El duro tema de transportarse en las montañas. Héctor Darío Reyes

hector dario

Vigía Sur, Santa Clara, Villa Clara, 11 de julio de 2014, (FCP). A 771 metros sobre el nivel del mar, Topes de Collantes es un parque natural regentado por la empresa turística Gaviota, y alberga además tres comunidades montañesas y un sinnúmero de aislados campesinos que viven de la agricultura.

En este sitio “paradisiaco” es difícil el transporte. La población “resuelve” con carros de turismo. Pero estos no están obligados a prestar servicios a los topeños, los cuales se inmovilizan irremediablemente.

Los vecinos se quejan de que «la escuela no tiene clases porque no vienen los maestros, porque no hay transporte. La papa se echa a perder en Trinidad y no llega a Topes, por falta del transporte».

Hay un carro destinado a la población que se usa para todo. Transporta materiales de construcción, equipamiento técnico, mercancías y hasta personas a la playa. Entonces, la población de Topes se queda inmóvil, paralizada.

Otras comunidades cercanas, como Tres Palmas, Puriales y Felicidad también dependen de ese camión. «Si alguien tiene un turno médico en Trinidad, lo pierde porque a otro se le ocurrió poner dicho camión a “tirar pasaje” para la playa» dicen los lugareños.

El tema afecta a las producciones agrícolas del lomerío, las cuales se pierden y no son aprovechadas ni por los mismos productores que esperan que la Empresa de Acopio, de Trinidad envíe por estas antes de que se pudran del todo.

En Topes, los productores de cinco cooperativas agrícolas cosechan cada mes. «Pero, no hay mulos para recogerla de los sitios intrincados. Tampoco un tractor, y menos un camión para transportarla a su destino».

«Por ejemplo, el lunes se saca la mercancía del monte, y el viernes aún está tirada sin que Acopio la recoja. Eso pasa casi todos los meses» –comenta Vicente Moro, pequeño agricultor topeño.

Lo que se recoge se entrega al hospitalito, a la escuela y a Acopio, que luego reparte a diferentes instituciones y “socios”. El excedente se envía a Trinidad. «Pero por menos de 30 quintales, Trinidad no envía un transporte». Esto hace que se pierda el excedente.

«Trinidad quiere que las cooperativas se hagan cargo del transporte, sin embargo ninguna de las cinco cooperativas en Topes tienen el más mínimo medio funcional, por lo que nos es difícil llevar la mercancía» –refiere Moro.

Otro tema, es el de la ambulancia de Topes de Collantes. Hace cuatro años dijeron que iba a haber una «! Señor, Eso es mentira! un engaño más, porque hace años estamos pidiéndola y nunca llega» Exclama Magalys Roque, exdelegada de la zona.

Las ambulancias especiales radican en Sancti Spíritus, y Trinidad no dispone de ambulancia para el municipio, mucho menos para Topes de Collantes. «Un enfermo tiene que ir a Trinidad o a Jibacoa a atenderse»

Separada por más de 20 km de Trinidad, Jibacoa y Cumanayagua, Topes de Collantes no solo está solitario, lejano e inmóvil por su posición en las montañas, sino por lo nulo de su transportación. «Trasladarse acá –dicen– es más difícil que tocar las nubes»

Foto para artículo de Héctor Dario

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s