Pacto EUA-Cuba: Proceso Vergonzoso y espurio

Coco

Por: Guillermo Fariñas Hernández.

Es una obligación moral insistir en mis declaraciones dadas al “Diario de Las Américas” referidas a denunciar la falta de transparencia del proceso de negociación trazado por el gobierno de Barack Obama y el régimen cubano, en el que se ha mostrado absoluto desprecio a los líderes de la oposición interna cubana que tantas veces han servido a los intereses de los Estados Unidos de América para establecer denuncias contra Cuba.

Otra de las patrañas que se avistan lo constituye el montaje orquestado por el propio Jefe de la Oficina de Intereses de EUA en La Habana, el que se ha brindado a organizar en su propia residencia, una “reunión entre selectos opositores” y funcionarios norteamericanos de visita en Cuba, siendo  llamativa la exclusión de destacados miembros de la disidencia contrapuestos a la intención del gobierno estadounidense de normalizar relaciones diplomáticas y comerciales con Cuba.

Personalmente agradezco que una representante de alto rango del Gobierno de EEUU como Roberta Jacobson se interese en sostener un encuentro con la disidencia interna, pero considero que hay figuras de mucha representatividad como el doctor Oscar Elías Biscet, Felix Navarro, Ángel Moya Acosta, Víctor Manuel Domínguez, Jorge Olivera y Luis Cino Álvarez  que han sido ignorados por el solo hecho de ser fuertes críticos de esta política.

En su lugar aparecen invitados otros miembros de la sociedad civil que desde el primer momento de consumarse la traición al pueblo de Cuba, han adoptado un posición servilista y comprometida con la dictadura. Esta posición puediera ser entendida en varios de estos seudo opositores que jamás han sufrido prisión, ni agresiones físicas, ni torturas, pero lo que es totalmente inaceptable es la conducta de líderes como Jose Daniel Ferrer, que  traicionado sus principios y olvidando a los caídos en la causa de la patria, se pliegan a esta traición por el solo hechos de ser reconocido por Estados Unidos, como figuras viables para la nueva sociedad.

Aunque chocante para muchos, tengo a bien denunciar esta vulgar manipulación, insistiendo en la realidad y el hecho de  que entre un 80 y un 85% de la oposición interna no está satisfecha con el actual proceso, ni ha transado en pactos espurios.

Los disidentes cubanos no tienen por qué estar en todo de acuerdo con EEUU, ni subordinados a sus determinaciones, pero, mucho menos podemos aplaudir gestos y concesiones otorgadas a un régimen, que lejos de encaminarse a la democratisación de la sociedad, continuará fortaleciendo su maquinaria represiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s