rusimperialista

Una batalla imperial que la Izquierda Populista ni menciona (Parte I). Por: Guillermo Fariñas Hernández.

Una batalla imperial que la Izquierda Populista ni menciona (Parte I).

Por: Guillermo Fariñas Hernández.

La Chirusa, Santa Clara, Villa Clara, 10 de febrero del 2017, (ECA).

Una de las afirmaciones del castrismo y sus seguidores izquierdista no alude a la vocación imperial de la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Este dogma es uno de los más extendidos, manipulados y publicitados por «El izquierdismo internacional», lo que ni por casualidad se acerca a la realidad.

Es importante dividir a la Izquierda Política Mundial en dos tipos bien definidos, pues una es respetuosa de las reglas democráticas, aunque aspire a lo mismo que la otra, esta segunda desea alcanzar sus iguales objetivos, pero trata de trampear y engañar. A la primera es mejor denominarla Izquierda Democrática y a la otra mejor llamarla Izquierda Populista.

El Socialismo de Estado comenzó en el año 1917, en los predios del antiguo Imperio Zarista Ruso. Para lograrlo se necesitaron todo un grupo de características, ellas fueron: 1.-Una exagerada Violencia de Estado, 2.-Una necesaria división de los ciudadanos nacionales, 3.-Una caída estrepitosa de la productividad del trabajo y 4.- Una marcada tendencia al expansionismo.

Muchos se preguntan cómo naciones tan disímiles como la rusa, las eslavas como Bielorrusia y Ucrania, las caucasianas, las musulmanas del Asia Central o las escandinavas del Báltico “se unieron voluntariamente” para construir el socialismo. Lo que no quiere debatir la Izquierda Populista, es que esta “unión” solo se alcanzó mediante la fuerza.

Aquí en este punto, es donde se puede definir a qué tipo de Izquierdista Político nos enfrentamos en una discusión política. Los que poseen una mentalidad de Izquierda Democrática aceptan, el carácter imperialista que tuvo la Unión Soviética, a la vez que, las cosmovisiones de los de la Izquierda Populista tienden a rechazar de plano que la URSS fue un imperio.

Esta componenda y mezcla fue una obra inconclusa del Imperio-Régimen Zarista, que en competencia con otros grandes imperios, después devenidos casi todos como grandes potencias. Los zares y las zarinas crearon a sangre y fuego un vasto imperio colonial que por su extensión no tenía nada que envidiarle a los de Francia, España, Portugal o Inglaterra.

Pero entre El Imperio Zarista y los otros hubo una diferencia esencial, mientras los países de Europa Occidental adquirían nuevos territorios en continentes distantes, pues sus vecinos territoriales eran Estados bastante desarrollados. La Rusia Imperial cercanos a sus fronteras encontró a numerosos pueblos pequeños y débiles, los cuales fueron sus presas fáciles.

Algo que trajo, El Imperio Colonial Zarista gozara de continuidad territorial. Lo que en concordancia al sistema abusivo que imperaba de manera homogénea en toda su extensión e intención. Todo contribuyó como mecanismo inicial para encubrir la auténtica esencia de las relaciones existentes entre Rusia y sus contornos.

Con el triunfo de la Revolución de Octubre, algunos segmentos nacionales del enorme Imperio Ruso se independizaron, aunque pequeñas porciones permanecieron subordinadas al Kremlin. Uno de los principales puntos de apoyo y lucha popular de los bolcheviques de Vladimir Ilich Lenin y compañía, fue precisamente el antiimperialismo y sobre todo el antizarista.

Por eso llama la atención la descarada demagogia de los Izquierdo-Populistas, quienes antes de alcanzar el Poder Político, decían una cosa mientras lucharon contra El Zar, al que denunciaban por el expansionismo imperialista de éste y sus funcionarios. Pero tras subirse al poder, renegaron de lo anterior y empezaron a actuar como imperialistas con constantes anexiones de naciones.

Incluso; varios fueron los intentos del Imperio Soviético de lograr proclamar colonias comunistas en países no colindantes territorialmente con este Estado Comunista. Ahora nadie quiere acordarse de la República Soviética de Baviera en Alemania, de los años 1918 a 1919; República Soviética China de 1931 a 1937.

También con las República Soviética Eslovaca en Checoslovaquia, de julio a agosto de 1919, República Soviética de Húngara de marzo a agosto de 1919; República Soviética de Besarabia del 11 de mayo de 1919; República Soviética de Galitzia en Polonia del 8 de mayo al 21 de septiembre de 1920.

(Continuará)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s