La Cloro Sosa de Sagua: un infierno de nadie, Oscar Luis Milian Reinoso.

Oscar Luis

Cifuentes, Villa Clara, 23 de mayo de 2014, (FCP). En la Empresa Cloro Sosa ubicada en el municipio de Sagua la Grande provincia Villa Clara, se ha dado hace más de un año, una situación inusual. Gran parte de sus trabajadores que hace tiempo laboran allí y son claves para la elaboración de productos químicos, piden la transportación hacia sus residencias.

Estos viven fuera de la municipalidad referida, una mayoría es del Batey Mariana Grajales, del localizado en el municipio Cifuentes, estos solicitaron un trasporte que los llevaran y los trajeran de regreso. 24 trabajadores firmaron una carta al Consejo de Estado de la República de Cuba, que les cedieran un vehículo, ya que ellos trabajan en distintos turnos horarios de 12 horas.

Los laborantes de esta fábrica deben de viajar más de 20 Km en bicicleta, bajo sol, lluvia, sereno u otras inclemencias del tiempo. Todos los accesorios para los ciclos son costeados por sus propios medios; es decir gomas, cadenas y rodamientos para sus bicicletas, pues la fábrica sagüera no le facilita estos aditamentos para su transportación.

La respuesta del Consejo de Estado fue a la Dirección de la Empresa, sugiriéndole una solución con recursos propios de la entidad, además de los directivos, también se reunieron con los implicados, el Partido Comunista de Cuba (PCC) y Sindicato Oficialista. Ellos solicitaban un tractor con carreta para trasladarse y los dirigentes se comprometieron a viabilizar estos reclamos.

Pasó más de un año y no se ha hablado más del asunto, toda una falta de respeto por parte de la Sección Sindical y el PCC a estos asalariados. Estos organismos lo único que hacen es recoger su bonificación mensual por trabajador. La Empresa tiene un transporte, que llega hasta el poblado de Sitiecito y alternativamente pidieron llegara al entronque del batey y tampoco fue concedido.

Ellos con la insatisfacción que han acumulado, no saben a quién dirigirse. En enero del 2014, entraron 15 motos eléctricas, y solo una se le asignó a un trabajador del batey, y por ser Jefe de Turno. Las restantes fueron entregadas a jefes residentes en el mismo municipio, que son utilizadas con fines de uso particular, ya que estos poseen transporte.

Hay muchos problemas con los trabajadores respecto a su atención, en todos los diciembres se le vendía una serie de productos a los que laboran allí. Como alimentos, aseos personales, ropas, zapatos y productos químicos elaborados por ellos mismos. Esto se ha perdido, no sé por qué, ya que se juegan la vida por la alta contaminación que existe y el peligro que hay en esa Empresa.

El pasado diciembre del 2013, no hubo este estímulo, se planteó que la Nueva Política de Estimulación del gobierno implantada por el dictador Raúl Castro, así lo orientaba. Es que, hay que eliminar las gratuidades dadas por el Estado durante años. O es que, el (des)gobernante Castro llama “gratuidades”, a alguien que desde hace 54 años produce para el sistema socialista.

Una planificada reparación capital para el mes de marzo del 2014, que jamás se realizó, por falta de recursos financieros. En las que serían beneficiadas las áreas de mayor peligrosidad para los operadores de celdas eléctricas, donde estos se fabrican productos de alta toxicidad para la salud humana, los obreros de la Cloro Sosa se dieron cuenta al fin del cinismo de las autoridades.

Al no efectuarse la prometida reparación capital, que les protegería sus vidas y salud, todas las instancias le recordaban a estos laborantes diarios, que la Empresa no era “rentable”. A lo que ellos respondían: “Nosotros no tenemos culpa alguna de que esta Empresa no sea rentable, ya que es la única en el país y la segunda en Latinoamérica y el gobierno no la ha priorizado nunca”.

Actualmente hay un éxodo de muchos trabajadores, que se niegan a laboral en una fábrica que fue ejemplo de atención al obrero, el cual hace mucho se derrumbó. Donde muchos jóvenes ansiaban tener un empleo en la Cloro Sosa y ahora por la falta de personal; los jefes de turnos y tecnólogos han tenido que asumir como simples Operadores de Planta.

Se pudiera resumir, los dirigentes de la Cloro Sosa, sí dirigen bien, serán los menos, pero los operadores siempre no beneficiados, sí son imprescindibles. Se necesita un análisis profundo y crítico a los administrativos, sindicales y políticos en este grupo empresarial. Estamos convencidos que los obreros no tienen la culpa, los de arriba tapan el sol con muchos dedos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s