Don, a quien Quijote merece, José Luis León Pérez.

Leon

«La pluma es la lengua de la mente…»

Miguel de Cervantes Saavedra

El Gigante, Santa Clara, Villa Clara, 25 de abril, (FCP)¿Por qué Día del Idioma? El Día del Idioma Español es un homenaje a la memoria del gran escritor Miguel de Cervantes Saavedra (aprobado el 13 de octubre de 1946) quien murió el 23 de abril del año 1616 y cuya novela El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha está considerada la obra cumbre de la lengua española.

La profundidad del personaje ha hecho que “Don Quijote de la Mancha” se convierta en el símbolo universal de nuestra lengua materna. Por haber creado una serie de personajes en los que caben los defectos, las virtudes, las debilidades y aspiraciones de la vida humana, Cervantes mereciese el título de “Príncipe de los Ingenios Españoles”.

Muchos críticos han descrito este libro como la primera novela moderna y una de las mejores obras de la literatura universal; además de ser el libro más editado y traducido de la historia, solo superado por La Biblia.

Precisamente, el novelista, poeta y dramaturgo español Miguel de Cervantes Saavedra renovó un género, la novella. Esta se entendía entonces, a la italiana, como relato breve, exento de retórica y de mayor trascendencia. Su influencia en la literatura universal ha sido tal, que la misma lengua española suele ser llamada la lengua de Cervantes.

De su obra literaria se reconoce que entre los años 1581 y 1583 escribió La Galatea, su primera obra literaria en volumen y trascendencia. Publicada en Alcalá de Henares en 1585. Hasta entonces sólo había publicado algunas composiciones en libros ajenos, en romanceros y cancioneros, que reunían producciones de diversos poetas.

La Galatea apareció dividida en seis libros, aunque solo escribió la «primera parte». Cervantes prometió continuarla; sin embargo, jamás llegó a imprimirse. En el prólogo la obra es calificada como «égloga» y se insiste en la afición que Cervantes ha tenido siempre a la poesía.

Entre las dos partes del Quijote aparecieron, en 1613, las Novelas ejemplares, un conjunto de doce narraciones breves, compuestas algunas de ellas muchos años antes. Su fuente es propia y original. En ellas explora distintas fórmulas narrativas como la sátira lucianesca, la novela picaresca, bizantina o, incluso, la novela policíaca.

De algunas de ellas, como por ejemplo El celoso extremeño, se conserva una segunda redacción testimoniada por el manuscrito llamado Porras de la Cámara, descubierto en el siglo XIX. Solo esta colección de novelas habría podido en sí misma haberle creado un puesto muy destacado en la historia de la literatura castellana.


La crítica literaria también fue una constante en su obra. Apareció en
La Galatea, en el Quijote y a ella le consagró el Viaje del Parnaso (1614), extenso poema en tercetos encadenados. En 1615, publicó ocho comedias y ocho entremeses nuevos, nunca representados, además, de El trato de Argel, quedó inédito hasta el siglo XVIII.

Un año después de su muerte, vio la luz la novela Los trabajos de Persiles y Sigismunda, cuya dedicatoria era para Pedro Fernández y Andrade, VII Conde de Lemos. A quienes también dedica la segunda parte del Quijote y las Novelas ejemplares, firmadas apenas, dos días antes de morir.

Numerosas esculturas e instituciones dedicadas a guardar su memoria existen en el mundo. Claramente, el Día del Idioma Español está organizada por el Instituto Cervantes para celebrar el español como lengua internacional, y para rendir homenaje al novelista, poeta y dramaturgo español.

A pesar de los esfuerzos que se hacen a niveles internacionales, que cada país hispanohablante utilice el idioma lo mejor posible, no se ha logrado alcanzar los objetivos propuestos. Es verdad que el castellano cambia como resultado del maltrato a que se le somete actualmente. Esto es debido a que los idiomas no son estáticos.

Cada región tiene sus características propias, y de ellas nacen para y desde cada una, nuevas palabras, nuevas voces, nuevas maneras de decir. Las jergas juveniles, por ejemplo, hacen a diario ampliar el léxico del idioma español; asimismo, las palabras se adaptan a las regiones y las personas le aportan nuevas definiciones.

Sin embargo, el movimiento y dinamismo del idioma, por ninguna razón deben estar reñidos con su uso correcto. Y aún más, con el deber y el derecho que tenemos todos de cultivarlo y cultivarnos, como símbolo inequívoco de nuestra instrucción y de nuestra cultura.

Sin obviar su esencia, tratemos todos de que el árbol de nuestro idioma español, ese que ya cuenta con más de 450 millones de hablantes en el mundo, no tenga que crecer torcido. Es y será el primer legado a nuestros hijos.

Del ánfora del “Manco de Lepanto”

  • Encomiéndate a Dios de todo corazón, que muchas veces suele llover sus misericordias en el tiempo que están más secas las esperanzas.

  • Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.

  • La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s