Archivo de la etiqueta: Carlos Valenciaga

Más Leña al Fuego, Clara Pérez Gómez.

Clara.jpg

Camajuaní, Villa Clara, 11 de noviembre de 2011, (FCP). La frase que acompaña el título de este trabajo, la utiliza la voz popular cuando quiere hacer entender que se contribuye a exaltar los ánimos en una querella de cualquier índole. Es por ello que por estos días se le haya escuchado con frecuencia.

Para nadie es oculto que la juventud es la fuente que genera la energía al motor impulsor de cualquier proyecto social ya sea individual o colectivo. Por lo que muchos intuyen que quizás este haya sido el motivo de las alternativas bondades con que fueron interesados en los últimos tiempos de su mandato oficial por su expresidente, en esta isla.

Sabía este ya, que la desidia e irrespeto se habían apoderado de esta nación. El exilio se había convertido en el plato fuerte para los que supuestamente debieran seguir en la interminable construcción de la obra socialista, convirtiéndola en inmóvil y ya incrédula prosperidad, para una sociedad, corrupta, descontenta y apática.

Una juventud incrédula y sin perspectiva de futuro se le venía encima como una avalancha de piedras, y el hoy enfermo exmandante pensó a opinión de los muchos pobladores que debaten el tema, que la propuesta del ahora también defenestrado Carlos Valenciaga, de darles falsas oportunidades a los jóvenes, los comprometerían y postergarían su hecatombe.

A pesar de la ya encrudecida corrupción y desconfianza juvenil en esta tierra, no fueron pocos los jóvenes que se sumaron a estas supuestas oportunidades, de mitigar sus carencias con un proyecto de vida que supuestamente les ayudaría a sobrevivir lo mejor posible en la caldera de vapor en que se había convertido su isla prisión.

Es así que se acogen a la masividad que fueran los cursos intensivos entre otros, de Trabajadores Sociales o Médicos del Alma, como los bautizara su progenitor en el año 2000. Para muchos está claro que estos fueron creados con la idea de comprometerlos a defender a capa y espada los intereses de sus gobernantes.

Por supuesto, ya aquí no queda mucho que hacer y ellos como era de suponer, no cumplirían su objetivo, pues está claro que al cubano hoy en día solo le interesa la supervivencia a como dé lugar. Y para su desdicha quien asume el poder en estos momentos no le interesa en lo absoluto quedar bien con nadie.

El hoy mandante cubano, ha dejado al desamparo sin medir las consecuencias, a un sin número de jóvenes. Estos con sus planes de vida encaminados, hasta donde se puede llevar cualquier propósito individual en este país, donde a opinión de muchos, se irrespetan los derechos del ciudadano a su autonomía.

Es causa de irritación mayoritaria, la burda manera de proponerles hoy empleos no fijos, que no alcanzan para todos y que además no necesitan ni un sexto grado escolar primario. Aún sin haberse cumplido el plazo juramentado y después de haber estudiado durante seis años, una licenciatura en distintas especialidades.

Quienes se dedican a debatir el tema en conversaciones de aceras, refieren no extrañarse del aumento en las filas contestatarias al régimen, en los últimos años, para ellos, sus mandantes van de fracaso en fracaso. Por lo que expresan: “Y ahora con lo de estos muchachos no han hecho más que echarle leña al fuego”.