Enajenación y odio, Alexander Andrade Guimbarda.

Alexander

Santa Catalina, Santa Clara, 4 de julio de 2014, (FCP). Todos los lunes, sobre las dos de la tarde, en la intersección de las calles Misionero y Alemán, en la ciudad de Santa Clara, se vive un nuevo episodio de odio, intolerancia y enajenación.

Quienes lo protagonizan son los que con su comportamiento bestial, del cual llegan incluso a presumir, ponen de manifiesto la impunidad de que gozan estos miserables. Demuestran así la absoluta inmoralidad de un régimen moribundo.

El pasado lunes 23 los activistas prodemocráticos Nilo Gibert Arencibia y María Luisa Arango Presibal volvieron a ser víctimas de los más bajos instintos de personas enajenadas por una tiranía que los desmoraliza y deshumaniza cada día más.

Ellos fueron golpeados e injuriados por uniformados que, mediante el abuso y la agresión, sirven “heroicamente” a la Revolución socialista. Lo hacen al cumplir las órdenes de oficiales de la Seguridad del Estado como Reinier Rodríguez Conde y Yunior Monteagudo Reina.

A María, oficiales de la Policía Nacional Revolucionaria se le insinuaron con procaz grosería mientras era conducida en un carro patrullero. Así actúan, estos admiradores de Fidel y Raúl Castro, hijos de la Revolución cubana y educados en la ética de sus líderes.

Estaba detenido en una ocasión y el oficial de la Policía Política Erik Francis Aquino Yera, me dijo que él solo pertenecía a una entidad represiva gubernamental, como cualquiera de las que hay en el mundo, y que por lo tanto consideraba que no hacía nada incorrecto.

Es decir, asaltar domicilios, torturar y vejar a personas pacíficas que solo tratan de ejercer su derecho, golpear, asesinar, conspirar para causar daños y perjuicios y desordenes públicos, lanzar piedras y sustancias tóxicas contra casas de familias donde viven niños y ancianos inocentes, robar dinero y pertenencias a detenidos arbitrariamente, no es nada incorrecto para Erik.

Ciertamente, me daría por muy satisfecho si algún día estos sujetos tuvieran que exponer estos puntos de vista ante un Tribunal de Justicia. Que yo sepa, una cosa es combatir el crimen y otra es vivir de realizar actividades criminales. Pero los delincuentes piensan que nunca tendrán que responder por sus delitos.

El lunes 30 de junio las turbas parapoliciales volvieron a dar muestras de la barbarie criminal que los impele a atacar a sus compatriotas, con el mezquino fin de alcanzar sus metas miserables. Estos sietemesinos que no creen en su país y que por eso lamen las patas de sus opresores, esta vez llegaron tan bajo que agredieron al licenciado Guillermo Fariñas.

Esta escoria fascista se compone de seres enajenados que han perdido su condición humana y se comportan como animales carentes en absoluto de dignidad. La falta de libertades públicas y las carencias materiales, sumado a la pérdida del sentido de pertenencia hacia su país, los ha hundido en la peor de las miserias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s