Nuevos desafíos que encara la humanidad, Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 30 de mayo del 2014, (FCP). Con la llegada del siglo XXI, la humanidad entró en una fase impetuosa de su desarrollo histórico. Una oleada de innovaciones tecnológicas en la informática, las telecomunicaciones y las ciencias biológicas, transforman la vida de los pueblos. No obstante, lo anterior, aún persisten fuerzas que obstaculizan el desarrollo normal y ordenado de estos avances científicos.

Hay que vivir abrazados a la verdad y respetar el derecho como lo proclamara nuestro Apóstol José Martí, de ser honrado, y a pensar y hablar sin hipocresía. Qué difícil es que muchos gobiernos entiendan este precepto martiano, incluido el que gobierna de forma dictatorial, por más de medio siglo el suelo de la Patria que abonara con su sangre el maestro.

La verdad es relativa, y respeto absolutamente al que en su derecho discrepe de esta concepción filosófica. Existen evidencias irrebatibles que confirman esta aseveración, los ejemplos en el campo de la economía, la política, y en las ciencias en general, así lo demuestran. Durante años nos han sometido a noticias distorsionadas y análisis falseados de la realidad.

Empecemos por desmontar las mentiras y sacar a la luz esas verdades relativas, que muestran su veracidad ante los acontecimientos vertiginosos que se suceden en forma indetenible. En ocasiones escuchamos a Evo Morales, Nicolás Maduro, Daniel Ortega, Rafael Correa y a Raúl Castro, trasnochados defensores del Socialismo, blasfemar contra el capitalismo.

Estos mandatarios, desesperados por sacar a flote sus economías y darle fin a la pobreza que invade a sus países sin el concurso de la propiedad privada, persisten en ignorar las enseñanzas de la Historia. Ciegos por sus ideas antinorteamericanas, culpan a estos de los constantes fracasos en el logro de sus objetivos económicos y sociales.

Con frecuencia describen a los Estados Unidos como una economía “capitalista”, termino este que fue acuñado en el siglo XIX por el teórico alemán Carlos Marx, creador de la doctrina marxista. Plantea en sus manuales, que este sistema se basa en que un pequeño grupo de personas que controla grandes cantidades de dinero y toma las decisiones más importantes.

Marx y sus seguidores creían, y hoy muchos creen, que las economías capitalistas concentran el poder en manos de acaudalados hombres de negocios cuyo principal objetivo es la ganancia. Por otra parte, según ellos el socialismo concede mayor control al gobierno, el cual tiende a aplicar una distribución igualitaria de los recursos.

Verdades relativas, no absolutas. Si alguna vez existió el capitalismo puro descrito por Marx, hace mucho tiempo que desapareció. En los Estados Unidos y en muchos otros países el gobierno ha intervenido en sus economías para limitar la concentración de poder y atender muchos de los problemas sociales asociados a los intereses privados fuera de control.

Muchos economistas y politólogos internacionales, describen la economía estadounidense como una economía mixta, en la que el gobierno desempeña un papel importante junto con la empresa privada. Oscar Espinosa Chepe en su análisis y propuesta de la situación cubana y el camino para salir de la crisis, propone la creación de una economía mixta para la Cuba del futuro.

Un desafío histórico en la actualidad es planteado a muchas naciones de los tres continentes. ¿Cómo salir del subdesarrollo, del atraso y de la miseria que sufren los países del Tercer Mundo? Es recomendable copiar las experiencias que ofrecen las economías de Corea del Sur, Singapur, Taiwán, Chile y el caso más cercano en esta área del Caribe de Trinidad y Tobago.

Hasta ahora, el recetario ideológico convencional para acabar en América Latina con el atraso, la pobreza y la desigualdad ha perdido toda capacidad de convocatoria. Los máximos dirigentes del totalitarismo cubano, no pueden proponer en serio, como fórmula capaz de mover a las masas del continente, otra reforma agraria, otra nueva nacionalización y una economía centralizada.

Triste ha sido la nefasta experiencia que ofrecen los dirigentes cubanos a los pueblos del continente, sobre el manejo de los recursos de la nación. La demagógica Actualización del Modelo Económico, no constituye la respuesta adecuada a los desafíos actuales, pues estos exigen mayores libertades económicas y políticas, lo que implica la eliminación del sistema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s