Archivo de la etiqueta: Cubanicay

Puentes de Santa Clara y sus alrededores.

Puente de Caridad y Central sobre el río Bélico en Santa Clar

Puente sobre el río Falcón en las cercanías a ese poblado entre Santa Clara y Placetas

Puente sobre el Río Cubanicay en la carretera a Sagua en Santa Clara.

La Verbena, la Cerveza y el Peregrinar de Santa Clara de Asís, Feliberto Pérez del Sol.

Sakenaf, Santa Clara, Villa Clara, 19 de agosto de 2010, (FCP). Los vecinos de esta ciudad, como es ya usual cada 12 agosto, se reunieron a lo largo de la calle Gloria, para disfrutar de unos de sus festejos más llamativos. La multitud, agrupada entre el parque “Vidal” y el río “Cubanicay”, participaba de la Verbena, aunque muchos lo hacían, sólo por consumir bebidas alcohólicas.

Las Verbenas son celebraciones populares, que se han esparcidos por casi todos los pueblos y poseen generalmente un profundo sentido religioso, donde predomina además, lo benéfico. Santa Clara tuvo dos importantes galas de este tipo durante el período colonial, mas como sólo llegó una a nuestros días, la de la calle Gloria, es sobre esta, que se versará hoy.

La génesis de dichos eventos se halla en las fiestas patronales religiosas hispanas, ofrecidas al Santo Patrón de cada pueblo. En este caso, un acta escrita en La Habana, el 14 de julio de 1689, por el obispo Diego Evelino de Compostela, nombró al sitio “Antón Díaz”, como el de “La Gloriosa Santa Clara”, nombre que en lo adelante quedó para designar al poblado.

Aquellos primeros pobladores, optaron como su santa patrona a Clara de Favarone, natural de Asís, en Italia y nacida en 1193. La devota, conocida como Santa Clara de Asís, dedicó su vida a la iglesia y los pobres, por lo que, dos años después de su muerte, fue canonizada y acogido el 12 de agosto, como su festividad.

El cabildo local, bajo la orden del alcalde, capitán Juan Sarduy y el resto de las autoridades acordó, tras recibir una imagen de la virgen, el 16 de agosto de 1695, celebrar cada 12 de agosto, la conmemoración a la “Gloriosa Virgen de Santa Clara de Asís”. Celebración esta, que en los primeros años, se cumplió con los modestos recursos de los súbditos.

Aunque algunos fijan esta creación en 1922, el modo con que se conoce hoy, aparece recogido por la historia, en 1848 y gozó de aceptación pública hasta 1895, cuando fue impedida su realización. Vale decir, que desde los inicios los bomberos locales adoptaron a la Santa Patrona, como su protectora, por ello contó este local con un recinto reservado para ella.

Antaño, al acercarse el 12 de agosto, los vecinos de la calle Gloria y los bomberos, adornaban el lugar. La ceremonia, iniciada con una misa, incluía además, trasladar la imagen de la virgen en procesión desde el citado fuerte hasta el río, donde era colocada en un altar especial para la ocasión, de allí era devuelta, a la media noche, a su lugar de origen. En ese intervalo, se pasaba a la oportuna ocasión de rescatar alimentos, juegos, música y comidas tradicionales cubanas.

Poco tiempo después de llegar la Revolución cubana, en enero de 1959, la imagen de Santa Clara de Asís, que por varias décadas presidió la Verbena, paró su andar del 12 de agosto. A partir de aquellos días, a la Verbena de Santa Clara y a la imagen de la Santa Patrona, le suspenden su peregrinar por 30 años. Es en 1989, con el 300 aniversario de la ciudad, regresan la Verbena, con su nombre cambiado por, de la calle Gloria.

Si en sus inicios, 1695, era obligatorio exhibirse en la conmemoración, so pretexto de multas o días en prisión, hoy, una dependencia del alcohol, casi general, de buena parte de los cubanos, condicionado por el fiasco económico derivado de una política absurda, los hace participar. El gentío, seguirá copando la calle Gloria, desde el parque “Vidal” hasta el río “Cubanicay”, pero la calle Unión, donde se expende la cerveza, será la más concurrida.

La verbena de Santa Clara ( de la calle Gloria), ahora llena más la calle Unión en busca de cerveza a granel, que es la que está al alcance de los nacionales.