer necesidades básicas. Como son los casos de los exiliados Leonys Martín, Dayán Viciedo, Misael Siverio, por mencionar algunos.
En qué se ha convertido nuestro deporte hoy en día, negocio político, tú me das casa, teléfono y hasta una visita a la casa del señor Víctor Mesa en Varadero y bien yo voy a jugar en tu equipo, claro, si soy buen pelotero, quien quita o quizás pueda llegar a la pre-selección del equipo CUBA.
Tanto que se ha criticado el deporte rentado, es decir pagados por empresarios de las Ligas Profesionales, hoy han tenido que recurrir a la salida de peloteros al exterior por otras vías a jugar a las ligas profesionales. Pensamos que la Dirección Nacional de Béisbol y sus funcionarios tienen una alianza, con Víctor Mesa un trato mercantil para favorecer al equipo matancero.
Mientras muchos criticaban que en el béisbol cubano había que “hacer cosas nuevas”, “hay que buscar variantes” o “hay que ser más”. Víctor Mesa dijo en voz alta lo que ellos no se atreven ni se atreverían a decir: Cuba tiene que insertar a sus jugadores en ligas foráneas de lo contrario el famoso techo no va a aparecer.
Bueno, pues no es mala la idea, y tenemos de esa forma la inserción de jugadores en Grandes Ligas. Mataremos varios pájaros de un tiro y elevamos el nivel de nuestros jugadores, y aportaran mucho dinero a nuestra economía lo que permitirá revertirlo en el deporte y por último, se acabarán –o por lo menos disminuirán– la cantidad de atletas que optan por emigrar.
Y por supuesto es que el “intocable” Víctor Mesa debe de ganar el campeonato, para dirigir el Equipo Nacional. Él llevará al que le convenga, ya que tiene potestad para hacer lo que quiera, como pasó con el receptor Ariel Pestano, al cual no convocó al III Clásico Mundial por razones personales.
Es válida la intención de consolidar la base, de jugar más pelota en las escuelas, en los barrios y zonas rurales. Eso es muy bonito, pero ¿dónde está la plata para comprar guantes, bates y pelotas para entrenar? Las áreas deportivas del INDER no tienen recursos.
No sé qué pasará con Víctor Mesa en Cuba. Se expulsan jugadores, árbitros y hasta periodistas; no solo para que siga al frente del equipo, sino para que llegue a ser Comisionado Nacional de Béisbol. ¿Que usted cree?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s