El hombre nuevo de la revolución: Una bestia, un animal inhumano, (final), Alexander Andrade Guimbarda.

Alexander

Santa Catalina, Santa Clara, 20 de junio de 2014, (FCP). Cuando las turbas fascistas ofenden y agreden a los patriotas que de forma pacífica reclaman los derechos del pueblo cubano, ponen en evidencia la falta de ética y de razón del régimen castrista. La frase, tenemos un Comandante que le ronca los cojones, es muy elocuente: es lo único que tienen.

Y ni tan siquiera eso, pues el vetusto dictador esta en un estado de bochornosa decrepitud, la cual se refleja en la desmoralización cada vez más creciente de sus partidarios. Pero esta frase vulgar resume muy bien la mentalidad de la pandilla que detenta el poder en Cuba y la de sus esbirros.

En esencia, demuestra que no es la razón, el derecho o la justicia, sino la violencia y la mentira lo que les ha permitido mantenerse en el poder durante tanto tiempo. A eso le rinden culto.

Oficiales de la Seguridad del Estado como Yunior Monteagudo Reina son paradigmas de esta mentalidad. Él mismo se define como una bestia, un animal inhumano. Siempre presto a golpear y abusar de hombres y mujeres pacíficos e indefensos. Esta es la ética del hombre Nuevo creado por la mal llamada revolución cubana.

Nadie debe confundirse y pensar que pudiera tratarse de un rudo oficial de la policía que tiene que tratar a diario con violentos criminales. Él nunca ha tenido que lidiar con esa clase de gente.

Las personas que abusa y agrede este sujeto, son pacíficos ciudadanos que practican la No Violencia como método de lucha para reclamar sus derechos pisoteados por un régimen tiránico que ha hundido a su país en la ruina y al pueblo cubano en la miseria.

Cuando, ante las agresiones, ofensas, torturas y vejaciones de que son víctimas los activistas prodemocráticos, algunos increpan a sus verdugos llamándolos esbirros criminales y asesinos, ah, pues Yunior se siente muy ofendido. Según este individuo esto es una falta de respeto a la muy “digna” oficialidad del Ministerio del Interior.

Personajes como este no deberían andar libres por las calles de ninguna ciudad del mundo, codeándose con personas, como si se tratase de alguien respetable. Tipos como él deberían estar recluidos en una prisión de máxima seguridad, entre los criminales más feroces y violentos, entre bestias inhumanas y salvajes.

Un lugar como ese, donde tienen su hábitat natural esa clase de bestias, es el correcto para fulanos como este. Así, las personas que vivimos en sociedad, que incluso, tratamos con nuestros modestos esfuerzos de contribuir a su mejoramiento, no tendríamos que vivir con el temor de ser torturados por tales bestias inhumanas.

Además, habría que ver si en ese ambiente es realmente un tipo tan rudo. De lo que estoy seguro es que allí nadie le va a faltar el respeto. En esos lugares las cosas son más serias.

Esperemos que si un día se hallara en esa situación, nosotros que si somos muy humanos y humanitarios, no tengamos que correr con Yunior para la enfermería porque le subió la presión al muy… hipertenso. En fin, que no le pase lo que a Fidel Castro por culpa de George Walker Bush.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s