Arrestadas mujeres militantes del Movimiento Dignidad en Santa Clara tras protesta.

rps20170703_202825_984

Por: Guillermo Fariñas Hernández.

La Chirusa, Santa Clara, Villa Clara, 3 de julio del 2017; (ECA). Tres militantes del Movimiento Dignidad (MD) fueron arrestadas en Santa Clara, tras realizar una protesta pública, el 3 de julio último.

Las madre e hija María Josefa y Yilian Lucia Oramas García junto con Landilexy González Conyedo resultaron detenidas al salir de la Reunión Semanal Ordinaria del MD, que se ejecutó tras protestar ante el Tribunal Popular Provincial de Villa Clara, para que no dejen morir a tres hermanos que hacen huelga de hambre en la oriental provincia de Holguín.

María Josefa, Yilian Lucia y Landilexy fueron interceptadas en la calle Estrada Palma esquina a Rodolfo Valderas de la barriada El Condado, donde las montaron en un automóvil marca Lada color blanco y las condujeron hacia la 5ta Unidad de la PNR.

Allí las esperaban varios oficiales de la Policía Politica, entre ellos el Mayor Idel González Morffil, Jefe del Departamento de Enfrentamiento a la Actividad Subversiva Enemiga del Ministerio del Interior (MININT) en la provincia Villa Clara junto al Capitán nombrado Misael.

Ambos represores les aseguraron a las tres féminas antes mencionadas, que al siguiente día no se les permitiría la Visita Penitenciaria al Reo Común Maikel Almenteros Oramas, quien está a la espera de su Vista Oral en la prisión “La Pendiente” de Villa Clara, quien es hijo, hermano y esposo de María Josefa, Yilian Lucia y Landilexy respectivamente.

Mientras; un colaborador no público del Foro Antitotalitario Unido (FANTU) avisó telefónicamente a la Coordinadora del MD en la Región Central de Cuba, Wendis Castillo Hernández, quien se movilizó de inmediato, y junto a Natividad Blanco Carrero y María del Carmen Martínez López se dirigieron a la Unidad Policial.

Ya frente al recinto policial, todas comenzaron a gritar sobre el abuso que se estaba cometiendo dentro y a todos los transeúntes que pasaban por la 5ta Unidad, sita en calle Estrada Palma entre San Ustiano Pedraza y Jesús Menéndez, le explicaban el por qué tres mujeres estaban encerradas en aquel sitio. Debido a oponerse a la aplicación de la Ley de Peligrosidad Social Pre Delictiva.

Ante la favorable acogida del objetivo auspiciado por el Movimiento Dignidad entre los ciudadanos y ciudadanas que pasaban por allí, salieron los oficiales de la Seguridad del Estado con las tres arrestadas y las liberaron, pidiéndoles que se retiran, pero en ese momento comenzó a llover torrencialmente y las militantes anticastristas no pudieron irse.

Según Wendis Castillo, quien fue la fuente de esta noticia, todas ellas se mantuvieron intercambiando opiniones encontradas durante unos 25 minutos con mencionados represores Idel y Misael. Al finalizar la lluvia todas se retiraron a sus hogares.


 

Matrimonio, Familia y Sociedad IV, Carlos Valhuerdi Obregón.

Carlos.jpg

Santa Catalina, Santa Clara, Villa Clara, 28 de octubre de 2011, (FCP). La familia y la sociedad se complementan en la defensa y promoción del bien de sus individuos y del bien común. De igual modo que la familia debe abrirse y participar en el desarrollo social en todos sus aspectos, la sociedad debe respetarla y protegerla con sus diferentes instituciones. Por la importancia que tiene la familia, se exige le reconozcan sus derechos fundamentales.

Derechos elementales que no siempre se respetan en todas partes por igual. Por ejemplo la Rerum novarum (RN 9) plantea: “Será digna de repulsa una sociedad que encontrase en los poderes públicos perjuicio en vez de ayuda”. La Quadragesimo anno (QA 71): “Reivindica el derecho del obrero a un salario suficiente para satisfacer las necesidades propias y las de su familia”.

Laborem exercens (LE19) añade: “Debe remunerarse justamente el trabajo de la persona adulta con responsabilidades en la familia de manera que esta sea una remuneración suficiente para fundar y mantener dignamente una familia y asegurar su futuro a través del salario familiar o de otras ayudas sociales”. En Cuba hoy existe un divorcio entre precio y el irrisorio salario recibido.

Asegura la Encíclica Pacem in terris (PT 16): “Debe atenderse a la familia tanto en el aspecto económico y social como en el cultural”. El Catecismo de la Iglesia Católica (CIC 2209) afirma: “La familia debe ser ayudada y defendida mediante medidas sociales apropiadas”. “Todos los que tienen influencia en la sociedad deben contribuir al progreso de la familia”. (CIC 2210).

Por su parte la Gaudium et spes (GS 52) insiste en ello: “El poder civil ha de considerar como deber grave el reconocimiento, protección y fomento de la verdadera naturaleza del matrimonio y de la familia, el asegurar la moralidad pública, favorecer la prosperidad doméstica y salvaguardar el derecho de los padres a procrear y a educar a sus hijos en el seno de la familia”.

Alega Familiaris consortio (FC 45): “La familia constituye un valor indispensable e irrenunciable de la comunidad civil, por lo que las autoridades públicas deberán asegurar a las familias cuantas ayudas (económicas, sociales, educativas, políticas, culturales) necesiten para poder afrontar sus responsabilidades”. Algo que en Cuba, los Castro han olvidado.

Además de su función social, la familia tiene un quehacer político, aspecto este que también es violado por el gobierno totalitario en Isla. Según la FC 44: “Desempeña una función política, en el sentido de procurar que las leyes y las instituciones del Estado no sólo no ofendan, sino que sostengan y defiendan positivamente los derechos y los deberes de la familia”.

Para la Centesimus annus (CA 49): “La familia es una comunidad de trabajo y solidaridad a la que debe ayudar el Estado”. “En particular, la sociedad deberá crear y desarrollar las condiciones adecuadas para el trabajo doméstico” (FC 23). Afirma la Octogesima adveniens (OA 18): “La familia tiene derecho a una asistencia que asegure las condiciones de una sana expansión”.

FC denuncia en la anticoncepción una mentalidad contra la vida, pues dentro del respeto que merece la ecología humana CA 39 recuerda que: “Hay que volver a considerar a la familia como santuario de la vida”, es su derecho. La Casti connubii expone: “El hombre no puede romper por propia iniciativa los dos significados del acto conyugal, el unitivo del procreador”.

El Magisterio de la Iglesia reprueba toda transgresión de las leyes naturales de la procreación, incluida la manipulación genética, de imprevisibles consecuencias, así como la esterilización y el aborto. La vida humana, aunque débil y enferma, es un don de Dios y es preciso defenderla en cualquier condición o fase de desarrollo en que se encuentre.

Debe, por lo tanto, ser ayudada y defendida la familia por todos los cuerpos benéficos de la sociedad, mediante medidas sociales apropiadas en conformidad con el principio de subsidiaridad para que pueda cumplir con sus funciones ante la misma. Esta unidad existente entre familia y sociedad debe ser protegida al respetar sus derechos en favor de sus miembros y del bien común.

Matrimonio, Familia y Sociedad III, Carlos Valhuerdi Obregón.

Carlos.jpg

Santa Catalina, Santa Clara, Villa Clara, 21 de octubre del 2011, (FCP). Afirmó el Concilio Vaticano II en la Declaración Gravissimum educationis 3: La familia es la primera escuela de virtudes sociales que la sociedad necesita”. Por su parte otro documento el Lumen gentium 11, retoma una antigua expresión y llama a la familia: “iglesia doméstica”, ya que en su seno son los padres los primeros en anunciar a los hijos la fe con palabras y ejemplos.

Fomentan además los progenitores, con respeto, la vocación personal de cada uno de sus hijos, “incluso a la vida consagrada” según el Catecismo de la Iglesia Católica (CIC 1656). De esta manera se convierte el hogar en la primera academia de vida cristiana y en la “escuela del más rico humanismo” Gaudium et spes (GS 52a).

Según la Familiaris consortio (FC37, 43) la familia es: “La primera y fundamental escuela de socialización. Allí se aprende: “la paciencia y el gozo del trabajo, el amor fraterno, el perdón generoso, incluso reiterado, y sobre todo el culto divino por medio de la oración y la ofrenda de la vida”, (CIC 1657).

Repite FC las mismas palabras de Gravissimum educationis (GE 3), “el derecho-deber educativo de los padres es esencial, original y primario, insustituible e inalienable”. La familia es el lugar natural y el instrumento más eficaz de humanización y personalización de la sociedad. En ella se han de educar los hijos en justicia, dignidad personal y en el amor.

La educación en el amor y para el amor incluye como derecho y deber fundamental de los padres: “tanto una educación sexual verdadera y plenamente personal como una educación para la castidad” (FC 37). Se opone la Iglesia al sistema de información sexual separado de los principios morales. La familia “ilumina las demás relaciones en la sociedad” (CIC 2212)

Es la familia “la comunidad en la que, desde la infancia, se pueden aprender los valores morales, se comienza a honrar a Dios y a usar bien de la libertad, hasta el punto de que la autoridad, la estabilidad y las relaciones familiares constituyen los fundamentos de esa libertad y de la seguridad y fraternidad en el seno de la sociedad” (CIC 2207). En ella se educan las virtudes.

Virtudes necesarias para la iniciación de la persona en la solidaridad y en las responsabilidades comunitarias. La familia forma una verdadera sociedad, la más cercana al individuo, anterior aunque no independiente de la sociedad civil, de la que debe recibir apoyo, sobre todo en la promoción y defensa de la vida.

Su independencia y anterioridad respecto a la sociedad y al Estado lo afirma claramente la Rerum novarum (RN 9-10): “al ser anterior a la sociedad civil, sus derechos y deberes son también anteriores y más naturales. La patria potestad por lo tanto no puede ser extinguida ni absorbida por el poder público”.”No es justo que individuo y familia sean absorbidos por el Estado”, (26).

Toda la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) defiende esta realidad como indiscutible, pues “la familia es una sociedad con derecho propio y primordial, sujeto de derechos y deberes antes que el Estado y cualquier otra comunidad” (FC 46). El (CIC 2202) afirma: “La familia se impone a la autoridad pública al ser anterior a todo reconocimiento de esa misma autoridad”.

A su vez, al ser una verdadera sociedad, la familia, sociedad doméstica precisa de derechos y deberes propios independientes de la voluntad de la potestad civil (RN 9). Reafirma el Concilio Vaticano II que la familia es “una sociedad que goza de un derecho propio y primordial por lo que el Estado, en sus relaciones con ella debe atenerse al principio de subsidiaridad”.

“Goza la familia de dignidad aunque se halle sometida a deformaciones (poligamia, divorcio, amor libre…) y a perturbaciones (situación socioeconómica, incremento demográfico…)”, (GS 47). “Del mismo carácter sagrado gozan el matrimonio, el amor conyugal y la fecundidad del matrimonio”, (48-50).

Populorum progressio 36, destaca la función esencial de la familia “como punto de convergencia de las generaciones y de armonía entre persona y sociedad”. Por su parte Laborem exercens 10, afirma que: “cada hombre asume en la familia los contenidos y valores que componen la cultura de una determinada nación”.

Juan Pablo II puntualiza: “Familia y sociedad desempeñan una función complementaria en la defensa y promoción del bien de los individuos y del bien común. De igual modo que la familia debe abrirse y participar en la sociedad y en su desarrollo (servicio social e intervención en la política), también la sociedad debe respetar y promover a la familia misma” (FC 44 y 45).

Noticiario: Semana del 7 al 13 de octubre del 2011.

Yasmin.jpg

Coaccionada Opositora Pacífica en Santa Clara, Yasmín Conyedo Riverón.

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 9 de octubre del 2011, (FCP). La opositora pacífica Ana Iris Cruz Quintero fue coaccionada por el mayor Ayolbis Gil Álvarez de la Seguridad del Estado, el pasado 8 de octubre, en Santa Clara, ante su posición contestataria contra el gobierno cubano.

Ana Iris informó, que cuando iba camino al área de salud de su vecindad fue interceptada por Gil Álvarez y advertida de que aún estaba a tiempo de salirse de todas las actividades de la contrarrevolución. Ante lo dicho por el miembro de la Policía Política, la prodemócrata le aseguró que continuaría con su postura anticastrista.

Ana Iris Cruz Quintero, quien es miembro del Foro Antitotalitario Unido “Juan Wilfredo Soto García”, radica en Carretera Central No 262 entre San Miguel y Nazareno, en el reparto “Raúl Sancho”.

Detenidos Opositores Pacíficos en Santa Clara, Ramón Jiménez Arencibia.

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 11 de octubre del 2011, (FCP). Un grupo de opositores pacíficos fueron detenidos por la Policía Política en la región central, para impedir que realizaran una marcha en apoyo a seis prodemócratas, que se encuentran en Huelga de Hambre.

Más de una decena de defensores prodemocráticos fueron arrestados y conducidos hacia diferentes estaciones policiales, para evitar que realizaran una actividad en el parque Leoncio Vidal, en solidaridad con los ayunantes Alcides Rivera Rodríguez, Frank Reyes López, Michel Oliva López, Rolando Ferrer Espinosa, Guillermo del Sol Pérez y Julio Columbié Batista.

Estos disidentes pacíficos exigen al gobierno cubano el cese de las golpizas a los defensores de los Derechos Humanos. Al cierre de la noticia se conoció, que los últimos detenidos fueron liberados en horas de la tarde y otros al siguiente día. Los arrestados fueron:

Coalición Central Opositora:

1. Natividad Blanco Carrero

2. María del Carmen Martínez López

3. Ramón Arboláez Abreu

Foro Antitotalitario Unido “Juan Wilfredo Soto García”:

1. Carmen María Rivero Mesa (Placetas)

2. Laudencio Mesa Jiménez (Placetas)

3. José Enrique Pablo Oliva (Placetas)

4. Jober Díaz Martín (Sancti Spíritus)

5. Aniceto Álvarez (Sancti Spíritus)

6. José Ramón Borges Serrano (Sancti Spíritus)

7. Arturo Pajón García (Sancti Spíritus)

8. Mario Cabrera Carrasco (Sancti Spíritus)

9. Guillermo Fariñas Hernández (Santa Clara)

10. Carlos Valhuerdi Obregón (Santa Clara)

11. José Lino Asencio López (Santa Clara)

12. Yasmín Conyedo Riverón (Santa Clara)

13. Yusmany Rafael Álvarez Esmori (Santa Clara)

14. Robeisy Zapata Blanco (Santa Clara)

15. Héctor Bermúdez Santana (Santa Clara)

16. Jorge Luís Artiles Montiel (Santa Clara)

Asiste con Urgencia al Médico Opositor Pacífico Golpeado, Ramón Jiménez Arencibia.

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 11 de octubre del 2011, (FCP). El opositor pacífico José Lino Asencio López asistió con urgencia al Hospital Provincial Arnaldo Milián Castro, en Santa Clara, el pasado 10 de octubre, luego de ser golpeado en la Unidad Provincial de Investigaciones Criminales y Operaciones (UPICO).

José Lino, acompañado de los prodemócratas Guillermo Fariñas Hernández, Yusmany Rafael Álvarez Esmori, Yasmín Conyedo Riverón, Sander Reyes Machado y José Miguel Soto Roche, se personó en el Hospital Provincial con un fuerte dolor en las costillas del lado izquierdo, al ser agredido con patadas en el piso por cinco oficiales de la UPICO.

En el Cuerpo de Guardia de dicho centro asistencial le hicieron varios estudios, donde resultó una Neuritis Intercostal por Contusión. Asencio López aseguró a esta agencia de prensa: “Esta es la segunda vez que soy agredido por la Policía Política, ante mi posición de no querer colaborar con el régimen castrista, ni sus amenazas, ni sus hostigamientos me harán retroceder”.

Según José Lino, todo ocurrió luego de ser detenido en el parque Leoncio Vidal por miembros de la Seguridad del Estado y conducido hacia el lugar de los hechos UPICO. Este defensor de los Derechos Humanos, es miembro de Foro Antitotalitario Unido “Juan Wilfredo Soto García” y radica en la calle Síndico, entre Sterling y Raúl Fleites, en el reparto El Condado.

Pide Ayuda Ciudadano a Periodistas de un Blog Alternativo, Yasmín Conyedo Riverón.

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 14 de octubre del 2011, (FCP). El ciudadano Dany Daniel Díaz Cervera pidió ayuda a los periodistas del blog alternativo Foro Cubanacán Press, el pasado 13 de octubre, en Santa Clara, para darle publicidad a su problemática ante los representantes de la ley.

Dany Daniel informó a esta agencia de prensa, que desde el pasado 3 de abril del año 2010, hasta la fecha en curso, fue engañado por oficiales de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), al no darle respuesta sobre un Cuenta Millas Digital por Sensor, el cual desapareció luego de su accidente en una moto marca Karpaty de su propiedad.

Según las declaraciones que ofrece Díaz Cervera, la pieza se perdió en el lugar de los hechos, custodiado por el Policía de Tránsito Lidiel Hidalgo García. Al regreso del hospital pasó a recoger el motor por la 3ra Estación Policial, donde el carpetero apellidado Antúnez le comunicó, que tenía que esperar al oficial Lidiel, quien se había percatado de que ya el motor no lo tenía.

Dany Daniel alegó: “A las semanas de no tener respuesta le escribí a Fidel Castro, Raúl Castro, Machado Ventura, a Alarcón, mandé una carta a Juventud Rebelde y no la quisieron publicar. No recibí respuesta alguna sobre la pieza, la cual estaba presente en el accidente y tenía un valor de 80 cuc”.

Asimismo señaló: “Yo estoy seguro de que si hubiese sido al revés, yo cuidando una patrulla y al regresar, al policía le faltara la goma de repuesto, hace mucho tiempo estaría tras las rejas, y no me estarían diciendo tantas mentiras, pero como es un policía todo queda impune. Creo que en este país, los oficiales de la PNR no luchan por cuidar al pueblo y hasta le roban”.

Dany Daniel Díaz Cervera pide que se haga justicia y que se solucione su caso, pues ha recurrido ha varios lugares y estos no le han dado una respuesta favorable. Radica en la calle Cuba # 416, entre Serafín Sánchez y Estrada Palma, en la capital de la provincia de Villa Clara.

Matrimonio, Familia y Sociedad II, Carlos Valhuerdi Obregón.

Santa Catalina, Santa Clara, Villa Clara, 14 de octubre del 2011, (FCP). Dios llamó al hombre a la existencia por amor y al mismo tiempo le convocó a amar. Juan Pablo II en su exhortación apostólica Familiaris consortio (FC 11) expresa: “El amor es por tanto la vocación fundamental e innata de todo ser humano” y por lo mismo, su meta última y permanente es la comunión conyugal.

El matrimonio es el único “lugar” que hace posible la recíproca donación total del hombre y de la mujer, es a su vez el fundamento y el alma de la comunidad familiar: “Sin el amor la familia no puede vivir, crecer y perfeccionarse como comunidad de personas”. El matrimonio es la base de la familia, por ser: “Íntima comunidad conyugal de vida y amor” Gaudium et spes (GS 48).

El Catecismo de la Iglesia Católica (CIC 2205, 2249) destaca al referirse al matrimonio que: “Es una comunidad conyugal ordenada al bien de los esposos y a la procreación y educación de los hijos, reflejo de la obra creadora de Dios”. Dicha comunidad se establece sobre: “El consentimiento personal e irrevocable de los cónyuges” (GS 48a).

“Se trata de un vínculo sagrado, perpetuo y exclusivo, que no depende de la sociedad humana, ya que su autor es el mismo Dios, quien lo dotó de bienes y fines varios. De gran importancia para la continuación del género humano, para el provecho personal y espiritual de cada miembro de la familia, para la dignidad, estabilidad, paz y prosperidad de la familia y la sociedad” (GS 47).

Por las mismas razones no depende tampoco del Estado, pues es anterior a la formación de este. El matrimonio fue elevado por Cristo a la dignidad de sacramento, por lo que para los bautizados adquiere un significado diferente, pues representa la unión esponsal de Jesucristo con la Iglesia. “Maridos amen a vuestras esposas como Cristo amó a la Iglesia y se entregó por ella” (Ef 5, 25).

“Esta íntima unión, como entrega mutua de dos personas, lo mismo que por el bien de los hijos exige plena fidelidad conyugal y urge su indisoluble unidad” (FC 20). Esta donación voluntaria y perenne no merma la libertad de los contrayentes, que según la tradición occidental de la Iglesia son los ministros del sacramento, no así para la oriental, quien lo señala en la persona del clero.

Inseparablemente unidos por Dios creador, el acto conyugal es a su vez unitivo y procreador, orientado a dar felicidad a la pareja y a trasmitir la vida. Amor que no se agota dentro de la pareja sino que se expande en la donación de una nueva vida humana, síntesis viva e inseparable del ser padre y madre.

A esto se une el derecho-obligación de educar los padres a sus hijos, puesto que son: “Los primeros y obligados educadores” (CIC 1653 y 2223), de difícil suplencia cuando falten. Este derecho-deber educativo de los padres es esencial, original y primario, a la vez que insustituible e inalienable, cuya razón de ser deriva siempre del amor paterno y materno.

Amor que se transforma de fuente en alma y norma de actuación. Entre los valores que trasmite la acción educativa de los padres sobresalen los esenciales para la vida humana como son el sentido de la verdadera justicia y del amor auténtico. Este deber educativo se muestra entre los católicos como un indiscutible ministerio de la Iglesia para la edificación de sus miembros.

Según el sociólogo francés del siglo XIX, F. Le Play: “La familia es la célula básica de la sociedad”, este influyó grandemente con sus ideas sobre la familia en el papa León XIII. En su Encíclica Rerum novarum afirmó: “Los hombres entran a formar parte de la sociedad civil a través de la familia en la que fueron engendrados” (RN 11).

Para la GS 47: “El bienestar de la persona y la sociedad está estrechamente unido a la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar”. La FC 15, 49-64, lo complementa al añadir: “La persona además de ser introducida por la educación en la familia humana, es plantada mediante el bautismo regenerador y la educación en la fe en la familia de Dios, que es la Iglesia”.

Juan Pablo II en Centesimus annus (CA 39) alega: “La primera estructura a favor de la “ecología humana”, es la familia, en cuyo seno el hombre recibe las primeras nociones sobre la verdad y el bien, aprende además qué quiere decir amar y ser amado, por consiguiente, asimila qué quiere decir en concreto ser una persona”. Pues la familia es la primera escuela de virtudes sociales.

El matrimonio es la base de la familia.

Destierros Psicológicos, Guillermo Fariñas Hernández.

La Chirusa, Santa Clara, Villa Clara, 23 de septiembre del 2010, (FCP). Una fuerte polémica desgarra a la archidividida oposición pacífica y pública nacional, al ya geriátrico castrismo. Este debate se da en torno a las “liberaciones” de 53 presos políticos y de conciencia de la llamada Primavera Negra de Cuba.

Para los más moderados dentro de la disidencia, estos envíos hacía España y Estados Unidos de América significan la libertad de un grupo de reos, que podían morir por los vejámenes en el interior de las penitenciarias. Lo que constituye una clara victoria contra la barbarie pseudocomunista, que destruye a la isla hace 52 años.

Los primeros basan sus opiniones en, que estas salidas al extranjero han contado, de un modo tácito, con la voluntariedad de los ahora exiliados. Según esas conjeturas, nadie obligó a aquellos que se fueron, para que asumieran la conducta de salir de su tierra natal y por lo tanto no es constitutivo del elemento jurídico “Destierro”.

El hecho cierto, que el propio cardenal católico Jaime Ortega y Alamino es quien invita a marchar fuera de su patria a los condenados, lo que refuerza esta perspectiva del asunto. Aquí, los represores de oficio de la Seguridad del Estado de manera magistral se lavaron las manos y dejan la labor de convencimiento a los prelados.

Sin embargo, los más radicales opositores al totalitarismo poseen otro punto de vista al respecto. Pues observan, como son sacados de la sociedad cubana un grupo de prestigiosos activistas y lanzados a Europa y hasta ahora dos de ellos a América, en un momento de agudas tensiones económicas, políticas y sociales dentro de Cuba.

Entre los de mayor paranoia entre los radicales, tenemos a un grupo que denuncia un malsano y supuesto complot, para disminuir las fuerzas anticastristas al interior del archipiélago. La conspiración de marras la componen tres elementos fundamentales: El Gobierno Cubano, El Gobierno Español y La Alta Jerarquía Católica Cubana.

Por ello, asumen constantemente el término “Destierro” para describir lo que sucede con sus hermanos de luchas e ideas hoy, en el duro y siempre nostálgico exilio. Entre los radicales no caben medias tintas y hasta han llegado a atacar públicamente ante su Santidad El Papa Benedicto XVI, al purpurado cubano.

Si acudimos al Derecho Penal nos percatamos que el acto de Destierro no se ejecuta, porque se contó con la anuencia y voluntariedad de los denominados “desterrados”, además de no usarse la fuerza. A ninguno se le amenazó con la manida frase: “Si usted se queda en Cuba continuará preso hasta que extinga su condena”.

No obstante, existen un grupo de condiciones político-sociales que impulsan a los liberados a escapar de su terruño. Ellas son en primerísimo lugar, que las mismas leyes draconianas por las fueron condenados en juicios sumarísimos, sin garantías jurídicas alguna y a penas exageradas, continúan vigentes.

También al desgaste del núcleo familiar del preso, que tuvo por lo general que soportar rechazo social, actos de repudio, golpizas, amenazas de muerte, largas travesías de transporte y el exilio de algunos de sus miembros. La presión familiar sobre el prisionero es inmensa, para que no regresen los desagradables avatares, ya sufridos.

Todo esto crea las condiciones psicológicas idóneas para que los liberados decidan entonces partir de su patria, hacia un exilio incierto… pero democrático. Pues ellos mejor que nadie conocen de la venalidad de los gobernantes y saben que en cualquier momento pueden ordenar una nueva ola represiva, igual o mayor.

La división entre estas dos facciones anticastristas sólo beneficia a los castristas. Se necesita atemperar las actitudes y pensar en que ambos grupos tienen un único adversario, que es la dictadura unipersonal de los hermanos Fidel y Raúl Castro, para que todos queden contentos, mejor llamarlos: “Destierros Psicológicos”.