Arrestadas mujeres militantes del Movimiento Dignidad en Santa Clara tras protesta.

rps20170703_202825_984

Por: Guillermo Fariñas Hernández.

La Chirusa, Santa Clara, Villa Clara, 3 de julio del 2017; (ECA). Tres militantes del Movimiento Dignidad (MD) fueron arrestadas en Santa Clara, tras realizar una protesta pública, el 3 de julio último.

Las madre e hija María Josefa y Yilian Lucia Oramas García junto con Landilexy González Conyedo resultaron detenidas al salir de la Reunión Semanal Ordinaria del MD, que se ejecutó tras protestar ante el Tribunal Popular Provincial de Villa Clara, para que no dejen morir a tres hermanos que hacen huelga de hambre en la oriental provincia de Holguín.

María Josefa, Yilian Lucia y Landilexy fueron interceptadas en la calle Estrada Palma esquina a Rodolfo Valderas de la barriada El Condado, donde las montaron en un automóvil marca Lada color blanco y las condujeron hacia la 5ta Unidad de la PNR.

Allí las esperaban varios oficiales de la Policía Politica, entre ellos el Mayor Idel González Morffil, Jefe del Departamento de Enfrentamiento a la Actividad Subversiva Enemiga del Ministerio del Interior (MININT) en la provincia Villa Clara junto al Capitán nombrado Misael.

Ambos represores les aseguraron a las tres féminas antes mencionadas, que al siguiente día no se les permitiría la Visita Penitenciaria al Reo Común Maikel Almenteros Oramas, quien está a la espera de su Vista Oral en la prisión “La Pendiente” de Villa Clara, quien es hijo, hermano y esposo de María Josefa, Yilian Lucia y Landilexy respectivamente.

Mientras; un colaborador no público del Foro Antitotalitario Unido (FANTU) avisó telefónicamente a la Coordinadora del MD en la Región Central de Cuba, Wendis Castillo Hernández, quien se movilizó de inmediato, y junto a Natividad Blanco Carrero y María del Carmen Martínez López se dirigieron a la Unidad Policial.

Ya frente al recinto policial, todas comenzaron a gritar sobre el abuso que se estaba cometiendo dentro y a todos los transeúntes que pasaban por la 5ta Unidad, sita en calle Estrada Palma entre San Ustiano Pedraza y Jesús Menéndez, le explicaban el por qué tres mujeres estaban encerradas en aquel sitio. Debido a oponerse a la aplicación de la Ley de Peligrosidad Social Pre Delictiva.

Ante la favorable acogida del objetivo auspiciado por el Movimiento Dignidad entre los ciudadanos y ciudadanas que pasaban por allí, salieron los oficiales de la Seguridad del Estado con las tres arrestadas y las liberaron, pidiéndoles que se retiran, pero en ese momento comenzó a llover torrencialmente y las militantes anticastristas no pudieron irse.

Según Wendis Castillo, quien fue la fuente de esta noticia, todas ellas se mantuvieron intercambiando opiniones encontradas durante unos 25 minutos con mencionados represores Idel y Misael. Al finalizar la lluvia todas se retiraron a sus hogares.


 

Anuncios

El Cubano Abandona el Miedo, Ramón Jiménez Arencibia

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 11 de noviembre del 2010, (FCP). Desde hace algunos meses y ante el descalabro de la situación económica de la Isla, cientos de ciudadanos, comenzaron a expresar sus opiniones al respecto. Era lógico que se abriera una nueva etapa, los cubanos que durante más de 50 años permanecieron amordazados, liberaban sin miedo sus formas de pensar.

En el fondo de este cambio de actitud del nacional, que se desata de los temores paulatinamente, se encuentra el ejemplo permanente de Guillermo Fariñas “el Coco”. Después de concluida gloriosamente su huelga de hambre y de sed que sostuvo durante 135 días, cada cubano se sintió más libre y el temor comenzó a ceder.

Hoy los hijos de la Patria de Martí y de Maceo, claro está en su mayoría militantes del Partido Comunista de Cuba (PCC), envían misivas al periódico Granma. En la “Sección Cartas a la Dirección” del mencionado diario, son recepcionadas y publicadas, en las mismas se refieren a muchos de los problemas que afectan a la población.

No todos los criterios son recogidos, mucho menos publicados. En esa sección del periódico, no tienen oportunidad de expresarse los economistas independientes ni los disidentes. Constituye no obstante un progreso de que a estas alturas del juego, muchos hablen de abrir paso a la propiedad privada y a la economía de mercado.

Muchos en sus escritos, aunque hacen fe de su fidelidad a la Revolución, al Socialismo y a los Hermanos Castro, dejan entrever su descontento interior. Expresan su malestar por el estado de deterioro que presenta la gastronomía y el Comercio Minorista y manifiestan algunas ideas que deberán ponerse en práctica.

Sugieren en unos casos, que se estudie a fondo el ejemplo de algunos países, que han dejado atrás el subdesarrollo y se acercan a los niveles del Primer Mundo. Plantean variedad en las formas de propiedad, en busca de un mayor desarrollo de las fuerzas productivas, base para salir de la actual crisis.

Otros, aunque coinciden en lo fundamental con los primeros antes mencionados, son partidarios también de la privatización de los pequeños negocios. Pero expresan temor por el auge de esta actividad, que según ellos ponen en peligro las bases del poder del proletariado. Así piensa la mayoría de la élite gobernante.

Se anuncian algunas medidas para detener la crisis, que abate al país. El ciudadano común, ese cubano de a pie, sufre todas las penalidades producto de la irracionalidad del sistema Socialista. Las penurias que acarrea la dirección de la economía centralizada, afecta sus condiciones de vida, en sus múltiples manifestaciones.

Sin miedo a represiones futuras, los obreros, estudiantes, campesinos e intelectuales, no comprometidos con el régimen expresan su descontento con la situación actual. Ven como un paso positivo la excarcelación de los presos políticos, pero consideran una amenaza permanente la vigencia de leyes que permiten el regreso a las prisiones.

Conocen como los gobiernos democráticos de Europa enfrentan la crisis. No dejan de expresar su preocupación por las medidas que el gobierno cubano pretende aplicar, en la que busca paliar sus efectos y no las causas. Plantean abiertamente un no, a las tibias reformas, que no contemplen la libertad económica y política.

NOTA ACLARATORIA

Quien suscribe Guillermo Fariñas Hernández, periodista y bibliotecario independiente cubano y exprisionero político en tres ocasiones, trabajo y resido en la región central de Cuba.

Quisiera dejar constancia y para evitar errores o manipulaciones de cualquier tipo, que junto a mí trabaja un Equipo de Redactores en el blog digital Foro Cubanacán Press (FCP) y que el mismo está conformado exclusivamente por:

1-Joaquín Cabeza de León.

2-Ismely Iglesias Martínez.

3-Ramón Jiménez Arencibia.

4-Feliberto Pérez del Sol.

5-Clara Pérez Gómez.

6-Rafael Pérez González.

7-Félix Reyes Gutiérrez.

8-Carlos Valhuerdi Obregón.

9-Licet Zamora Carrandi.

En los casos de los redactores Joaquín Cabeza de León y Clara Pérez Gómez tienen grandes problemáticas personales, que los hace participar poco en nuestros Consejos de Redacción. Mientras, el también redactor Félix Reyes Gutiérrez ha disminuido su actividad comunicativa, debido a que está en trámites migratorios para salir del país como Refugiado Político.

Sin más, fraternalmente:

Licenciado en Psicología

Guillermo Fariñas Hernández

Dado en Santa Clara, a los 11 días del mes de octubre del año 2010.

Documento Original:

No Quieren Aprender de la Historia, Ramón Jiménez Arencibia.

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 30 de septiembre del 2010, (FCP). En la medida que la situación del país se agrava, tornándose insuperable, se agudizan las contradicciones internas entre las fuerzas, que deben ser los actores del cambio. Es lamentable que ha estas alturas del juego, como suele decirse en el argot beisbolero, no se halla estructurado el cuerpo de dirección, para luchar por el campeonato.

A veces se refleja, que no existe una conciencia clara de la situación, no se percatan, que el régimen se enfrenta a una profunda crisis económica, política y social. Todos los esfuerzos desarrollados por la élite gobernante van encaminados a perpetuarse en el poder y evitar que los cambios, que se realicen, afecten las bases del sistema socialista.

Durante meses el cubano fue testigo de ese lindo gesto altruista, que un hijo del pueblo de Villa Clara, con un gran amor y desinterés, exigió la libertad extrapenal de 26 hermanos de lucha presos en condiciones precarias de salud. Con peligro para su vida, realizó una prolongada huelga de hambre, que coronó con la victoria.

Esta acción tan hermosa, que forma parte del expediente de lucha de todo nuestro pueblo, por la libertad y la democracia, obliga a los luchadores contra el régimen totalitario, ha una seria reflexión. Por encima de intereses particulares y de grupos, deben desechar el espíritu caudillista que tanto daño ocasiona.

Cuando Guillermo Fariñas Hernández “el Coco” se encontraba entre la vida y la muerte, en la cama 8 de la Sala de Terapia Intensiva del Hospital Provincial “Arnaldo Milián Castro”, se convirtió en símbolo de la unidad. A ese lugar acudían sus hermanos de lucha, sin distinción de credo o ideologías políticas.

Tanto en aquel momento como en los días posteriores al cese de la huelga de hambre e incluso actualmente, es una necesidad histórica, la unidad de la oposición. Presentar un frente unido, capaz de encausar los esfuerzos de la nación, hacia un tránsito político pacífico, donde participen todos los cubanos, los de adentro y la diáspora.

Es lamentable, que soplen vientos contrarios a la unidad, que en las filas de los disidentes, haya quiénes con una gran miopía política, siembran la cizaña y la desconfianza. Pueden tener ideas diferentes sobre como construir la sociedad del futuro, pero ahora, es necesario marchar juntos para abrir camino a la libertad.

¿A quienes beneficia la división de los luchadores por la democracia? Divide y vencerás, es el axioma de todos los dictadores, por eso sólo ellos santifican, que unos y otros luchadores por los derechos humanos, por la libertad política y económica del individuo se enfrenten entre sí.

Esfuerzos se han hecho y se realizan para unir a todas las organizaciones disidentes en un gran frente. Han sido innumerables los llamamientos, que antes y después de su histórica huelga de hambre, ha dirigido Fariñas Hernández, “el Coco”, a todos los enemigos del sistema totalitario, para que tomen conciencia del momento que se vive.

No quieren aprender de la historia, lo demuestra el hecho de que las luchas intestinas entre las organizaciones disidentes y algunos líderes connotados, les impide ver la marcha del proceso. De continuar, se verán inhabilitados para dirigir el tránsito del totalitarismo al régimen democrático, que pese a los obstáculos, ya es un hecho.

Por un futuro cierto, Ramón Jiménez Arencibia.

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 2 de septiembre del 2010, (FCP). En la cama 8 de Terapia Intensiva del Hospital Provincial “Arnaldo Milián Castro de Villa Clara, se encontraba en grave estado, después de concluir su huelga de hambre el Licenciado Guillermo Fariñas Hernández, “el Coco”. Aún su status era calificado de crítico por los médicos al presentársele un trombo, seguido con seria preocupación por los galenos.

No obstante su gravedad, contagiaba al resto de sus hermanos con el optimismo, que lo ha caracterizado siempre, aún en los momentos más difíciles y complejos, lleno de esperanza y de fe puesta en el destino de la Patria. El acompañante ese día, se le acercó y le manifestó: “Coco, el éxito, que obtuviste con tu gesto heroico es imperecedero”.

Continuó el ayudante: “El mismo, ha creado un antes y un después cuyo alcance tiene, que ser estudiado por la oposición, para elaborar nuevas tácticas, que ayuden la estrategia. No hubo chantaje, las gestiones encontraron oído receptivo en la cúpula gobernante, respaldada sólo por la actitud digna de quién está dispuesto como tú a morir en defensa de sus principios”.

Aquella conversación del acompañante de Fariñas, sobre la relevancia nacional e internacional que tuvo su huelga de hambre, admitía otras aristas en el panorama político actual. Ella demostró, que sin llegar a la violencia, mediante la persuasión y la sistemática resistencia pacifica la tiranía se ve obligada a ceder.

Muchos cubanos se vieron defraudados, después que la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba “aprobó en forma unánime”, el carácter “intocable”.del modelo político cubano. De acuerdo con la Reforma constitucional impulsada por Fidel, Cuba sería un Estado Comunista, de partido único para siempre. Se decretaba el fin de la historia.

Los que planteaban el “carácter irrevocable e intocable” del régimen, con su propiedad colectiva hasta el fin de los tiempos negaban el curso cambiante de la historia. Esto era totalmente ajeno al carácter dialéctico, que se le atribuye al pensamiento marxista. El Estado con una base de sustentación tan débil, está condenado a desaparecer.

Es por eso el significado histórico, que tuvo el gesto digno y heroico del “Coco”. Fue un aldabonazo en la conciencia nacional, levantó las esperanzas de cambios democráticos pacíficos, demostró como la disidencia pese a la más dura y cruel represión, llena de dignidad puede lograr, que el castrismo haga concesiones.

No se puede destruir en esta etapa, que se inició después de la huelga de hambre, lo alcanzado con sacrificios, virtud, moral y dignidad. Arrancarle al régimen sin violencia ni enfrentamientos dolorosos, la libertad de los presos políticos y el respeto a la integridad de Las Damas de Blanco, abre nuevas interrogantes.

Ahora, dice Fariñas el “Coco”, la lucha hay que centrarla en la eliminación de aquellas leyes arbitrarias, que permiten encarcelar a los disidentes pacíficos. Rechazar las consignas y peticiones demagógicas, lo cual no coadyuva a lograr el tránsito hacia un gobierno democrático, hay que continuar la lucha por el respeto de los derechos humanos.

Por un futuro cierto, donde el respeto al derecho ajeno y a la libertad individual se conviertan en la divisa principal del orden político que se establezca. Ese gran sueño de los que ofrendaron sus vidas en enfrentamientos directos o fusilados y de los que dieron con sus huesos en las cárceles, hoy puede ser realidad.