El esperado encuentro. Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 15 de agosto del 2014, (FCP). Los vecinos de la famosa barriada del Condado, en el municipio villaclareño de Santa Clara, desde hace varios días, esperan con ansiedad el regreso de Juan y Pedro. Ambos son trabajadores jubilados del sector tabacalero, los cuales fueron invitados por su trayectoria laboral de más de medio siglo al Consejo Nacional de esa Industria.

La llegada de estos personajes al vecindario produjo una gran alegría, volvía a tomar vida la esquina caliente, la que se caracteriza por las interminables discusiones que allí se producen. Originadas estas en las largas colas que se forman, para adquirir los escasos productos que llegan a la carnicería, la pescadería, y al agro-mercado, desde luego todo normado.

Allí, se formó una peña, donde no solo se debatía, de béisbol, de fútbol, de baloncesto, de boxeo, sino que por cada uno de los asistentes, se expresaban las más variadas opiniones sobre los más candentes tópicos de la actualidad nacional e internacional. Juan y Pedro siempre eran esperados con una gran ansiedad, por la claridad de juicio y objetividad de sus opiniones.

Tan pronto llegaron a la esquina, los abordó el carnicero, «mis amigos no tengo hoy nada que vender, cosa esta que no es rara». Y continuó, «no ha llegado el pollo por pescado, la carne de dieta, ni el picadillo de soya, pero no se me vayan, miren como hay vecinos que se han aglomerado aquí, para escuchar las impresiones que traen del evento en que participaron».

«Mira carnicero», contesta Juan, «las cosas se pusieron tan calientes en este Consejo, que por momentos llegué a pensar, que de allí iría directo para Villa Marista, que es el Cuartel General de la Policía Política en Cuba, con viaje de retorno hacia la prisión del Combinado del Este en La Habana, como también Guamajal en Santa Clara, prisiones éstas de mayor rigor».

Continúa Juan: « Allí tuve que escuchar los enjundiosos informes de los dirigentes de la CTC, de los funcionarios del Partido y las palabras de clausura de un miembro del Comité Central. Señores cuantas mentiras, y cuantas falsedades se expresan en esos eventos, y para colmo, nos llenan de cifras y de pronósticos basadas en datos tergiversados de una estadística partidista, no objetiva y que responde fielmente a los intereses de la élite gobernante…»

«…Las mismas cosas que se escuchan ya hace más de medio siglo, las oímos nuevamente en boca de estos nuevos dirigentes que tienen la virtud, de no haber sido elegido desde la base. Ellos son designados por el Partido Único, y responden a éste. Son el sostén político de la Nueva Clase, de la burocracia socialista totalitaria».

«Yo estoy de acuerdo contigo Juan», manifiesta Pedro, «les expliqué cómo nuestros criterios expuestos sin temor a la represalias, conmocionaron el escenario, donde están acostumbrado a escuchar los talentos serviles y dóciles a los gobernantes. Arrancamos fuertes aplausos cuando expresamos como el Apóstol, las palabras son para decir la verdad no para encubrirla».

«Todo eso está muy bien Juan y Pedro», les dice el casillero, «pero nosotros queremos conocer que dijeron los dirigentes de los Sindicatos Obreros, sobre la aplicación de los Lineamientos y la marcha de la Actualización del Modelo Económico. A nosotros nos arde el interés de conocer como los sindicalistas ven las reformas que se ejecutan en el país».

«Si tú supieras casillero», responde Juan, «los pocos que hacen uso de la palabra en estos eventos, lo hacen en forma dirigida, es decir ya recibieron la orden de los aspectos que deben abordar en su intervención. No se deben salir de lo que le señalaron. Para ellos todo marcha bien, y por último concluyen con un Viva Fidel, Chávez y Raúl Castro»

«Farsantes, así ni se escribe la historia, ni se logra mover al pueblo a buscar la verdad para transformarla». Dice risueño Pedro, y continúa «hay que actuar como lo hicimos nosotros sin miedo a las posibles represalias. Dijimos ante el plenario que las medidas aplicadas para actualizar el Modelo Económico, son insuficientes y solo buscan extender la vida del régimen».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s