La última canción de Arjona. Teoría para un rumor de muerte, Héctor Darío Reyes.

hector dario

Vigía Sur, Santa Clara, Villa Clara, 16 de mayo de 2014, (FCP). Ricardo Arjona no tiene nada que ver con Ariel Pestano. El músico guatemalteco debe saber sobre béisbol lo que el estelar receptor del Villa Clara sabe de componer canciones. Sin embargo, estos dos tipos tienen algo en común. Ambos fueron noticia de obituarios con poco tiempo de diferencia.

Y es que hace ya un buen tiempo rodó por toda La Isla que el autor del taxi murió repentinamente a causa de un infarto, por excesos de drogas, alcohol, y sexo; esos excesos que todos quieren tener y por los que nadie quiere morir. El caso fue que los cubanos se enteraron del “chisme” y hasta lo lloraron.

Ariel Pestano, ha sido protagonista de varias controversias. Que si le usurparon su puesto en el III Clásico, que si es el mejor –o no– en su posición. Lo real es que también “estuvo” en “el más allá”. Por lo menos en bolas que corrieron con la nefasta noticia de que había muerto en un accidente de tránsito.

Por entonces, el beisbol y la canción vestían de luto. La redacción del periódico Vanguardia, de Villa Clara, recibió llamadas de aficionados que cuestionaban y preguntaban la veracidad de la noticia, y alguno hasta lo sentía. Ni excesos, ni accidentes; ambas figuras estaban vivitas y coleando; en lo suyo.

Sobre el tema, otros rumores afirman que alguien que se aburría mucho, echó a andar el rumor con ayuda de twitter, y como buen ciberpunk lo hizo para sabotear el portal de los twitt o mensajes cortos que, en 140 caracteres comentan o informan algo. Algo que también puede ser un rumor, una mentira…

Ese mismo “alguien” instó a los cibernautas a crear sus propias informaciones imaginarias para, entre otros fines, contrarrestar la labor de los Mass Media corporativos, misión que difunden gruposciberpunk y anarkotecnológicos. La supuesta muerte del cantante fue Trending Topic en varios países de América.

Si fue cierto, si logró sabotearlo o no, no lo sabemos; pero sí echó a correr una bola que, a decir verdad, en Cuba no es difícil hacerle eco. Sobre todo porque la velocidad y la distancia que alcanza el rumor, no es explicada por aquella que tiene entre sus funciones, exponer todo lo que acontece: La prensa oficial.

La única nota sobre la muerte de Arjona aparece en Cubadebate, en febrero de 2010. Este sitio no aclaró la supuesta muerte de Pestano. Cubadebate es un sitio oficial en intranet, con buen acceso, pero igual de difícil conexión porque ¿cuántos cubanos “de a pie” tienen acceso real a intranet y a Cubadebate?

Según la Real Academia de la Lengua Española, un rumor es una especulación no confirmada que se intenta dar por cierta, y que condiciona el comportamiento general por encima de la objetividad. Al no ser contrastado, se extiende. Para eso también se oficializa la prensa, para que de manera gubernamental, elimine los rumores.

La forma más usada de extensión ha sido siempre el “boca a boca”. Son la prensa y los gobiernos, los encargados de verificarlos, comprobarlos, exponerlos o explicarlos. En Cuba el sistema “boca a boca” o “radio bemba”, es el que más se adecúa a la cotidianidad por la evidente censura –y autocensura– estatal.

Desde su aparición, la democracia digital de la WEB ha sido heraldo de rumores y errores que pueden minar la objetividad, que se presta para inventos de teorías y rumores, sin ápice de objetividad. Sin embargo, esta no debe buscarse en la forma, ni en el tema, sino en la fuente y en la firma.

Los rumores transmiten con eficiencia la información social ya que son potenciales manipuladores de personas que tienden a ajustar su propia visión del mundo a la percepción que éste tiene de los otros. Si las instituciones encargadas de esclarecerlos toman actitudes silenciosas, el rumor habrá vencido.

Nuestro sistema está dirigido por cuadros desentendidos de prensa y programación. Ciertas noticias son consideradas cotilleo “extranjerizante” en la letanía de tabloides y programas de radio y TV, que no ponen atención a gustos de lectores, oyentes y televidentes, así es normal la génesis de un rumor.

Mucho tiempo después, me preguntan nuevamente si Arjona está muerto, o no. Y menos mal que Pestano vive en mi barrio, sino… Mientras, muchos no supieron del rumor, otros lo oyeron “de chiripa”, y otros intentaron ahondar más en el tema, hasta que tropezaron con la barrera de la información.

Y aunque ya existe la posibilidad de que los cubanos “accedamos” legalmente a Internet en una serie de sitios estatales, hay una realidad invariable. Es un abuso latente a resolver. A 4,50 CUC la hora de navegación se hace casi tan difícil como que mañana yo me vaya en un crucero al Mar Adriático.

Mientras, Twiter, Facebook, Yahoo y hasta Wikipedia, seguirán siendo blanco de ciberpunks que intentarán sabotearles con la creación de rumores de este tipo. La parte buena es que no nos enteraremos; la mala es que, como los medios oficiales de prensa no se interesan en estos temas, no sabremos la realidad.

Nunca conoceremos cómo empezó todo, ni cómo terminará. Si fue juego o treta. Tal vez imaginemos a Arjona en su ataúd, rodeado de flores. El pobre, pasó a mejor vida. Como la libertad de prensa en Cuba. Y es que ser informados de forma oficial y eficiente sobre todo, es un derecho –inaccesible– que tenemos todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s