Discriminación y corrupción, Alexander Andrade Guimbarda.

Alexander

 

 

Santa Catalina, Santa Clara, 11 de abril de 2014, (FCP). La situación del transporte público en Cuba cada vez se deteriora más y no se vislumbran soluciones por ningún lugar. Forma parte de la crisis estructural del inoperante sistema socialista cubano.
El pasado 9 de abril tuve que viajar a la capital del país. Lo hice por la Terminal de Ómnibus Interprovinciales ya que el destartalado tren espirituano, que circula los días alternos y que es el modo más económico que tenemos de movernos los del centro hacia la capital de la Isla, no viajaba ese día en esa dirección.
Para viajar por ómnibus hay que realizar la reservación con tres meses de antelación a la fecha de viaje. Por esto mis compañeros y yo tuvimos que anotarnos en la lista de espera. Cerca de las tres de la madrugada ya del día 10 de abril, tuvimos la suerte de abordar un bus hacia nuestra fea, cochambrosa y socialista capital.
Debo señalar que me acompañaban mis hermanos de lucha, pertenecientes al Foro Antitotalitario Unido –FANTU- Nilo Gilbert Arencibia, María Luisa Arango Presival e Isabel Fernández Yanes. A estas dos valerosas mujeres yo las llamo jocosamente las “cantantes de ópera”.
Resulta que –en broma–, se me ocurrió que María es una contralto que interpreta, ante cualquier público, “la ópera El esbirro asesino”, e Isabel, una mesosoprano que le “canta las 40 verdades” a cualquiera y también “la zarzuela Abajo la dictadura”. Esto me mantiene a salvo de los oficiales de la Seguridad del Estado, pues a ellos no les gusta la ópera ni la zarzuela.
En la capital me informaron que deberé pagar una cuantiosa suma de dinero para poder escapar de las garras del cruel que me arranca el corazón con que vivo. Por supuesto que si: la pérdida de un esclavo debe tener una compensación económica, aún cuando se trate de un esclavo tan cimarrón, como lo soy yo.
Realizadas todas las diligencias que teníamos que hacer, nos apresuramos a tratar de regresar a nuestra deprimente Santa Clara. Nos dirigimos a la terminal La Coubre para anotarnos en la lista de espera, la cual estaba atestada de gente.
Con nosotros se encontraban los Beltrán –padre e hijo– hermanos de lucha y coterráneos de nuestro espirituano compañero José Ramón Borges. A mi se me ocurrió tomar unas imágenes del diálogo que sostenían mis compañeros y de paso del tumultuoso público que repletaba el espacioso inmueble.
Entonces fue que apareció un corpulento moreno que se presentó como el jefe del grupo de in-seguridad de la terminal y acto seguido me dijo que tenía que acompañarlo a su oficina. Al yo inquirir la razón del asunto, me informó que violaba una disposición que prohíbe la toma de imágenes en ese establecimiento.
Cuando comenzamos a discutir sobre la validez de tal disposición, mis compañeros se percataron de la situación y empezaron a cuestionar la postura del individuo, también algunas personas del público le manifestaron su desacuerdo. Precisamente estos dijeron que cómo los extranjeros si podían tomar fotografías y los cubanos no.
El sujeto se vio superado y comenzó a batirse en retirada, mientras alegaba que él comprendía que la situación del transporte está muy difícil, pero que eso no era culpa de nadie y que lo único que pedía era que no se tomaran más fotos. Nosotros accedimos a guardar la cámara, pues estábamos satisfechos con el material filmado.
Después que este funcionario desapareció de nuestra vista, para no dejarse ver más, todos los presentes coincidimos en que lo que encubría su conducta era temor. Lo que le preocupaba al tipo era que las imágenes captadas pusieran al descubierto la corrupción de los que prosperan a costa de las necesidades del pueblo.
También hubo consenso en cuanto a que la falta de libertad y la discriminación que sufrimos por el mero hecho de ser ciudadanos cubanos, unidas a la corrupción de los empleados públicos, son resultado de un régimen injusto y perverso que solo funciona bien para los que tienen el control político del país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s