Preparacion de un asesinato politico. #Cuba #Represion

Continuación de la serie: La Operación Silencio solo estaba propuesta

La Chirusa, Santa Clara, 8 de abril del 2016, (PN). La propia Seguridad del Estado le gestionó al «Isleño» una patente como Cuentapropista o Pequeño Empresario de Vendedor de Frutas y Verduras, popularmente conocido como «Carretillero». Se le podía ver en la esquina de su domicilio, exactamente en la confluencia de las esquinas que hacen las calles Martí y Placido.

Existen Militantes No Públicos del FANTU, quienes laboraron en la Unión Nacional de Acopio del Ministerio de la Agricultura (UNA-MINAGRI) de Villa Clara, que aseguran que debían surtir al puesto del «Agente Isleño» de manera privilegiada y sin recibir ganancias. Algo que llamó poderosamente la atención de estos trabajadores y les hizo sospechar.

Dentro de los antiguos trabajadores de la UNA de Villa Clara, que han testimoniado al respecto, existe una descripción sobre el oficial de la Seguridad del Estado, que les exigía hacer esto y obligándolos a surtir casi a diario a Botell Cárdenas. Todas estas descripciones coinciden con la fisonomía y el somatotipo del Capitán Reinier Rodríguez Conde.

Rodríguez Conde quien era, algunos aseguran, que todavía lo es, su Oficial Operativo, el que lo manipulaba cada día, instruyó a «Isleño» a utilizar su posición como Vendedor de Alimentos Agrícolas. Él debía invitar a los miembros del FANTU más necesitados a su puesto de venta, y mientras les regalaba alimentos, inducirlos a no acudir a las protestas cívicas en las calles.

Esto surtió efecto en una tercera parte de los militantes del FANTU en la ciudad de Santa Clara, aunque Botell solo logró una sola deserción abierta de un integrante activo de la organización contestataria. Pero tras las 38 semanas de golpizas y arrestos, por el costo político de estas públicas pateaduras a los anticastristas no violentos, se logró ganar el espacio disputado.

Qué no era otro, que la aceptación por parte de las autoridades castristas de la realización de la Reunión Semanal Ordinaria del FANTU, que regularmente se efectúa en la Casa Sede, todos los días lunes a las 2: 00 pm. Ante esta victoria política del FANTU, que tuvo una clara secuela mediática por el seguimiento que recibió, al «Agente Isleño» se les indicaron nuevas órdenes.

Por lo que se entrevistó personalmente con Coco Fariñas en la Casa Sede y reconoció sus errores, para finalmente pedir su regreso al FANTU. Fariñas lo escuchó y le expresó, que él y otros directivos de la organización sabían de sus acciones de desaliento, por lo que El Consejo de Coordinadores lo veía como un Desalentador y era mejor que no se reincorporara.

Ante esta respuesta, José Alberto Botell se retiró bastante contrariado, pero no desistió en sus intenciones de insertarse en el seno del FANTU. Por lo que a la semana siguiente, se presentó como si nada hubiese pasado, y al ser inquirido por algunos militantes que él intentó amilanar, arguyó: «En los Estatutos del FANTU existe el concepto de Asistente Oyente y vengo como tal».

Pasado algún tiempo, se pospuso para el martes 25 de noviembre a la misma hora, la Reunión Semanal Ordinaria, porque Coco Fariñas iría a conversar sobre la referida temática de los Refugiados Políticos. Por lo que los miembros del FANTU interesados en exiliarse de Cuba bajo ese status, por cierto era y aún es la gran mayoría de la membrecía, estuvieron de acuerdo.

“Coincidentemente” el «Agente Isleño», el lunes 24 de noviembre del 2014, se reunió con el Secretario General del MCR, Librado Linares García en su domicilio del municipio de Camajuaní. Allí José Alberto Botell Cárdenas le planteó a Linares García, sus intenciones de ultimar a Coco Fariñas, este lo incitó a hacerlo con mucha seguridad y le prometió apoyo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERADurante este encuentro se encontraba presente el militante no violento y en aquel momento miembro del MCR Sander Reyes Machado, residente en la ciudad de Santa Clara. Asegura Reyes Machado, que el apoyo prometido por Linares García consistió, en asegurarle, que tras la agresión lo defendería ante el exilio y la prensa internacional, pues él era del Grupo de los 75.

Sander había sido contactado, el domingo 23 de noviembre, por Librado Linares, vía telefónica, para que llevase a José Alberto Botell Cárdenas a su vivienda en Camajuaní, ya que «Isleño» no conocía como llegar. Cosa que este hizo y pudo oír gran parte de la conversación, pues solamente salió en una sola ocasión de la pequeña sala de Linares García a comprar cigarros a la esquina.

Continuara….

Para ver todo lo publicado sobre este tema ir a:

https://forocubanacanpress.wordpress.com/2016/04/29/la-operacion-silenciosolo-estaba-pospuesta-cuba/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s