Tirarse con la Guagua Andando X y final, Guillermo Fariñas Hernández.

Coco

 

 

La Chirusa, Santa Clara, 18 de abril del 2014, (FCP). Su tercera y juramentada prioridad la podía ejecutar con su antiguo compañero de prisión, el proxeneta, quien ya había sido puesto en libertad y continuaba en sus mismos menesteres. Este mantenía relaciones con varias jineteras que laboraban para él en Italia y le decía todo lo que sucedía con su hija.

De este modo fue que pudo conocer, que a su vástaga le iba muy bien con su esposo, un próspero empresario en Milán, con sucursales de distintas industrias en varios países de Europa y Asia. Además sus negocios se extendieron por China y Malasia, razón por la cual su yerno ya poseía una solvente cuenta en un banco suizo.

Conoció algo importantísimo para su tranquilidad como padre a distancia, pero padre al fin y al cabo, que lo llenó de mucha satisfacción, y fue que su única descendiente lo había convertido en abuelo. Ahora su hija era madre de dos nietos pequeños de Caja Quinta, nombrados Vittorio y Fabrizzio, de 6 y 4 años de edad respectivamente.

El amigo tras las rejas por proxenetismo le llegó a conseguir hasta las fotografías de sus nietos, las fotos de sus cumpleaños donde aparecían su hija, un poco más gorda de como la recordaba, y hasta de su yerno italiano. En estas gráficas se veía incluso su exesposa, ahora devenida en toda una avezada gerente de tenderas  en Milán, quien no quería conocer nada de medicina en Italia.

Por una antigua prostituta, devenida esposa de otro compatriota de Giuseppe Garibaldi, Caja Quinta conoció, que ambos nietos eran muy sanos en cuanto a salud física, pero portadores de una fuerte tendencia a la agresión a sus coetáneos. Él se sintió orgulloso de estos niños por los que corría su propia sangre, pues mantenían la belicosidad que lo caracterizaba.

Él se conformaba con conocer de la prosperidad de su hija, nietos y yerno, pues creía que jamás podría intercambiar personalmente con ellos. Lo que ocurría con sus consanguíneos en la alejada y solvente Madre Europa, para él constituía toda una catalización a su compulsión de dañar con recurrencia a la Revolución Cubana, por lo que la ejecución de sabotajes aumentó.

Una noche tocó a su puerta un enviado desde Italia, no tuvo necesidad de presentarse, lo conoció por las fotos, era su yerno. Lo trató con mucho respeto y le informó, que se hallaba en Cuba por  trabajo. Supo que el esposo de su hija era uno de los participantes en la Feria Internacional de La Habana y se había tomado la molestia de viajar desde la capital, solo para conocerlo.

Salieron a pasear en medio de la madrugada por algunos sitios en Santa Clara, donde se paga en divisas libremente convertibles, ambos aprovecharon para hablar sobre su hija y nietos, los negocios y cómo se vivía en Italia. A Caja Quinta, a pesar de ser una persona desconfiada por naturaleza, le pareció que su yerno era una persona sincera y correcta.

La principal intención de toda esta visita, era que el abuelo fuera a conocer y visitar a sus pequeños nietos nacidos en Italia. Este sorprendido le preguntó: “¿Y está de acuerdo mi hija, con que yo vaya a ver a sus hijos?”, el italiano le respondió: “¿No sé aquí, pero de donde yo vengo suegro, todo se acuerda en familia y yo no estuviera con usted, si mi esposa no lo aprobara?”

Lo que más le gustó del italiano, fue que confesó ser un anticomunista acérrimo, debido a que su bisabuelo, quien fuera militante del Partido Comunista Italiano, y fue a trabajar a la Unión Soviética en 1921, allí terminó exterminado en un GULAD. Desde ese momento toda aquella familia de la que formaba parte su yerno, repudió cualquier cosa que oliera a doctrina comunista.

Al terminar la plática familiar, el esposo de su hija le dejó cerca de 2000 euros, para que comenzara a hacer los trámites migratorios como visitante. El ex veterano de Angola tomó una determinación interna, pero crucial para la silenciosa lucha contra el castro-comunismo que llevaba a cabo que consistió, en negarse a permanecer en el extranjero de un modo permanente.

Era su deber moral seguir con los sabotajes. Y se dijo: « […] saldré y visitaré Italia, esto me dará una cobertura frente a las sospechas». Antes de ir a sacar su pasaporte en Inmigración y Extranjería, se murmuró: «Voy a viajar y coger combustible para poder seguir batido contra esta farsa de gobierno y cuando regrese de ver a los míos, es para tirarse con la guagua andando».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s