La triada del control social: Envidia el ardid para detener la democracia, Guillermo Fariñas Hernández.

Coco

La Chirusa, Santa Clara, 27 de junio del 2014, (FCP). En esta siempre enrarecida sociedad totalitaria se cuenta con una triada de sentimientos, con los cuales se logra, en gran medida, el Control Social de los cubanos. En este trabajo intentaremos explicar al último de estos sentires, pues con los dos anteriores ya lo hicimos.

La Envidia, como emoción personal ayuda a todos aquellos que detentan el Poder Político en esta Isla, a que a los poderosos les sea muchos más fácil reprimir a sus gobernados. Debido a que si los cubanos de a pie solo se dedican a cuestiones sobre la prosperidad material de sus iguales, jamás intentarán cuestionar las prebendas de los funcionarios o altos dirigentes.

Según el Diccionario de La Real Academia de la Lengua Española (DRAE), el concepto de Envidia es el siguiente: “(del latínInvidia) // 1. Tristeza o pesar del bien ajeno. // 2. Emulación, deseo de algo que no se posee. // 3… comerse a alguien de la envidiaFrase Coloquial, estar poseído de ella”.

Pero si recurrimos a la visión de una de las Ciencias Sociales como es la Psicología, respecto a esta emoción, un erudito en esta especialidad, como el doctor en ciencias psicológicas Armando Pérez Yera acota: «El sentimiento de envidia en un sujeto psicológico es ante todo un complejo de inferioridad, que implica el deseo de ser poseedor de algo que otro sujeto tiene».

Lo esencial es saber, que los sujetos sociales que conviven en una sociedad como la nacional, son portadores de este sentimiento y no porque supuestamente se “construya el socialismo” este desaparece, al contrario el mismo se incrementa. El castrismo ha logrado que los ciudadanos cubanos se envidien con mayor fuerza y profundidad.

Productivamente, el Socialismo de Estado, que se ha intentado instaurar en este Archipiélago o en otros países, siempre acarrea consigo una desmotivación laboral. Porque las necesidades y carencias materiales son cada vez más insatisfechas, pues la Productividad del Trabajo disminuye, en primer lugar, porque mediante el trabajo no se obtienen bienes honestamente.

Y aunque los medios oficialistas del castrismo siempre cacarean respecto a la importancia de trabajar y ser productivo en el mismo, en la praxis se usa este Valor Social como un medio de fiscalizar a la ciudadanía. Los cubanos comprenden que aparentar ser un buen obrero, sea manual o intelectual, es una manera de sobrevivir.

Cuando en un contexto social como el nuestro la satisfacción de las necesidades materiales, que siempre conllevan a las espirituales, no es posible a través del honesto laborar, entonces se arraiga la fruición. Ya que los sujetos sociales tienen que verse obligados a acudir a otras maneras de lograr satisfacerlas, que por lo general no tienen nada que ver con trabajar.

El liderazgo castrista como forma cínica de mantenerse a toda costa en el Poder Ejecutivo de la Nación, hace casi dos décadas planteó en un discurso del hoy enfermo Fidel Castro: «Necesitamos las divisas convertibles de los compatriotas cubanos que residen fuera del país, pues con estas es que solo podremos sacar adelante al país y diversificar nuestra economía…».

Si agregamos, que los detractores del régimen político en el poder acceden a remesas familiares en divisas libremente convertibles, venidas del anticastrista exilio, mientras la inmensa mayoría de los castristas no, entonces se da el caldo de cultivo idóneo, para que prospere La Envidia. Donde los seguidores de los hermanos Castro se sienten en una posición de inferioridad.

Pues, los partidarios del fidelismo por miedo son incapaces de enfrentarse públicamente a su máxima dirigencia, puesto que conocen perfectamente, que estos líderes suelen ser mucho más crueles al reprimir a sus antiguos partidarios. En Cuba se conoce que el castigo del castrismo hacia los “conversos” se redobla a modo de escarmiento y profilaxis.

Es por eso, que los castristas como buenos simuladores que son, prefieren dedicarse a sacar a la luz pública, criticar y hasta agredir, a todos aquellos que se beneficien con las prebendas materiales que provienen de la diáspora. También tenemos entre los denunciados sobre los cubanos corruptos, a los que viven de robar desde sus cargos dentro del Estado.

Aunque los castristas traten de disimular, que sus informaciones a las autoridades competentes en cuanto a los beneficios materiales las hacen por convicciones ideológicas. Estas posturas ya no engañan a nadie, incluso ni a ellos mismos, debido a que ellos se encargan de explicar, que lo hacen o lo hicieron, solo porque los otros tienen, lo que ellos no pueden.

Todos comprenden, dentro de la Cuba contemporánea, que para mantener separados a los cubanos y cubanas con la exacerbación de este insano sentimiento se necesita multiplicar el rencor. Puesto que ellos obtienen la atomización social generada por la codicia insatisfecha entre los compatriotas y la envidia solo es un alevoso ardid para detener la democracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s