Misceláneas de problemas inconclusos. Parte II. Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 11 de julio del 2014, (FCP).Terminó el III Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular en su 8va Legislatura, con el discurso de clausura de Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Con anterioridad se efectuó el VIII Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, presidido también por Raúl Castro, como su Primer Secretario.

También antecedieron a estos eventos las reuniones de los Grupos de Trabajo de la Asamblea Nacional, donde se analizaron todos los informes, que luego se discutieron en el plenario. Nuevamente se puso de manifiesto las características que posee este organismo en un sistema totalitario, la toma de decisiones por unanimidad.

Brillan por su ausencia las discrepancias, se mantienen a escondidas las contradicciones inevitables entre sus miembros, no hay opiniones independientes de la oficial, el miedo prevalece entre los diputados. Los informes presentados por algunos ministros, donde exponen las condiciones caóticas de su sector, no produce la condena al sistema que las origina.

Inoperantes, por la falta de libertad, se vuelven las sesiones de la Asamblea Nacional. Allí los diputados en apariencia discuten y aprueban el Plan de la Economía, y el Presupuesto de la Nación. Lo que ya aprobó el Comité Central del Partido Comunista de Cuba, se convierte en ley suprema del Estado, que nadie se atreve a modificar.

En las intervenciones de los diputados, estos omitieron las causales del deterioro de las condiciones de vida de la población y del incremento de la ineficiencia en las empresas estatales. Todos los informes presentados por los Ministros llevan el sello de la justificación de una política cargada de errores clásicos durante más de medio siglo.

Ninguno de los responsables del gran descalabro de la economía, ha sido capaz de informar al pueblo, que el incumplimiento de los planes en la industria manufacturera y extractiva no se debe al embargo ni a la crisis mundial. Muchas veces a lo largo de todos estos años se ha advertido, que el estatismo, el colectivismo y la falta de estímulos están en la base de este desastre.

Estas sesiones de la Asamblea Nacional pudieron ser bautizadas con el nombre de Misceláneas de problemas Inconclusos. Nada se cumplió. La Ministra de Finanzas, llamaba la atención sobre el comportamiento del Presupuesto de la nación, y planteaba el hecho de que hubo una adecuada relación entre los Ingresos y Gastos.

Pero más adelante ampliaba la información y decía: «la disminución de los gastos obedece a que no se gastó lo planificado, porque hubo inejecución de los mismos. Esto no fue producto de un sobrecumplimiento en los niveles de ingresos, más bien el hecho de incumplir con los ingresos planificados afectó sensiblemente la importación de productos y mercancías».

Raúl Castro repitió en su intervención, que se debe analizar con profundidad las causas de las dificultades que dañan a la economía. Como siempre volvió a buscar en factores externos los motivos de esta sistemática cadena de incumplimientos, que se produce todos los años en el país, lo que agudiza aún más los efectos del atraso y del subdesarrollo.

Basta ya de justificar la caída de las proyecciones sobre crecimientos por problemas climáticos o por la agudización del embargo económico. El estatismo y la centralización establecida sobre los medios de producción, que es la característica de este sistema llamado socialista, ha sido la causa principal de las férreas ataduras impuestas a las fuerzas productivas.

La Historia no se detiene, ni el progreso tampoco, esto explica inexorablemente por qué el Estado Totalitario, apoyado en una falsa institucionalidad otorgada por la Asamblea Nacional, seguirá con sus irracionales pronósticos sobre crecimientos. El futuro no puede ser de los que ponen trabas al desarrollo, e impiden que la iniciativa individual despliegue sus potencialidades.

Ni el incremento inusitado de la corrupción, ni el escandaloso fraude que tuvo lugar en la Educación, fueron temas que se abordaron en la Asamblea Nacional, públicamente. Era lógico, eso echaba por tierra la campaña desarrollada por los comunistas, desde que tomaron el poder, sobre la conciencia socialista de los funcionarios del Estado. Convertidos hoy en simples Capos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s