Como un remake de misión imposible, Héctor Darío Reyes.

hector dario

Vigía Sur, Santa clara, 2 de mayo de 2014, (FCP). Comedor universitario. Interior. 12:00 pm. Toma 1!acción!

En mi mente, una idea: “almuerzo, luego éxito”. Aquí comienza la primera escena de la película del día universitaria, y lo hace con una máxima shesperiana: “Entro o no entro…! Al comedor!” Homero comprueba el espanto de sus musas al ver la Odisea de la cola, que no envidia a “La Guerra de las bandejas” Hace presencia Indiana Jones, cuando empieza “La búsqueda de la cuchara perdida

Aquí no termina. La mirada escrutiñadora de “la tía” te ve como un agente de aduana que busca en tu rictus indicios de posesión de drogas, como en un “Traffic”. Llegas, y unas manos sin rostro de “El hombre invisible” te sirven. Imaginas un suculento bocado. !Hambre traicionera! De nuevo chícharos.

Toma 2. Me siento Alicia Alonso atravesando el lago de los chícharos antes de llegar a un sitio vacío. !Cuidado! “La Cosa”, dulce con pegamento Cola Loca de ingrediente puede dejar adherida la bandeja a la mesa. Almorzamos mientras suena el vuelo del moscardón (arrullador psszzz de moscas y guasasas) Ni las bandas sonoras de Ennio Morricone en los western siguen un solo de vientos con tal molestia.

Mientras, veo entre los efectos histriónicos de mayor prestigio, lastimeros rostros perrunos que impacientan por un bocado. En suspense, les brindo del menú, y ruego que la asociación protectora de animales no me culpe por la muerte de uno de sus ejemplares con una ingestión de picadillo de… sabrá Disney qué. ! Eureka, ya sé porqué Todos los perros van al cielo!

Toma 3. Exterior. 2:00 pm

Diezmado el team de producción, va en busca de refuerzos. Tantas opciones no pueden estar equivocadas, y entre estas, una que no deja de rodar, la ¿pizza?, con sus galas de déficit de ingredientes e higiene sobre la alfombra sucia. Estrella del cine gore. ¡Oh, pizzas!, ¿Cómo olvidar su Premio Oscar por los efectos visuales, como en Cariño he encogido a los niños !qué arte el del pizzero!

Toma 4. Final.

Pasada la jornada de película no dejo de pensar en las secuelas de los próximos almuerzos. No sé si llegaré al próximo filme. Por eso, aunque lo haga diariamente, no dejo de afirmar que, almorzar en la Universidad Central de Las Villas, es una “misión imposible”, peor que la de Hollywood. ¡Sufre Tom Cruise!, en materia de cine de bajo presupuesto nos llevamos el premio de Sundance. ! Qué Gibara de qué

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s