La Operación Silencio…solo estaba pospuesta. #Cuba

damarys

El trauma del golpe propinado por un auto a Damarys Moya Portieles en Miami, la ha llevado a varias intervenciones quirúrgicas en esa ciudad del Sur de La Florida.

Por: Guillermo Fariñas Hernández.

La Chirusa, Santa Clara, 18 de marzo del 2016, (PN). Recientemente, en la ciudad de Miami, USA, un carro se proyecto contra la opositora noviolenta, nuestra hermana de lucha e ideas, Damarys Moya Portieles, en lo que parece ser un intento de asesinato politico. Todavia se investiga sobre este suceso.

Caso alarmante, pues este Intento de Asesinato a un dirigente opositor no violento de la Región Central de la Isla, no es el primero del que se tenga conocimiento. Anteriormente otros líderes de la disidencia interna también resultaron tenidos en cuenta para ser ultimados bajo distintas coberturas.

Entre los años 2011 al 2013, la Seguridad del Estado, también intentó matar a Guillermo «Coco» Fariñas Hernández, Coordinador General del Foro Antitotalitario Unido (FANTU), con sede en la ciudad de Santa Clara. El FANTU era una organización con militancia solo en las 3 provincias centrales y todavía no se había extendido a casi toda la Isla, como es ahora.

Además; Coco Fariñas es muy reconocido internacionalmente, debido a las numerosas huelgas de hambre que ha realizado. Una forma de protesta cívica que llama mucho la atención y conlleva un seguimiento mediático del anticastrista, pero lo que tiene una mayor preocupación a la Máxima Dirección de la Revolución, porque estos ayunos atraen mucha solidaridad.

En una larga reunión presidida por el Coordinador del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional, el entonces Coronel Alejandro Castro Espín, pidió proposiciones para “neutralizar de manera definitiva” a Fariñas. Explicó la necesidad de contrarrestarlo, porque tras recibir el Premio «Andrei Sájarov» del Parlamento Europeo se podía convertir en inmanejable.

Se crearon dos grupos de trabajo, supervisados respectivamente, por el General de División Rafael Calderín Tamayo, Jefe de la DGCI y el Jefe de la Dirección de Contrainteligencia Militar del MINFAR (CIM), Vicealmirante Julio Cesar Gandarilla Bermejo. Tras pasar tres semanas ambos proyectos sugirieron ultimarlo bajo la apariencia de una enfermedad.

Para alcanzar este objetivo se valoró la candidatura del «Agente Jorge», un opositor no violento infiltrado en la organización dirigida por Coco Fariñas, incluso se afirmó, que este agente realizaba las funciones de guardaespaldas del objetivo a matar. Fundamentalmente a altas horas de la noche, cuando Fariñas tenía relaciones sexuales con mujeres, ya que se había divorciado.

Un Grupo Operativo de Análisis (GOA) fue creado al efecto para valorar los pasos a dar y se designó al Coronel Miguel Ángel Borrero García, como principal responsable del Operativo contra Fariñas. El Coronel Borrero García tuvo que trasladarse desde La Habana hacia Santa Clara, porque su próxima víctima residía la mayoría del tiempo allí.

Como Oficiales de Enlace entre el «Agente Jorge» y el Coronel Borrero García se designaron a los oficiales del Departamento XXI en la provincia Villa Clara: Teniente Coronel René Vega y el Capitán Raúl Azari Rodríguez Vázquez. Porque ambos conocían el terreno y las características de Coco Fariñas desde hacía varios años.

Azari incluso, poseía “buenas relaciones personales” con Fariñas, pues Coco no perdía ninguna oportunidad por aplicar el método no violento de «Confraternización con el Adversario». El Capitán Azari utilizó viejas amistades de Fariñas durante «Los Camilitos» ahora profesores de este, en el Instituto Superior de Contrainteligencia «Hermanos Martínez Tamayo» en la capital.

En algunas de las reuniones expusieron un dúo de Licenciadas en Psicología, quienes además venían con los uniformes de oficiales del Ministerio del Interior, según informaciones anónimas solo se presentaron bajo los nombres de Bárbara y Margarita. Estaban designadas allí por el General de División Rafael Calderín Tamayo, pero no a tiempo completo.

Estas especialistas realizaron un Análisis FODA sobre el comportamiento de Coco Fariñas, y arribaron a la conclusión, de que a pesar de su Desconfianza Siempre Activada su principal debilidad en ese momento era su Promiscuidad Sexual, al estar separado de la madre de su hija Diosángeles. Por lo que ambas recomendaron atacarlo operativamente por ahí precisamente.

lino

 

Jose Lino Asencio Lopez, Agente “Jorge” de la Policia Politica castrista, Doble Agente que salvo la vida a Guillermo Fariñas Hernandez.

 

Azari y Vega propusieron al «Agente Jorge», cuyo verdadero nombre es José Lino Asencio López, que lo contactarían con una colaboradora de la Seguridad del Estado residente en La Habana y enferma con el VIH-SIDA, para que esta mantuviese relaciones carnales con Fariñas. Pues Coco posee su sistema inmunológico muy débil debido a sus 23 huelgas realizadas.

Lo que no conocían Azari y Vega, mucho menos Borrego, es que el «Agente Jorge» era un Doble Agente e informaba sistemáticamente a Coco Fariñas de todos los planes de la Policía Política castrista. El propio José Lino Asencio decidió salir a la luz pública, ante este peligroso Intento de Asesinato y en una reunión del FANTU se confesó frente a sus hermanos de ideas.

fb_img_1458025240306.jpgLo sucedido a Damarys Moya Portieles, es solo un pequeño segmento de un complejo operativo de asesinatos ordenados por el Consejo de Defensa y Seguridad Nacional (CODESENA). Donde se quiere neutralizar al liderazgo opositor no conveniente al castrismo.

Estos asesinatos son planificados y ejecutados por del Ministerio del Interior (MININT) en mayor medida, aunque en un menor por ciento, también están involucrados efectivos del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, que incluyen a oficiales de la Dirección de Contrainteligencia Militar (CIM) y las Tropas Especiales, llamadas Boinas Verdes.

Su objetivo consiste en el intento de cambiar la Historia futura de Cuba y la indefectible transición hacia la Democracia bajo el férreo control del castro-raulismo y sus sucesores en el poder. Para lograr estos fines han decidido echar mano al uso del asesinato político y las muertes selectivas manipuladas, siempre a deseo de los intereses de los gobernantes y sus secuaces.

Debido a que Guillermo Fariñas es un opositor no violento aspirante a desenmascarar, el también denominado «Cambio Fraude», ya denunciado por el presuntamente asesinado en esta misma Operación, Oswaldo Payá Sardiñas, durante julio del año 2012. Con la única diferencia de que Coco Fariñas lo ha denunciado y conceptualizado como «Putinismo».

Para esto se ha echado mano a la revista «Nacán», órgano de prensa independiente, cuyo Director General es el propio Fariñas. Este reconocido opositor no violento al régimen totalitario castrista ha denunciado los planes de los sucesores del castrismo, de implantar al deceso de Fidel y Raúl Castro, un sistema político que imite en gran parte, lo sucedido en Rusia.

Donde aquellos que poseían el Poder Político, en la época de la hoy extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), con el mayor de los cinismos imaginables renunciaron al “Socialismo” y apresuradamente se transformaron al “Capitalismo”. Sin embargo, estos continuaron aferrados al Poder en las esferas gobernantes de aquel gran país euroasiático.

Coco Fariñas ha denunciado todo esto de manera especial en la revista «Nacán», mediante sus trabajos: «Julio Casa Regueiro: El único general que no debía morirse», «Apremiados hacia El Putinismo», «El Putinismo», la trilogía «Los gobiernos invisibles castristas», «Quién gobierna políticamente en Cuba», «Quién corta el bacalao en Cuba» y «Por favor… devórame a mí».

Durante estos artículos periodísticos se denunció en primera instancia, el cambio de las correlaciones de fuerzas y grupos de poder dentro del castrismo. Donde ya los partidarios más cercanos del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz habían sido desplazados de sus puestos decisores y estos fueron ocupados sin dilación por los fieles a Raúl Castro.

Ya desde el precoz año 2012, Coco Fariñas describió en sus artículos, lo que era hasta ese instante poco conocido, CODESENA. Una entidad creada tras el año 2006 y necesaria al castro-raulismo, hasta ese momento no-pública, y hasta Secreta. Cuyo Coordinador General no es otro que el entonces Coronel Alejandro Castro Espín, el hijo varón de Raúl.

También en esta prematura publicación no legalizada nombrada «Nacán», sin medias tintas sacó a la transparencia pública, el total control económico en toda la Isla del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR). Y resultó evidenciado el nombre del mismísimo yerno del Presidente Raúl Castro, el General de Brigada Luis Alberto Rodríguez López-Callejas.

Frente a todo esto y ante el ya referido primer fracaso del «Agente Jorge», que era manipulado como asesino indirecto por el General de División Rafael Calderín Tamayo y hasta ese momento Jefe de la DGCI del MININT. Se determinó por parte del CODESENA, que Fariñas no podía llegar con vida al mes de diciembre del 2014.

La premura en el asesinato al receptor del Premio «Andrei Sájarov» a la Libertad de Pensamiento del Parlamento Europeo en año 2010, se vinculaba a las negociaciones secretas que llevaban ambos gobiernos. Pues el CODESENA conocía perfectamente, que el 17 de diciembre del 2014, se daría un giro histórico en el conflicto Cuba versus Estados Unidos de América.

Entonces, metieron sus manos el Vicealmirante Julio Cesar Gandarilla Bermejo, Jefe de la Dirección de Contra Inteligencia Militar (CIM) del MINFAR y el General de Brigada Marcos Hernández Rodríguez, recién nombrado Jefe de la DGCI del MININT. Por lo que se elaboró un nuevo plan ultimatorio al incomodo Coco Fariñas, así surgió el nombre del «Agente Isleño».

Para lograr alcanzar lo anteriormente referido, la Seguridad del Estado y en especial su Departamento XXI, activaron una campaña difamatoria contra Coco Fariñas. Con la característica que la misma fuese multifactorial, para poder encontrar cualquier pretexto en el ataque al Coordinador General del FANTU.

Por eso, ya desde los meses de febrero a marzo del año 2014, la Policía Política castrista comenzó a hacer circular una espuria carta supuestamente en respuesta a Fariñas. En la cual un inexistente Departamento de Emigración de la Florida, le respondía; que las personas que Coco Fariñas había vetado como Refugiados Políticos estaban desaprobados.

Sospechosamente la misiva empezó a ser difundida entre las distintas entidades opositoras del Centro del País, por el Secretario General del Movimiento Cubano Reflexión (MCR) Librado Ricardo Linares García, Prisionero del Grupo de los 75. Quien paradójicamente resultó uno de los beneficiados por la mediática huelga de hambre hecha por Coco Fariñas, en el año 2010.

Sin embargo, para algunos anticastristas ya exiliados y unos pocos veteranos dentro de la Isla, el supuesto disidente Librado Ricardo Linares García es el «Agente Decano» de la Seguridad del Estado. Quien a pesar de ser hijo de un exprisionero político, nadie sabe cómo llegó a ser Cuadro Profesional del PCC y con solo 23 años recibió el Carnet del Partido Comunista de Cuba.

theLibrado Linares, quien para muchos es el “Agente Decano” del G-2

Una sospecha que viene desde el año 1999, cuando los exoficiales de la DGCI, después devenidos opositores no violentos, nombrados Rolando Ferrer Espinosa y Ramón Herrera Corcho, dijeron al fallecido «Agente Félix», la verdadera identidad de «Decano». Lo que les trajo un grupo de represarias y amenazas contra sus vidas, por lo que decidieron escapar del país.

Ambos exoficiales fueron secuestrados por la Dirección General de Inteligencia (DGI) del MININT en un Campamento de Refugiados de Islas Bahamas, cuando intentaban arribar a Estados Unidos mediante balsas rústicas. Y a su regreso resultaron condenados a largas penas de prisión por el delito de Revelación de Secretos Concernientes a la Seguridad del Estado.

Pero no fue solo Linares García, quien se prestó a la desinformación respecto al actuar de Coco Fariñas en la región de la desaparecida y central provincia de Las Villas. En esta trama detractora también participaron Ada Olimpia Becerra Fuentes, Yoel Espinosa Medrano, Carlos Michael Morales y Alejandro Tur Valladares, todos periodistas independientes.

El General Marcos Hernández y sus subordinados vieron una oportunidad de oro, al saber sobre la misiva donde destacados líderes y personalidades opositoras protestaban. Estos pedían, al aún Jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos de América (SINA) en La Habana, Jeffrey De Laurenti, una explicación sobre el mal funcionamiento del Departamento de Refugiados.

Donde los destacados anticastristas exponían la ignorancia del aludido Departamento de las múltiples amenazas, arrestos y golpizas a los opositores no violentos en la Isla. Y sobre todo, que estos perseguidos por el gobierno unipartidista no fueron tenidos en cuenta, al aspirar a ser declarados bajo del status de Refugiados Políticos y así poder exiliarse en ese país.

Estos reconocidos anticastristas no violentos aseguraban, que ese mismo Departamento de Refugiados de la SINA, discriminaba a opositores, y da Refugio Político, por ejemplo, a los Testigos de Jehová, otrora muy perseguidos por ser cristianos. Pero desde hace más de una década, es una secta con las mejores relaciones con las autoridades castristas.

Mediante el uso de su inescrupuloso sistema de espionaje a los grupos pro-democráticos al interior de Cuba la DGCI, pudo conocer que habría una reunión entre De Laurenti y el grupo de líderes reclamantes, con fecha lunes 24 de noviembre del 2014. Algo que decidieron no desperdiciar bajo ningún concepto y para eso activaron a su «Agente Isleño».

Botell atacante de Fariñas

«Agente Isleño» de la Seguridad del Estado, José Alberto Botell Cárdenas

Este «Agente Isleño» de la Seguridad del Estado, nombrado José Alberto Botell Cárdenas, al comienzo de las sistemáticas golpizas a los militantes del FANTU, tras la entrega de juguetes en El Día de los Reyes Magos, 6 de enero del 2014, fue orientado a desalentar dentro de las filas opositoras. Por esto, El Consejo de Coordinadores del FANTU lo separó como militante activo.

La propia Seguridad del Estado le gestionó al «Isleño» una patente como Cuentapropista o Pequeño Empresario de Vendedor de Frutas y Verduras, popularmente conocido como «Carretillero». Se le podía ver en la esquina de su domicilio, exactamente en la confluencia de las esquinas que hacen las calles Martí y Placido.

Existen Militantes No Públicos del FANTU, quienes laboraron en la Unión Nacional de Acopio del Ministerio de la Agricultura (UNA-MINAGRI) de Villa Clara, que aseguran que debían surtir al puesto del «Agente Isleño» de manera privilegiada y sin recibir ganancias. Algo que llamó poderosamente la atención de estos trabajadores y les hizo sospechar.

Dentro de los antiguos trabajadores de la UNA de Villa Clara, que han testimoniado al respecto, existe una descripción sobre el oficial de la Seguridad del Estado, que les exigía hacer esto y obligándolos a surtir casi a diario a Botell Cárdenas. Todas estas descripciones coinciden con la fisonomía y el somatotipo del Capitán Reinier Rodríguez Conde.

Rodríguez Conde quien era, algunos aseguran, que todavía lo es, su Oficial Operativo, el que lo manipulaba cada día, instruyó a «Isleño» a utilizar su posición como Vendedor de Alimentos Agrícolas. Él debía invitar a los miembros del FANTU más necesitados a su puesto de venta, y mientras les regalaba alimentos, inducirlos a no acudir a las protestas cívicas en las calles.

Esto surtió efecto en una tercera parte de los militantes del FANTU en la ciudad de Santa Clara, aunque Botell solo logró una sola deserción abierta de un integrante activo de la organización contestataria. Pero tras las 38 semanas de golpizas y arrestos, por el costo político de estas públicas pateaduras a los anticastristas no violentos, se logró ganar el espacio disputado.

Qué no era otro, que la aceptación por parte de las autoridades castristas de la realización de la Reunión Semanal Ordinaria del FANTU, que regularmente se efectúa en la Casa Sede, todos los días lunes a las 2: 00 pm. Ante esta victoria política del FANTU, que tuvo una clara secuela mediática por el seguimiento que recibió, al «Agente Isleño» se les indicaron nuevas órdenes.

Por lo que se entrevistó personalmente con Coco Fariñas en la Casa Sede y reconoció sus errores, para finalmente pedir su regreso al FANTU. Fariñas lo escuchó y le expresó, que él y otros directivos de la organización sabían de sus acciones de desaliento, por lo que El Consejo de Coordinadores lo veía como un Desalentador y era mejor que no se reincorporara.

Ante esta respuesta, José Alberto Botell se retiró bastante contrariado, pero no desistió en sus intenciones de insertarse en el seno del FANTU. Por lo que a la semana siguiente, se presentó como si nada hubiese pasado, y al ser inquirido por algunos militantes que él intentó amilanar, arguyó: «En los Estatutos del FANTU existe el concepto de Asistente Oyente y vengo como tal».

Pasado algún tiempo, se pospuso para el martes 25 de noviembre a la misma hora, la Reunión Semanal Ordinaria, porque Coco Fariñas iría a conversar sobre la referida temática de los Refugiados Políticos. Por lo que los miembros del FANTU interesados en exiliarse de Cuba bajo ese status, por cierto era y aún es la gran mayoría de la membrecía, estuvieron de acuerdo.

“Coincidentemente” el «Agente Isleño», el lunes 24 de noviembre del 2014, se reunió con el Secretario General del MCR, Librado Linares García en su domicilio del municipio de Camajuaní. Allí José Alberto Botell Cárdenas le planteó a Linares García, sus intenciones de ultimar a Coco Fariñas, este lo incitó a hacerlo con mucha seguridad y le prometió apoyo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Durante este encuentro se encontraba presente el militante no violento y en aquel momento miembro del MCR Sander Reyes Machado, residente en la ciudad de Santa Clara. Asegura Reyes Machado, que el apoyo prometido por Linares García consistió, en asegurarle, que tras la agresión lo defendería ante el exilio y la prensa internacional, pues él era del Grupo de los 75.

Sander había sido contactado, el domingo 23 de noviembre, por Librado Linares, vía telefónica, para que llevase a José Alberto Botell Cárdenas a su vivienda en Camajuaní, ya que «Isleño» no conocía como llegar. Cosa que este hizo y pudo oír gran parte de la conversación, pues solamente salió en una sola ocasión de la pequeña sala de Linares García a comprar cigarros a la esquina.

Al siguiente día 25 de noviembre las cartas estaban echadas, se desplegó un enorme operativo represivo en los alrededores de la Casa Sede del FANTU, incluidos efectivos antimotines venidos expresamente desde La Habana. También varios altos oficiales del MININT a nivel nacional y de la provincia Villa Clara.
El Puesto de Mando de esta operación estuvo en los sótanos de la antigua Audiencia Provincial, hoy sede del Tribunal Provincial Popular (TPP) y desde el sábado 22 de noviembre, se habían colocado un grupo de cámaras de vigilancia. Sobre todo en la Avenida «Paseo de la Paz», pues las reuniones se efectuaban en un segundo piso y por la entrada trasera de la Casa Sede.
Allí residía un primo materno de Coco Fariñas junto con su esposa y su hija mayor, hoy están exiliados en Estados Unidos de América, razón por la cual la visualidad del local estaba garantizada desde el Paseo de la Paz. Pero Fariñas hizo una maniobra ¿desconcertante?, pues cambió a solo minutos de empezar el encuentro para la sala de la Casa Sede, por la calle Alemán.
Esto le restó visibilidad a quienes dirigían el operativo represivo, porque no existían cámaras de vigilancia frente a la vivienda, ante esto el Coronel Miguel Ángel Borrero García, máximo responsable de la acción punitiva, pensó en cancelarla. Pero como entre los visitantes había algunos del Alto Mando del MININT, no se atrevió y después siempre se ha lamentado.
Descripto por un Miembro No Público del FANTU y actual oficial de la DGCI, para este Asesinato se pensaron todas las variables que surgieran en la Ejecución de Guillermo «Coco» Fariñas. Aunque aquí no se acepte, en Cuba tenemos un grupo de ejecución paramilitar, denunciados en otros países como la Brigada Blanca, Grupo Colina o Los Lobos Grises.
Una de las mismas consistió, en que se situó en las calles Paseo de la Paz y Misionero una ambulancia marca Mercedes-Benz del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), el vehículo circuló sin placa identificativa y con el indicativo de Puesto de Mando de Catástrofes. En el MINSAP no existe en ninguna de sus instancias, algo nombrado Puesto de Mando Catástrofes.
Donde único pudiera existir un Puesto de Mando de Catástrofes, es en el Estado Mayor de la Defensa Civil adscrita al Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR). O sea, que las autoridades gubernamentales conocían de primera mano, que allí en la Casa Sede del FANTU se iba a producir un siniestro, porque esas mismas autoridades lo propiciarían.
El verdadero rol de la ambulancia que atrincheraron cerca de la vivienda de Coco Fariñas, era asesinar al Coordinador General del FANTU, bajo la apariencia que le proporcionaban los primeros auxilios. Todo antes que este opositor arribara al Cuerpo de Guardia del Hospital Provincial «Arnaldo Milián Castro», si este resultaba herido en el preparado incidente.
Coco debía ser conducido al referido hospital, y otro equipo de “médicos” y “enfermeros” del Grupo de Acciones Ejecutivas (GAE) del MININT, esperaría en la Sala de Observación. Este segundo equipo de sicarios estuvo allí, era posible que algo fuera mal, como por ejemplo, que un familiar, vecino u opositor se montase en la ambulancia y llegara con vida al centro asistencial.
La otra variable planificada por el CODESENA y el Alto Mando del MININT, implicaba asesinar a su propio Agente «Isleño», puesto que también tuvieron en cuenta, que él pudiera ser herido en el ataque, ya que José Alberto Botell Cárdenas, estaría en franca desventaja. Por lo que la “tripulación” de la ambulancia lo asesinaría sin piedad de ningún tipo.
Para matar a «Isleño», este chivato tenía que ser llevado herido al Hospital Militar Comandante «Manuel “Piti” Fajardo» de la ciudad de Santa Clara, ya allí sería ultimado por otro equipo del GAE. El objetivo de lo segundo consistía, en poder acusar a Coco Fariñas y otros opositores del FANTU de Asesinato, así y sacarlos de las calles bajo la apariencia de un delito común.
Como aseguró el hoy Ministro del Interior Carlos Fernández Gondín en una última Reunión Operativa en La Habana: «El problema es uno solo, que este negro de mierda no salga vivo y… que me perdonen los negros aquí presentes». En aquel momento el General de División Fernández Gondín era el Viceministro Primero del MININT y supervisaba la DGCI.

Como estaba planificado por la DGCI, el «Agente Isleño» llegó entre cinco y diez minutos antes de comenzar la Reunión Semanal Ordinaria del FANTU, y se colocó a unos tres metros de Coco Fariñas. Como le explicó el Teniente Coronel Eduardo Castellón en un previo encuentro: «No te pongas ni muy lejos, ni muy cerca de Coco».

Castellón fue el primer oficial de la DGCI en Villa Clara, que reprimió a Coco Fariñas entre los años 1997 al 2003, cuando éste regresó a su ciudad natal al salir de su primera Prisión Política. Tras Guillermo Fariñas denunciar la corrupción administrativa de la Directora del Hospital Infantil «Pedro Borrás», entre los años 1995 y 1996, donde trabajaba como psicólogo clínico.

Desde aquel temprano tiempo, Castellón González, advirtió al Alto Mando del MININT, tanto a nivel provincial como nacional, sobre las potencialidades que tenía este opositor para convertirse en un líder a nivel nacional e internacional. Este represor de oficio, conocía bien las características de Coco Fariñas, pues fueron condiscípulos en la escuela militar «Los Camilitos».

Por esto, el Teniente Coronel Eduardo Castellón, es considerado “El Mayor Experto en Coco Fariñas” en el nacional Grupo de Análisis Interdisciplinario de la Dirección General de Contrainteligencia (GAID-DGCI). Precisamente, que en la Reuniones Operativas de los Grupos Operativos de Análisis (GOA), siempre es muy escuchado por los jefes del CODESENA.

Pero fueron los Tenientes Coroneles Héctor de la Fe Freyre y Ayolbis Gil Álvarez, quienes indicaron al Agente «Isleño», que su primer objetivo era lograr que Coco Fariñas se concentrase en leer la espuria carta, así poder atacarlo y herirlo. Le explicaron que cuando Coco desviara la atención mientras leía aquel fraude documental, sería el momento donde estaría más vulnerable.

Botell Cárdenas tenía bastante miedo, debido a que sabía que Coco Fariñas manejaba varias artes marciales, pues como combatiente en Angola y después cadete en una academia castrense en la Unión Soviética había entrenado con expertos chinos, coreanos, israelitas y vietnamitas. Pero al entregarle la carta de marras, Fariñas dijo:«Este será el segundo punto a tratar en la reunión».

Botell optó por esperar su momento, pero los nervios lo traicionaron, y se percató que su víctima lo observaba constantemente, sin quitarle la vista de encima. Ante este constante escrutinio le bajó la mirada a Fariñas, por lo que perdió la iniciativa psicológica; «y a partir de ese momento todo se fue al carajo», como le gusta repetir al Coronel Miguel Ángel Borrero García.

Borrero García asegura al respecto: «Siempre he creído que Fariñas ya estaba alertado respecto a la agresión, él cambió el lugar de la reunión de una manera inesperada, y eso es muy sospechoso, además este CR ha demostrado en sus conversaciones con agentes nuestros y en sus artículos, que maneja información clasificada y posee fuentes tanto dentro de la CI como en la CIM».

Por todo esto apareció en «Isleño» una desconcertante inseguridad y comenzó a respirar agitado, mientras observaba el piso de un modo antinatural. Este miedo interno lo llevó a cometer su primer error, pues de pronto levantó la vista y le lanzó una fuerte cuchillada a Coco Fariñas, quien le desvió el golpe con una técnica activa de Krav Magá.

A partir de ahí, los otros militantes presentes en la Reunión Semanal Ordinaria, le impidieron poder llegar a su objetivo y herirlo. Se destacaron en la defensa de Coco Fariñas las mujeres opositoras, las cuales reaccionaron más rápido que los hombres allí presentes, ellas formaron inmediatamente un semicírculo alrededor de su líder y este no pudo ni rasguñarlo.

Los hombres del FANTU más tardíamente se enfrascaron en sacar al «Agente Isleño» del local de la Casa Sede hacia la calle, pero no fue nada fácil, ya que Botell Cárdenas es un hombre obeso y corpulento. Finalmente, la fortaleza del militante del FANTU José Enrique Pablo Oliva, apodado «El Tite», lo logró, El Tite hace pozos artesianos a barreta y mandarria en Placetas.

Por la rapidez con que ocurrieron los hechos en aquel momento, varios de los asistentes no se percataron, hasta que ya fue muy tarde, de que «Isleño» tenía un arma blanca. De la frustrada agresión a Coco Fariñas resultaron heridos un quinteto de opositores: María Arango Presibal, Isabel Fernández Llanes, Miguel Fariñas Quey, Jesús Hernández Pérez y Frank Reyes López.

La Dama de Blanco, María Arango Presibal, tuvo que ser hospitalizada de urgencia e intervenida quirúrgicamente, por un par de puñaladas de Botell Cárdenas que le interesaron el bazo, órgano que le fue extirpado. Después estuvo más de 72 horas en una Sala de Terapia Intensiva, entre la vida y muerte.

También Isabel Fernández recibió una pequeña herida encima del corazón, pero sin mayores consecuencias. No obstante, los médicos del Cuerpo de Guardia del Hospital Universitario «Arnaldo Milián Castro» tomaron la determinación de ingresarla y tenerla bajo observación por lo menos 24 horas. La Seguridad del Estado por la mañana los obligó a darle el Alta Médica.

Mientras el agresor «campeaba por sus respetos» y se dedicaba a amenazar a otros militantes del FANTU, como fue el caso de Yaima Villavicencio Hernández, miembro del Frente Femenino del FANTU. A quien Botell Cárdenas amenazó de muerte en presencia de su pequeño hijo menor de edad, al día siguiente del intento de asesinato.

Este episodio de la Operación Silencio fue calificado por el Alto Mando del Ministerio del Interior y CODESENA como un gran fracaso. Porque todo el material mediático y testimonial que tenían preparado para desprestigiar al símbolo anticastrista, en que la represión ha convertido a Coco Fariñas, solo era posible con su deceso y posterior desprestigio, y no ocurrió así.

Por lo que algunos actores de esta maquiavélica trama urdida por El Fidelismo en su Etapa Desesperada quedaron como «El Rey Desnudo», sin ninguna ropa y a la pública intemperie. En lo fundamental quienes más salieron desfavorecidos en este episodio punitivo, fueron personajes supuestamente opositores al régimen y con cierto nivel de credibilidad mediática.

Primero; sería bueno analizar este frustrado ataque a la vida de uno de los opositores anticastristas más conocidos internacionalmente, en lo fundamental por sus huelgas de hambre.  Porque no solo se pudieron ver, las ya conocidas actitudes antihumanas del régimen castrista, sino debido a las proyecciones estratégicas respecto a la transición que desean para Cuba.

Lo más perjudicado resultó ser el supuesto Estado de Derecho en la República de Cuba, que como reza la Constitución de la República: «Es un Estado Socialista…». Frente a esta tentativa de ultimación al poseedor del Premio «Andrei Sájarov» a la Libertad de Pensamiento del Parlamento Europeo del año 2010, da la medida del nulo apego a algún tipo de Ley.

Demostrable por la Impunidad Total con el actuar del castrismo, pues José Alberto Botell Cárdenas fue montado en un vehículo por el Capitán Reinier Rodríguez Conde, ante los ojos de los militantes del FANTU y vecinos presentes en aquel malogrado homicidio. Para después ser llevado hacia la 5ta Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de la ciudad.

Pero pasadas dos horas, por una orden venida desde bien arriba, este resultó puesto en libertad y se mantuvo con acciones amenazantes y provocativas contra miembros del FANTU, por espacio de 48 horas. Todo esto a pesar de que un grupo de militantes anticastristas de esta organización, lo acusaron ante la 5ta Unidad PNR de Santa Clara y después en la Fiscalía Militar.

Otro que quedó muy mal parado en esta movida de castigo a Coco Fariñas, fue Librado Linares García, el flamante Secretario General del MCR, ya que “coincidentemente” se trasladó en horas de la mañana hacia Santa Clara. Donde se mantuvo expectante y a la espera de la muerte o los resultados de las heridas infligidas a Coco Fariñas por el «Agente Isleño».

Linares García estuvo todo el tiempo, en el domicilio del matrimonio opositor, conformado por Belkis Toledo Rodríguez y el ya mencionado Sander Reyes Machado, quienes en aquel momento estaban aliados al Movimiento Cubano Reflexión. Ellos se percataron de la sospechosa maniobra desleal hacía un hermano de luchas e ideas, y por ello decidieron abandonarlo.

Ambos aseguran, que después de las 2:00 pm de ese día, Librado llamaba constantemente a un miembro del FANTU, presumiblemente a Omar Núñez Espinosa, para conocer los pormenores de sí Coco había sido herido o no. Pretendía arribar al hospital o a la funeraria y acaparar toda cobertura mediática del hecho. Él, al saber que nada le había sucedido, regresó a Camajuaní.

Solo quisiéramos alertar, que resulta altamente sospechoso, que el periodista independiente Yoel Espinosa Medrano le grabase en video una entrevista difamatoria a José Alberto Botell Cárdenas. Sin embargo, como dictan las reglas del periodismo moderno, nunca buscó a la contraparte acusada.

Al sacar a la luz pública lo que se escribe trae un riesgo, para las fuentes y el articulista. Es este un ejercicio de pura supervivencia para lograr una auténtica Democracia Representativa y oponerse a un Cambio-Fraude o El Putinismo, a que aspira el castro-raulismo. Porque es eso y no otra cosa, lo que está precisamente en juego en este momento de la Historia de Cuba.

Fariñas poseyó la sospecha de la condición de Agente del G-2 del Secretario General del MCR, desde el ya lejano octubre del 1997, cuando se efectuaba una protesta cívica en la ciudad capital de la provincia de Villa Clara. Donde unos 11 valientes militantes del Partido Pro Derechos Humanos de Cuba-Afiliado a la Fundación «Andrei Sájarov» hicieron un simbólico ayuno.

Estos anticastristas conocidos mediáticamente como «Los Ayunantes de Santa Clara», exigieron sin ingerir alimentos de ningún tipo, que fuese puesta en libertad su líder Daula Carpio Mata. A quien le habían incoado una causa judicial totalmente espuria, y quien con su accionar disidente y femenil le hacía contrapeso a la figura de la traidora Odilia Collazo Valdés, «Agente Tania».

Coco Fariñas había protagonizado una huelga de hambre unos meses antes en La Habana, por su injusto encarcelamiento debido a sus denuncias de corrupción administrativa en el Hospital Infantil “Pedro Borrás” donde trabajaba como psicólogo. Por eso fue contactado por su amigo y condiscípulo en la escuela primaria, Iván Lemas Romero, uno de los Ayunantes, hoy exiliado.

El hoy Coordinador General del FANTU, se presentó en la vivienda donde habían iniciado la protesta noviolenta «Los Ayunantes de Santa Clara» y les trasmitió sus modestas experiencias en este tipo de acción cívica. Coco Fariñas se encontraba convaleciente de su huelga de hambre y por ello usaba muletas, además de recibir a diario un tratamiento de fisioterapia.

Al siguiente día, tras terminar la fisioterapia en la mañana, en el Hospital Provincial “Arnaldo Milián Castro”, Fariñas se dirigió al domicilio en la calle San Miguel # 117 entre Toscano y San Pedro para hacerle una visita a «Los Ayunantes de Santa Clara». Allí se encontró con una situación embarazosa, pues un importante dirigente opositor regional desestimulaba la protesta.

Quien desalentaba la huelga de hambre era “coincidentemente” Librado Linares García, Secretario General del MCR. Incluso, el Agente «Decano» había sacado del local del ayuno a Iván Lemas Romero, se le llevó para convencerlo hacía una cafetería cercana al Estadio de Béisbol «Augusto Cesar Sandino», y casi lo convenció de salirse de la protesta.

Solo que Linares García no contó con los sentimientos familiares y amistosos hacia Daula Carpio, razón de ser de la protesta. Al ambos regresar e intentar «Decano» llevar al colectivo lo platicado entre él e Iván, surgió un enfrentamiento con Felicia Mata Machado y Roxana Carpio Mata, madre y hermana de la encarcelada, y Coco Fariñas respaldó la continuación del ayuno.

Este proceso de protesta por huelga duró hasta el 26 de febrero de 1998, pues tras la visita del Papa Juan Pablo II todos Los Ayunantes fueron encarcelados. Y mucho más que eso, «Los Ayunantes de Santa Clara» engañados alevosamente por el G-2, tras hacer un compromiso con ellos y sus familiares, los sacaron a la fuerza del hospital, y llevados a prisión.

El entonces capitán de la DGCI Eduardo Castellón casualmente se sirvió, de la foto tomada a Librado Linares e Iván Lemas, en “El Sandino” mientras merendaban, para desestimular a Los Ayunantes, familiares y opositores que les llevaban solidaridad y aliento. El cuestionamiento a hacerse es: « ¿Por qué llevarlo hacia una cafetería bien lejos del lugar del ayuno?».

La pregunta elucubrada desde aquel momento es: « ¿Por qué un dirigente opositor tendría tanto interés en destimular una huelga de hambre contestataria, con una repercusión mediática nunca antes vista hacia el interior del país en aquella época?». Claro en aquel instante, no se contaba con pruebas de: « ¿Quién era y es el «Agente Decano»?».

Aquel primer encontronazo entre Librado Linares García y Coco Fariñas, en cuanto a la factibilidad o no de continuar los reclamos de «Los Ayunantes de Santa Clara» marcó la relación entre ambos. Porque «Decano» y sus manipuladores se percataron de la peligrosidad de Fariñas para su Totalitaria Revolución.

Pero el entonces Capitán de la DGCI Eduardo Castellón, le propuso a su superior inmediato, el Teniente Coronel Raúl Fernández Mederos, Jefe del Departamento XXI en la provincia de Villa Clara. Que lo más viable para neutralizar al hoy Coordinador General del FANTU, era usar contra él, un método de los servicios especiales conocido como «Control por Subordinación».

A partir de aquella derrota en medio del ayuno, Librado Linares García comenzó un proceso de acercamiento y captación respecto a Coco Fariñas. Donde tras un profundo trabajo de un Grupo Operativo de Análisis (GOA), el cual le hizo a Fariñas un Perfil Psicológico Total, donde se le valoró Personalidad, Motivaciones, Aspiraciones, Frustraciones y Proyecciones Personales.

Se arribó a la conclusión, que Coco Fariñas tenía una excelente motivación para realizar acciones contrarrevolucionarias, algo que era sumamente peligroso para la Revolución. Pero también poseía una frustración latente y explotable, que consistía en no haber podido terminar su Doctorado en Ciencias Psicológicas, algo que ejecutaba cuando resultó encarcelado.

En aquel momento, el MCR tenía una proyección academicista encabezada por el estupendo escritor, poeta y ensayista Joaquín Cabeza de León, quien ya no es militante activo del mismo. Por lo que se logró convencer a Coco Fariñas, para que encabezase y fundase una delegación municipal del Movimiento Cubano Reflexión en la ciudad de Santa Clara.

Durante los primeros cuatro meses todo fue muy bien, pero en cuanto Coco Fariñas se dedicó a ejecutar acciones cívicas en las calles, empezaron los encontronazos con el agente «Decano». A pesar de Coco Fariñas siempre estar orientado por los Métodos de Lucha No Violenta del estudioso Gene Sharp, compilados en su libro «De la dictadura a la democracia».

Incluso, al interior del MCR, el estudioso de estos temas Joaquín Cabezas de León, se puso de parte de Coco Fariñas, en cuanto a la ejecución práctica de los mismos. A Joaquín Cabezas le gustaba repetir: «En la historia de las revoluciones democráticas, siempre ha existido una necesaria conjunción entre los que describen los métodos y los que los practican».

Por su parte Librado Linares intentaba, sin lograrlo, que Fariñas solo se circunscribiera a realizar trabajos de superación académica y metodológica. Algo totalmente contraproducente, debido a que el crédito por cada una de las acciones cívicas ejecutadas por Coco en aquella época, salían a nombre del MCR, lo que proyectaba a Linares García como líder en la región central.

Otra circunstancia que aceleró la ruptura entre Linares y Fariñas, fue que mientras «Decano» interactuaba como opositor no violento en un municipio pequeño como Camajuaní, Coco Fariñas estaba arraigado en la populosa ciudad de Santa Clara. Un centro urbano con casi 280 000 habitantes y cuatro grandes universidades, que aporta una gran población flotante.

Mientras Librado Linares reunía en Camajuaní entre 16 a 25 opositores, Coco Fariñas hacía encuentros, a los que acudían entre 35 y 50 disidentes. Razón por la cual, el Teniente Coronel Raúl Fernández Mederos y el Capitán Eduardo Castellón determinaron neutralizar a Fariñas con el pretexto de un delito común de Violación de Domicilio.

Para eso usaron al también Agente «Leoncio» de la DGCI, y una ficticia vieja riña con el Agente «Decano», que databa desde los tiempos del neutralizado intento de unidad opositora conocida por “Concilio Cubano”. Este Agente «Leoncio» se nombraba Luis Ramón Hernández Rodríguez y había usurpado con violencia la presidencia del Movimiento Acción Democrática (MAD).

Durante la creación de la Comisión # 11 de Concilio Cubano, en el año 1995, que correspondía a la antigua provincia de Las Villas, la Seguridad del Estado logró imponer el método de inteligencia conocido como «Dos títeres y un solo titiritero». Y contrapuso a sus infiltrados agentes «Decano» y «Leoncio» como los únicos contendientes por los cuales poder optar.

Continuara….

Un comentario sobre “La Operación Silencio…solo estaba pospuesta. #Cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s